DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
CRÍTICAS DE CINE

‘El buen maestro’, un homenaje a los profesores

François es profesor de literatura en un prestigioso instituto de París, pero Una serie de circunstancias le obligan a dejar su puesto y aceptar una plaza en un instituto del extrarradio de la ciudad, en una zona conflictiva

Un reportaje de Jon Caballé - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

votos |¡comenta!
El profesor François Foucault, conociendo a sus nuevos alumnos.

El profesor François Foucault, conociendo a sus nuevos alumnos.

Galería Noticia

  • El profesor François Foucault, conociendo a sus nuevos alumnos.

Debut cinematográfico de Olivier Ayache-Vidal

EL cineasta Olivier Ayache-Vidal debuta en pantalla grande con El buen maestro, cuyo guion también firma. En su ópera prima, Ayache-Vidal realiza un retrato del sistema educativo francés, con un colegio de la periferia parisina como escenario.

El protagonismo recae en François Foucault, de 40 años, quien es profesor de literatura en el prestigioso instituto de París, Henri IV. Sin embargo, una serie de circustancias le obligan a dejar su puesto de trabajo y a aceptar una plaza en un instituto del extrarradio de la ciudad, en una zona conflictiva. El intérprete galo Denis Podalydès -Testigo, Están por todas partes- encarna a este profesor cuyos intentos de ganarse la confianza y atención de sus nuevos alumnos son el hilo conductor de la historia.

En palabras del propio director, siempre ha sentido “un gran interés por el sistema educativo y, en particular, por la problemática de la pedagogía y la igualdad de oportunidades”. Por ello decidió plasmar en la película ese enfrentamiento de dos mundos y dos realidades sociales diferentes: el recién llegado profesor contra esos alumnos que han crecido en un ambiente problemático y entre situaciones difíciles.

Para abordar este retrato, Ayache-Vidal acudió a un colegio, donde pudo “conocer de primera mano una realidad más tangible”. Fue así como durante casi dos años convivió con los 500 alumnos y 40 profesores de un colegio de Stains, una población de la periferia de París. Y entre reuniones pedagógicas y clases, pudo acercarse más a esa realidad.

“Me gusta el realismo, no para que mi cine esté más próximo a un documental, sino para reforzar la ficción”, comenta el cineasta. De hecho, tan solo los personajes adultos son actores profesionales y los adolescentes y niños del colegio son estudiantes reales que Ayache-Vidal conoció durante ese tiempo y que “eran los únicos que podían transcribir sus propias palabras”.

Pero el director también reivindica que el filme “no pretende enfrentar a los sistemas educativos de las escuelas secundarias de élite con los de la periferia”, ni tampoco “emitir un juicio inmutable sobre la capacidad del sistema educativo nacional para dar soluciones a estos colegios ubicados en zonas desfavorecidas”. Más allá de eso, El buen maestro busca “arrojar luz sobre la desigualdad y la inflexibilidad de una pedagogía que ha demostrado ser incapaz de encontrar soluciones eficaces para unas situaciones particulares”. Una foto documentada es la definición que el director hace sobre su película, en busca de “posibles respuestas que el sistema podría dar a esos alumnos”.

Todo ello en un tono amable ya que el largometraje planea sobre un tono de comedia manejado por el personaje de François Foucault, que aterrizará en el nuevo colegio con miedo frente al cambio y ante la idea de encontrarse con alumnos problemáticos. Y tratará de implantar su método para llevar en vereda a los jóvenes, pero pronto descubre que el mismo método no produce los mismos efectos.

“Ese sentimiento revelador a la vez que aterrador de una búsqueda perpetua para que la pedagogía se adapta a las circustancias más diversas ha sido el hilo conductor de mi trabajo”, concluye Ayache-Vidal, a la par que destaca que no quiere que “este profesor sea un héroe”. Porque opina que si en un principio él solo trata de demostrar que sus teorías son correctas, finalmente se ve obligado a poner en cuestión sus convicciones. Y en las salas de cine se muestra el filme, a la espera de demostrar si es o no un Buen Maestro.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120