juicio por la muerte de Leyre Rodríguez

Acusaciones y fiscalía mantienen que el acusado mató a Leyre "a sangre fría" y con "nula" posibilidad de defensa

La sesión ha concluido con las palabras del exmarido y acusado, que ha dicho "lo siento"

Efe - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 15:16h

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao

La Fiscalía ha mantenido hoy la acusación de asesinato contra Jorge Mateos Prado por matar a su exesposa en agosto de 2015 y ha remarcado que fue un crimen "planificado, premeditado y a sangre fría", sin que la víctima tuviera ninguna posibilidad de defenderse, según ha expuesto durante su informe final en la última sesión de este juicio con jurado que se ha celebrado hoy en la Audiencia de Bizkaia.

BILBAO. La defensa, por su parte, considera que se trata de un homicidio y que los hechos se produjeron en el transcurso de una discusión y un forcejeo en casa de la víctima en el barrio de La Peña (Bilbao) , durante los cuales el acusado se dejó llevar por un "arrebato" y la golpeó.

Posteriormente trasladó el cuerpo inconsciente, pero aún con vida, hasta una carretera sin luz y la atropelló con su coche dos veces, lo que le causó la muerte. Según su abogado, este atropelló se debió a que "se bloqueó y no supo qué hacer".

En esta última sesión, también se ha dado la palabra a Mateos Prado, quien únicamente ha dicho "lo siento" en presencia de la familia y amigos de la víctima, alguno de los cuales se han acercado al estrado al final de la sesión para intentar mirarle a la cara, ya que se la ha tapado con una mano durante toda la vista oral.

El acusado permanece en silla de ruedas desde que se intentó suicidar arrojándose a las vías del tren diez días después de la muerte de su exmujer, con la que tenía dos hijos de 2 y 6 años en aquel momento.

Tras cinco días de juicio, el Ministerio Público ha elevado hoy a definitiva la calificación de un delito de asesinato con el agravante de parentesco y género, por la que pide 23 años de prisión. La acusación particular pide 30 años y la acción popular y la Abogacía del Estado 25 años, también por el mismo delito y los mismos agravantes.

El abogado defensor, en turno de oficio, solicita 7 años de cárcel por homicidio, con los atenuantes de arrebato, reparación del daño, arrepentimiento y dilaciones indebidas en el proceso judicial.

En su exposición, la representante de la Fiscalía ha argumentado que el acusado se presentó en casa de la víctima "con intención de matar" y la atacó de forma "súbita e inesperada" golpeándole la cabeza contra un escalón del baño "al menos seis veces", y sin ninguna opción de defenderse.

Según ha expuesto, la petición de aplicar la agravante de género se debe a que ejercía sobre la víctima "dominación y control social y económico, pese a que solo trabajaba ella".

La acusación particular, en representación de la familia de la víctima, ha resaltado que Mateos Prado estuvo 4 horas con su exesposa y ha argumentado que "la lógica y el sentido común nos dicen que no hay arrebato que dure tanto. Tuvo cuatro horas para llamar a una ambulancia y socorrerla y no lo hizo".

También ha rechazado la atenuante de arrepentimiento, pedida por la defensa, y ha remarcado que el acusado modificó cuatro veces su declaración, limpió la vivienda en dos ocasiones y pidió presupuesto para cambiar las ruedas del coche.
"Se intentó suicidar cuando el cerco en torno a él se estrechó", ha dicho.

La letrada de la acción popular ha incidido en los mismos argumentos y ha afirmado que se trata del "típico caso de mía o de nadie".

La defensa, por su parte, ha recordado que la justicia "no puede ser vengativa ni ejemplarizante, sino justa", y ha asegurado que "no hay pruebas que confirmen" ni la premeditación de la muerte, ni que la víctima no se pudiera defender.

"El acusado solo quería quitarle el teléfono móvil para acceder a sus conversaciones privadas y esto dio origen a una discusión y un forcejeo. Hay una duda razonable de que los hechos pudieran ser así y en caso de duda siempre se resuelve a favor del reo. Nos gustará o no nos gustará, pero hay que ser objetivos", ha dicho.

Sobre las dilaciones indebidas ha argumentado que para finales de 2015 el juzgado ya tenía la autopsia definitiva, los informes periciales y la acusación contra su defendido y se ha preguntado por qué el juicio se ha celebrado tres años después. 

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120