eskuinaldea

Berango baila a ritmo de jazz con mangueras

Jon Urrutia toca instrumentos realizados con material reciclado

Carlos Zárate - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El aula de Berangoeta se convirtió ayer en un escenario improvisado. Fotos: Carlos Zárate

El aula de Berangoeta se convirtió ayer en un escenario improvisado. Fotos: Carlos Zárate

Galería Noticia

El aula de Berangoeta se convirtió ayer en un escenario improvisado. Fotos: Carlos Zárate

BERANGO- Mangueras a ritmo de jazz, regaderas que suenan a flauta dulce, cubos llenos de ritmos africanos, tubos que emanan melodías contagiosas…, cualquier objeto cotidiano de la vida es susceptible de convertirse en un instrumento musical -¡incluso una escalera!- de la mano de Jon Urrutia, responsable de Trakamatraka, un proyecto que aúna la música con el reciclaje, gracias a grandes dosis de creatividad e imaginación. “El nombre viene de tanto dar la matraca”, señala. Apasionado de la diversidad musical y el respeto al medio ambiente, mediante talleres y conciertos didácticos intenta “acercar la música de un modo ameno a la vez que nos concienciamos que el reciclaje es la vía hacia un mundo mejor. Un proyecto donde creamos y transformamos los objetos que esta sociedad desecha para convertirlos en algo tan maravilloso como son los instrumentos musicales”, explica.

Una nueva forma de entender, comprender y amar la música de la que ayer disfrutaron en Berango un grupo de jóvenes senegaleses, concretamente de Gandiol, quienes después de recorrer estos días diversos municipios vizcainos de la mano de la ONG Hahatay hicieron un alto en el camino para visitar la localidad y conocer de primera mano los proyectos que lleva a cabo Berango Gazte Mahaia, con la colaboración del Área de Juventud del Ayuntamiento.

De este modo, después de conocer el proyecto de innovación social dirigido a jóvenes Stay and Job, por la tarde disfrutaron del taller de Trakamatraka impartido por Jon Urrutia. Allí, los jóvenes africanos y los integrantes de la mesa joven de Berango trabajaron en la creación de instrumentos reciclados como método para combatir la masiva proliferación de este material tan contaminante. Asimismo, también se sorprendieron de la variedad de sonidos que les mostró Jon Urrutia, que a través de un aprendizaje interactivo, haciéndoles partícipes de la creación, les descubrió como dar forma al silencio. “Hace dos años descubrí este mundo de la mano de mi amigo Xabi Lozano, el Jimi Hendrix de los instrumentos reciclados. Desde entonces empecé a investigar”, recuerda. Gracias a su formación musical, puesto que ha estudiado guitarra y violín en el conservatorio Juan Crisóstomo de Arriaga, así como Educación musical y Antropología en la universidad de Deusto, fue engrosando su maleta de instrumentos. “Hay algunos cuyo sonido es, sobre todo, técnica”, destaca. En concreto, si se tuviera que quedar con uno elige la zanahoria, a pesar de ser perecedera. “Le agrego una boquilla y un embudo”, desvela. Una creatividad desbordante que a veces le cuesta más de un disgusto en casa. “A veces me voy a un concierto y me llevo la escalera y, si justo la necesitan, se quedan sin poder usarla”, bromea.

En este sentido, los jóvenes africanos se mostraron encantados con el taller y dieron rienda suelta a su sensibilidad artística. “Les han encantado los instrumentos. Además, llevan el ritmo en el cuerpo”, concluye Urrutia.

etiquetas: jazz berango

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120