Vergüenza y ridículo

Joxe Mari Goienola Bilbao - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Mas allá del juego del gato y el ratón que se traen nuestros políticos, causa vergüenza ajena el profundo desprecio que demuestran por todo lo que sea un obstáculo a su permanencia en el poder. La verdad es lo de menos. Se falsifica, se miente, se retuerce la ley -o se obstaculiza su aplicación, según convenga- para conseguir sus particulares propósitos sin ningun recato ni remordimiento. Verdad, justicia, proporcionalidad, no son valores a tener en cuenta. Lejos de la ejemplaridad y la humildad que debieran ser valores primordiales de cualquier servidor público, se reacciona con una soberbia y prepotencia absolutamente patéticas.

Es el caso de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en su alocada carrera por justificar lo injustificable, ofendiendo profundamente a los que todavía creemos en la universidad como medio de conocimiento y superación personal.

Es el caso de jueces que, lejos de cualquier proporcionalidad en la aplicación de la ley -caso Altsasu-, califican de terrorismo una pelea callejera o se inventan violencias que solo existen en su deseo de solucionar por la vía de la represión lo que en cualquier país democrático sería materia de discusión y diálogo.

Está muy bien eso del respeto a la legalidad, es una pena que solo se acuerden de ella cuando les conviene. ¿La Constitución? Solo cuando interesa.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120