Theresa May duda sobre su aval a un ataque de Trump a Siria

La premier debe decidir entre solicitar autorización al Parlamento o atacar sin su permiso

Rita Álvarez Tudela. Londres - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Theresa May acudió ayer a una celebración de la comunidad sij en la localidad de Walsall.

Theresa May acudió ayer a una celebración de la comunidad sij en la localidad de Walsall. (AFP)

Galería Noticia

Theresa May acudió ayer a una celebración de la comunidad sij en la localidad de Walsall.

La respuesta de Theresa May al ataque a un exespía ruso con gas neurotóxico en suelo británico le abrió una nueva etapa en su mandato como primera ministra, pero la alegría duró poco y pronto se vio empañada por el debate sobre la dirección que Londres debe tomar contra el régimen del presidente de Siria, Bachar al Asad, tras el supuesto ataque químico en la ciudad de Duma del sábado. May habló con el presidente estadounidense, Donald Trump, y con el presidente francés, Emmanuel Macron, pero a muchos no les pareció suficiente. La presión se intensifica, obligándola a que decida si se decanta por una acción militar inmediata, siguiendo así los pasos marcados por Trump, o si prefiere hacerlo teniendo el respaldo parlamentario.

Un portavoz de la primera ministra confirmó que los tres líderes estaban de acuerdo en que las informaciones sobre un ataque con armas químicas en Siria eran “totalmente reprobables y como, de confirmarse, representaban una prueba más de la espantosa crueldad del régimen de Asad contra su propio pueblo y del total desprecio por sus obligaciones legales de no usar estas armas”. Además, los tres mandatarios defendieron que la comunidad internacional “debe responder” para mantener la prohibición mundial del uso de armas químicas.

Pero en los Comunes no regresan a su trabajo hasta el lunes, tras el parón de Semana Santa, y a muchos en Downing Street les parece una fecha muy lejana, sería esperar tantos días para tomar una decisión tan importante. Por el momento, May se decantó por la firmeza, apuntando a que el presunto ataque químico en Siria era “bárbaro” y defendió como está manteniendo conversaciones internacionales urgentes. “Obviamente estamos trabajando urgentemente con nuestros aliados y socios para evaluar lo que ha sucedido en el terreno. Si es responsabilidad del régimen de Al Asad en Siria, entonces es otro ejemplo de la brutalidad y descarada indiferencia hacia su pueblo”, puntualizó la líder conservadora.

Presiones para intervenirMientras la premier duda sobre qué hacer, varios columnistas le recordaron como hasta hace bien poco, era ella misma la que argumentaba que Occidente debe unirse contra la agresión rusa, por lo que le urgieron a sumarse a ese frente. May apostó por acudir a la reunión del Consejo de Seguridad junto a altos funcionarios de inteligencia y ministros en su llamado “gabinete de guerra”, para discutir la crisis y decantarse por trabajar con sus aliados para hacer “una evaluación”. En ella, los asistentes abogaron porque los responsables deben rendir cuentas, pero pronto algunos parlamentarios tories comenzaron a expresar su preocupación por una acción militar sin la aprobación de los Comunes.

Ese fue el caso de Julian Lewis, presidente del comité de Defensa y una de las voces más prominentes a la hora de insistir en que el parlamento vote antes de poner en marcha la acción, puntualizando como si el Reino Unido es atacado, el gobierno puede tener que actuar primero y buscar la aprobación del parlamento después, pero cuando “contemplamos la intervención militar en los conflictos de otras personas, el Parlamento debería ser consultado primero”.

Ahí es cuando viene a la memoria el duro golpe que sufrió el anterior primer ministro David Cameron, quien sufrió un mazazo a su credibilidad cuando perdió un histórico voto de los Comunes en 2013 cuando pidió respaldo para el lanzamiento de ataques aéreos. Pero el actual ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, lejos de dejarse intimidar por este mal recuerdo, se pronunció sobre el tema, diciendo que “una gama completa de opciones debería estar sobre la mesa” para que la comunidad internacional de respuesta al ataque.

Para no perder influenciaPor el momento, otras figuras advierten de que Londres corre el riesgo de perder influencia internacional, que iría hacia Washington y París, si May finalmente rechaza una solicitud del presidente Trump para unirse a su propuesta. De hecho, las palabras del mandatario republicano fueron mucho más duras, prometiendo responder “enérgicamente”. Además, el presidente estadounidense canceló su primer viaje a América Latina para dar respuesta al presunto ataque químico, en el que habrían muerto al menos 42 personas, incluidos niños.

Mientras continúa el debate internacional sobre el asunto, casi 750.000 sirios se han visto obligados a abandonar sus hogares en los primeros meses de 2018, según el alto funcionario de la ONU Panos Moumtzis, quien coordina la respuesta a la crisis. “Estoy profundamente preocupado por el continuo desplazamiento masivo de cerca de 700,000 sirios desde el comienzo del año debido a las continuas hostilidades en el país”, dijo Moumtzis en un comunicado, agregando que esa cifra se suma a los 6,5 millones de personas ya desplazadas internamente, y a los más de 5,6 millones de refugiados sirios en países vecinos. En esa línea, lamentó como los ciudadanos sirios “continúan atrapados en una violencia espantosa”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120