Un peluche cubierto de polvo

Envío de cartas a iritzia@deia.eus - Miércoles, 11 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

No se han enfriado aún los cuerpos de las decenas de víctimas del ataque químico contra la población de Duma, en Siria, cuando las principales piezas del ajedrez mundial ya se están acusando mutuamente sin que nadie tenga ni siquiera el valor de asumir la autoría de la masacre. El gas venenoso se ha llevado por delante a niños y mujeres principalmente, aumentando la factura de esta guerra estúpida y cruel que ya se escribe con siete cifras sumando muertos y heridos, por no hablar de los más de diez millones que buscan tan solo un lugar en el que no te bombardeen mientras desayunas.Las imágenes muestran bebés y niños sometidos a manguerazos, sacando espuma de la boca y aspirando ventolín con el ansia de un pez fuera del agua. Niños que imagino que en su incipiente consciencia se preguntarán para qué han nacido, para qué les han traído a este mundo en el que todo lo que han visto ha sido destrucción y muerte.

Y al fondo, preside la escena un peluche cubierto de polvo.

La ONU, eso sí, se siente preocupada y Europa ya ha condenado el ataque. Me quedo mucho más tranquilo.

Malditos seáis. Malditos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120