DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

La transición ya está en marcha

Ziganda trabaja la sucesión de Aduriz por lo que concede cada vez más minutos a Williams en punta

José L. Artetxe - Miércoles, 11 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Aritz Aduriz, que no jugó ningún minuto ante el Villarreal, se pone un peto durante el entrenamiento de ayer en Lezama.Foto: Juan Lazkano

Aritz Aduriz (Juan Lazkano)

Galería Noticia

Aritz Aduriz, que no jugó ningún minuto ante el Villarreal, se pone un peto durante el entrenamiento de ayer en Lezama.Foto: Juan Lazkano

Bilbao- Una de las decisiones técnicas de mayor calado que ha tomado José Ángel Ziganda afecta a Aritz Aduriz, que ha visto reducida su presencia en las alineaciones de modo significativo. El hombre más importante del Athletic en el último lustro, la clave de los éxitos deportivos acumulados por el club, ha visto cómo su papel menguaba en el guión del entrenador. Se trata de un proceso gradual, casi imperceptible al principio y últimamente más obvio, pero lo cierto es que el goleador por antonomasia, que continúa ostentando dicha condición avalado por 19 tantos, pierde protagonismo.

El criterio de Ziganda se prestará al debate, aunque descansa en la certeza de que Aduriz no es eterno, por mucho que se así lo creyese San Mamés. Qué duda cabe de que hablamos de un prodigio de longevidad, dotado de un físico privilegiado y con un carácter meticuloso hasta el extremo en su puesta a punto. Un futbolista de explosión tardía, que adquirió un dominio de las situaciones en la competición solo al alcance de una selecta minoría rebasada la treintena.

Desde que Josu Urrutia le repescase en el verano de 2012, el ariete ha destrozado registros provocando la admiración del mundo de fútbol. Los 123 goles logrados en 268 encuentros certifican una efectividad abrumadora. Nada de lo que ha ocurrido en este período de bonanza vivido por el Athletic se entendería sin la aportación estelar de Aduriz. Todavía es una pieza relevante, su registro rematador ahí está y casi ha igualado los minutos que disputó la campaña previa. En su tarjeta incluso aparece un partido más, 43.

Aún cuenta con un año más de contrato, pero Aduriz tiene un problema de difícil resolución: los años de gloria que ha brindado al club se han ido sumando y en febrero celebró su aniversario número 37. Se aproxima al tramo final de su carrera y el Athletic necesita hallarle un relevo en el corto plazo. En este contexto, Ziganda pensó que debía ir preparando la sucesión y se ha decantado por una fórmula racional, tranquila, que recuerda a la utilizada con Andoni Iraola, otro intocable. El lateral fue dejando sitio a Óscar de Marcos y en el caso de Aduriz, el elegido es Iñaki Williams.

A FUEGO LENTOMucho se ha debatido sobre las cualidades de Williams para asumir la responsabilidad, pero de momento personifica la alternativa más fiable. Es posible que en Lezama existan aspirantes cualificados, pero sin pulir, sin experiencia en la elite. Los antecedentes dicen que el delantero del Athletic se moldea a fuego lento, no ha habido una irrupción en los últimos tiempos. Ni Urzaiz, ni Llorente, ni el propio Aduriz, son modelos de precocidad. Williams, de 23 años, posee la ventaja de que lleva cuatro cursos en la primera plantilla, ha cubierto por tanto la fase inicial, la más complicada. Ahora falta por comprobar su evolución.

Con Ziganda ha podido familiarizarse con la demarcación que ocupó en categorías inferiores. Ha jugado doce veces de salida como delantero centro, diez de ellas a domicilio. Pocas similitudes hay entre Aduriz y Williams, pero las virtudes que atesora el más joven hoy encajan mejor si el equipo ejerce de visitante. Solo en los dos compromisos más recientes de Liga celebrados en San Mamés, Williams ha sido el punta escogido. Pero a domicilio Aduriz empezó a ser suplente en el estreno liguero. Luego no, tomó parte en varias citas lejos de casa y, por supuesto, fue fijo en la Europa League, donde firmó once goles en catorce partidos y tuvo más minutos que nadie, con la salvedad de Herrerín.

Sin embargo y pese a que pudo pasar desapercibido, el hecho es que Williams fue colándose con una creciente asiduidad como ariete cuando el equipo iba lejos de Bilbao. Acaso con la disculpa de no sobrecargar al veterano y dado que este se mantuvo como timón en el torneo continental, la cosa no llamó la atención. Ha sido a raíz de que el Athletic fuese apeado de la Europa League cuando el tema ha cobrado una dimensión distinta, manifiesta. En los últimos siete partidos, Aduriz ha sido titular en dos, ambos contra el Olympique de Marsella, mientras que en los cinco restantes (Sevilla, Leganés, Barcelona, Celta y Villarreal) ha jugado Williams.

El escenario ha cambiado. Durante largo tiempo el equipo era Aduriz y diez más. Se insistía en que no tenía sustituto y, además, su rendimiento le convertía en irreemplazable. La famosa dependencia de Aduriz ha acaparado los mentideros futbolísticos. Una cantinela que mezclaba el tono de la satisfacción, por la pujanza que exhibía el viejo, con el de la inquietud que producía su fecha de nacimiento. A fecha de hoy, el equipo dispone de Aduriz y de Williams para desempeñar la crucial tarea de la culminación.

Dos bazas en lugar de una. Una buena noticia, de presente y sobre todo de futuro.

Combinar ambas es lo natural, aprovechar a dos elementos de corte dispar. Uno que está de vuelta y el segundo que puede llegar a consolidarse. Sin duda, en esta transición que proseguirá el curso que viene, será determinante el tipo de fútbol que haga el equipo. Huelga comentar que Williams jamás encajará en una propuesta que prime el envío largo y por arriba para surtir a la delantera, el manido juego directo, sin una transición elaborada en la zona ancha. Aduriz es un especialista en sacar petróleo de una fórmula que se fue imponiendo con Ernesto Valverde y que solo ha perdido vigencia ocasionalmente con Ziganda. Lo cual no quita para que, como cualquiera, agradezca que haya combinación y precisión.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120