DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
más vale tarde que nunca

Y llegó el partido redondo... 47 duelos después

Ziganda ha tenido que esperar 47 duelos para disfrutar del que anhelaba desde que debutara como técnico

Pako Ruiz - Martes, 10 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Iñigo Córdoba celebra su primer gol como rojiblanco y que abrió el triunfo del Athletic en el Estadio de la Cerámica.VER GALERÍA

Iñigo Córdoba celebra su primer gol como rojiblanco y que abrió el triunfo del Athletic en el Estadio de la Cerámica. (P. Viñas)

Galería Noticia

Iñigo Córdoba celebra su primer gol como rojiblanco y que abrió el triunfo del Athletic en el Estadio de la Cerámica.

GaleríaVillarreal-Athletic

  • Villarreal Athletic
  • El centrocampista del Villarreal Pablo Fornals es atendido por las asistencias médica
  • Williams intenta sobrepasar a Asenjo, el portero del Villarreal
  • .- El delantero del Athletic de Bilbao Íñigo Córdoba (2i) celebra con sus compañeros su gol
  • Córdoba (2i) celebra con sus compañeros su gol
  • Iñaki Williams (i) intenta superar al portero del Villarreal Sergio Asenjo
  • Córdoba celebra su gol
  • Villarreal-Athletic
  • Williams celebra su gol
  • El colegiado Ignacio Iglesias Villanueva muestra tarjeta amarilla al centrocampista del Athletic de Bilbao, Ander Iturraspe
  • Muniain celebra su gol ante el Villarreal
  • Los jugadores del Athletic celebran el gol de Muniain, el tercero para el equipo rojiblanco
  • El defensa del Villarreal, Jaume Costa, abandona el terreno de juego tras lesionarse
  • El colegiado Ignacio Iglesias Villanueva muestra tarjeta roja al defensa del Villarreal, Álvaro González
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Dice la sabiduría popular que más vale tarde que nunca. Algo parecido le habrá pasado a José Ángel Ziganda por la cabeza. Aunque quizá sí le ha llegado a deshora. El navarro lo lleva clamando desde que se estrenara en el banquillo del Athletic en Bucarest en julio, en aquel primer capítulo de la Europa League. Han pasado 47 encuentros para que al final saboree lo que ha denominado en casi todas sus intervenciones como “el partido redondo” que se resistía a emerger. A Ziganda le ha penalizado tal tardanza. Y curiosamente sus pupilos se lo regalan tres días después de que Josu Urrutia dejara caer en su comparecencia mensual del pasado viernes en Ibaigane que el de Larraintzar no continuará en su cargo la próxima temporada, pese a tener un segundo año de contrato, por lo que el asunto proyecta su puntito picante.

El Athletic hizo ese partido redondo cuando menos se esperaba. Porque ejercía en un campo maldito donde no vencía en liga desde catorce años atrás, todo un mundo. Porque no había ganado aún como visitante en esta segunda vuelta, acumulaba cuatro desplazamientos consecutivos sufriendo otras tantas derrotas y penaba una racha de 400 minutos sin hacer gol lejos de Bilbao. Porque el Villarreal, además, sí se está jugando las habichuelas en su pelea por entrar en zona europea y el calentón de anoche permite a los athleticzales más optimistas reverdecer esas opciones para el conjunto rojiblanco, que continúa a un distancia aún lejana, siete puntos, de la séptima plaza que podría dar el premio de la pedrea en caso de que el Barça conquiste el próximo día 21 el título de Copa.

Lo cierto es que todo fueron buenas noticias para el colectivo de Ziganda, que ayer dio con la tecla en todos los matices tácticos. La primera la protagonizó Iñigo Córdoba, que se estrenó como goleador y lo hizo en un momento determinante en el factor psicológico, ya que lo ejecutó al minuto cuatro, lo que dio mucha estabilidad al grupo y de paso desorientó al Villarreal, que no supo encontrarse. Iñaki Williams fue el otro gran protagonista, porque silenció muchas voces críticas hacia su persona con unas prestaciones sobresalientes, gol incluido. Fue también la noche de futbolistas otrora referencias y que en este curso asomaban un rostro pálido, como los casos de Ander Iturraspe y Mikel San José, que ya sintonizaron en la jornada anterior frente al Celta y que ayer rescataron las versiones de sus mejores tiempos. Pero fue, sin duda, el momento de Iker Muniain, que regresó seis meses después de su fatal lesión ante el Zorya y lo celebró con el tanto de la sentencia, por lo que el partido no pudo ser más redondo para los intereses de los leones, que, eso sí, deberían explicar porqué han tardado 47 encuentros en ofrecer semejante imagen.

¿Y Europa?El triunfo en el Estadio de la Cerámica ha subido las pulsaciones del entorno athleticzale, que observa el futuro cercano con un semblante más colorido. Las matemáticas mantienen su lógica incuestionable y esta dice que quedan por delante 21 puntos en juego, que hacen posible la conquista de un billete para la Europa League. Para ello, el conjunto de Ziganda, que ante el Villarreal dejó a Aduriz en el banquillo por quinta jornada consecutiva y es la segunda en la que no comparece minuto alguno, solo puede dejar escapar apenas tres, con el choque en el Bernabéu a poco más de una semana vista, además de que la exhibición de ayer no se quede en un mero sueño de verano. Con anterioridad a la visita al Madrid, el Deportivo, que se juega la vida, debe pasar por San Mamés, que anhela ver un espectáculo semejante al de anoche.

Núñez e iturraspe, bajas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120