Movistar Estudiantes 96 - 84 Bilbao BASKET

Inferior de principio a fin

El Bilbao Basket firma un nuevo ejercicio de impotencia ante Estudiantes en un duelo en el que sus opciones de victoria quedaron sepultadas desde el tramo final del primer cuarto

Jon Larrauri - Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Álex Mumbrú lucha con Víctor Arteaga por un balón sin dueño.Foto: ACB Photo/E.Candel y Efe

Álex Mumbrú lucha con Víctor Arteaga por un balón sin dueño.Foto: ACB Photo/E.Candel y Efe

Galería Noticia

Álex Mumbrú lucha con Víctor Arteaga por un balón sin dueño.Foto: ACB Photo/E.Candel y Efe

Bilbao- El Bilbao Basket quiere. Lo intenta, sufre, se frustra cuando las cosas no le salen, trata de revolverse en los momentos adversos, que son muchos, lucha en la medida de sus posibilidades e intenta no resignarse en exceso ante la situación que le está tocando vivir. No, la ausencia de deseo no es el contratiempo que maniata al conjunto vizcaino, no al menos el principal. Su problema es que no puede, las vías de agua que le impiden rendir con la más mínima sostenibilidad, sus plausibles defectos de fábrica fruto de una confección de plantilla deficiente y de unos refuerzos que no están haciendo honor a ese nombre. Los hombres de negro casi siempre compiten en inferioridad de condiciones. De calidad, de físico, de variantes de juego y, desde hace meses, también de entereza mental, pues el grupo ha perdido cualquier atisbo de coraza y confianza.

Así es el panorama para el Bilbao Basket y por eso ayer Estudiantes apenas tuvo que pisar el acelerador para llevarse un partido que dominó de principio a fin. Una vez más, el conjunto de Mrsic fue casi siempre por detrás en el marcador y nunca dio muestras de poder opositar al triunfo. Endeble en defensa, inferior en la lucha por el rebote, excesivamente impreciso en la distribución de bola y con escasísimo filo, sus posibilidades quedaron cercenadas en el tramo final del primer cuarto. Un parcial de 10-0 en contra, 28-19 en el marcador, y adiós. A partir de ahí, los colegiales no tuvieron problemas para gestionar un partido en el que jugaron siempre sobre alfombra roja ante un rival sin capacidad de respuesta. Salva Maldonado tuvo en todo momento un pilar en el que sustentar el colectivo (Goran Suton, primero;Sylven Landesberg, después, Darío Brizuela para poner el lazo al choque...), mientras que en las filas visitantes todo era farragoso. Unos chispazos de Javi Salgado y Lucio Redivo, la resistencia de Álex Mumbrú con todo en contra y poco más. Demasiada escasez de argumentos, tanto individuales como colectivos, como para poder sumar una victoria necesaria como el comer para tratar de salir de una zona oscura de la tabla en la que Burgos y Joventut siguen ganando y en la que solo la derrota del Betis impide ver a los hombres de negro ocupando puestos de descenso.

El duelo arrancó con ambas escuadras permitiendo demasiadas licencias ofensivas al rival, por lo que el marcador se movió con fluidez. El Bilbao Basket conectaba sin dificultades con Devin Thomas para que este resolviera cerca del aro, mientras que Estudiantes encontraba puntos fáciles tanto en la pintura como desde la línea de 6,75. Sin embargo, los de Mrsic no tardaron en perder pie en ese intercambio de golpes. Los anfitriones movieron la bola con suma facilidad -ocho asistencias en los diez primeros minutos- y pasaron a dominar en el luminoso. La salida a escena de Redivo, con tres triples en un abrir y cerrar de ojos, proporcionó un liderato efímero a unos hombres de negro (18-19 a 3:14 del final del acto inaugural) que, sin embargo, no tardaron en sufrir uno de esos desplomes que son ya marca de la casa. Los visitantes permitieron dos jugadas de tres más uno a Landesberg y Suton, esta última además con la tercera falta de Thomas, y el parcial de 10-0 fue un destrozo que ya no tuvo vuelta atrás. Tras el 28-19, sin ningún tipo de tensión, Estudiantes jugó a placer. Víctor Arteaga campó por la pintura bilbaina sin ningún tipo de oposición, los Hakanson, Vicedo y compañía encontraron espacios para activar su muñeca desde la distancia de tres puntos y el conjunto de Mrsic se quedó una vez más sin argumentos, ni defensivos ni ofensivos. En retaguardia daba igual que el croata optara por individual o zona ya que el rival, que llegó a 50 puntos a 2:44 para el descanso, siempre encontraba a un jugador libre, mientras que en ataque no había referentes ni un hilo conductor. El 48-30 parecía la crónica de una muerte anunciada, aunque Salgado decidió revelarse. Con dos bases -el de Santutxu y Tabu- y dos cuatros -Bentil y Hervelle- en pista, e impulsado por dos triples del vizcaino, los visitantes enlazaron un 10-0 que colocó un esperanzador 50-41 a 1:10 del ecuador de la cita, pero Estudiantes, merced a dos rebotes ofensivos, consiguió salir del bache y marcharse a vestuarios con un 54-41 espoleado por Suton, que firmaba 14 puntos sin fallos en el tiro.

De mal en peor Y en la reanudación las cosas no mejoraron. Tomàs y Thomas tardaron un minuto en cometer su cuarta falta, con 60-47 Redivo y Tabu fallaron dos bandejas seguidas en un mismo contraataque, con el estadounidense haciendo además su quinta personal, el base belga pecó de individualismo en otro par de acciones y Estudiantes apenas tuvo que forzar la máquina para abrir diferencias en el luminoso. Esta vez fue Mumbrú el que lideró el intento de remontada (del 72-55 al 72-63), pero un tiro precipitado de Redivo que no tocó ni aro sacó a los de Mrsic de su momento más lúcido del partido. Maldonado, por su parte, se encomendó a Landesberg -15 puntos en el tercer acto- y no perdió la renta de dobles dígitos (79-67) a diez minutos del final. Hasta ahí llegó la resistencia bilbaina. Estudiantes arrancó el último cuarto con un 8-2, su renta llegó a ser hasta de 19 puntos (90-71) y a partir de ahí se dejó llevar, lo que permitió maquillar un resultado que pudo ser mucho más escandaloso a un Bilbao Basket que sigue sin ofrecer constantes vitales esperanzadoras.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120