Sierra de Burgos

Pastores vascos dejaron su huella en la sierra de la Demanda

El experto de Barrika Iñaki Líbano documenta 866 grabados de más de 200 años

Carlos Zárate - Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Los letreros se encuentran en rocas de pizarra al aire libre en la sierra de la Demanda, en Burgos. Fotos: I. L.

Los letreros se encuentran en rocas de pizarra al aire libre en la sierra de la Demanda, en Burgos. Fotos: I. L.

Galería Noticia

Los letreros se encuentran en rocas de pizarra al aire libre en la sierra de la Demanda, en Burgos. Fotos: I. L.

BARRIKA- En la vertiente sur de la sierra de la Demanda, en el pueblo de Riocavado de la Sierra, perteneciente a Burgos, pero a unos treinta kilómetros en línea recta de Ezcaray, a más de 1.200 metros de altitud se han encontrado grabados de hace más de dos siglos, que dan testimonio de una vida ligada al pastoreo de la que formaron parte centenares de vascos. De su investigación y documentación se encarga desde hace cuatro años el experto en arqueología e investigador Iñaki Líbano, miembro de Edestiaure Arkeologia Elkartea, una asociación para el estudio y la protección del patrimonio.

Durante más de tres décadas, Líbano ha realizado importantes descubrimientos prehistóricos en Uribe Kosta y actualmente se encuentra catalogando también grafitis de la cueva de Atxurra, en Berriatua. Sin embargo, lazos familiares le llevaron a recorrer los más de 200 kilómetros que separan la comarca de Eskuinaldea de la sierra de la Demanda, donde ha llevado a cabo una profunda investigación que se publicará próximamente en la revista Kobie de la Diputación Foral de Bizkaia. “Mi suegra era del pueblo. Así, a través de un familiar, me llevaron a ver uno de los grabados, que los vecinos denominan letreros, y que se podrían catalogar como grafitis. Están dibujados sobre rocas de pizarra al aire libre. Desde el momento en que los vi, supe el potencial que tenían”, explica Líbano, que ha encontrado hasta la fecha siete yacimientos y ha documentado en total 866 grafitis de 106 pastores -13 son mujeres- y 24 anónimos. “El más antiguo data de 1795 y de ahí en adelante hasta el 2000”, apunta. Un relevante descubrimiento del que sólo existen similitudes al otro lado del charco, también con pastores vascos como protagonistas. “En la península ibérica no existe nada parecido, pero en Estados Unidos las similitudes son extraordinarias con los arbogrifos de California, Nevada y Oregón grabados en los álamos de zonas montañosas”, destaca Líbano.

CONTEXTOLas horas de soledad, a más de 1.200 metros de altitud, con la única compañía de sus rebaños de ovejas, un contexto de aislamiento y nostalgia, sirvió a los pastores del siglo XVIII de inspiración. Así, durante sus ratos libres plasmaron sus pensamientos sobre las rocas con una temática muy variopinta. “He reconocido escritos que hablan desde la añoranza del hogar a refranes, enemistades, amoríos o meteorología”, expone Líbano. No obstante, cuando descubrió el grueso de los grabados, el investigador barrikoztarra se hizo una pregunta. “¿Por qué aquí y en Estados Unidos y no en otros lugares?” La respuesta la encontró de la mano de sus compañeros geólogos de Edestiaurre Arkeologi Elkartea. “La singularidad de estos grabados y su conservación en el tiempo se deben a las especiales condiciones geológicas de la sierra de la Demanda”, indica. “Las formaciones geológicas de Riocavado de la Sierra son únicas en la península. Las pizarras proceden del Cámbrico Inferior y la etapa geológica que las detalla se denomina facies riocavado. Gracias al alto porcentaje en hierro, plata y níquel de la superficie de pizarra se ha formado un relieve fosilizado y se han preservado durante tantos años”, prosigue.

El proceso de estudio llevado a cabo por Líbano abarca dos siglos. “A partir del 2000 hay un cambio de ciclo que en el que se han destruido muchos de estos grabados. Los pastores antiguos entre ellos se respetaban el espacio, pero desde entonces calculo que se han perdido un 60% de los grafitis existentes”, destaca. Actualmente, “sólo queda un pastor en el pueblo” apostilla Líbano, quien ha contrastado los grabados con datos estadísticos de población y ve tres etapas claramente diferenciadas. “En los años 30-40 hay un declive de inscripciones por la Guerra Civil. En los años 70-80 se produce otro por la emigración. Luego se aprecia una subida y en el 2000 otra bajada porque los pastores se van haciendo mayores y se pierde la tradición”, sostiene. Asimismo, la toponimia vasca también está muy presente en los grafitis fruto del asentamiento de pastores vascos en la zona. “Se encuentran referencias a apellidos vascos y he descubierto cientos de topónimos como Uremen (ur hemen) o nonzaballa (non zabala)”, concluye.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120