DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
objetivo casi imposible

Una cuestión de autoestima

El Athletic, con rico citado, desea dar un impulso en un campo maldito y que le permita agarrarse a las matemáticas en busca de un objetivo casi imposible

Pako Ruiz - Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Mikel Rico, novedad en la convocatoria, en un entrenamiento junto a Unai Núñez e Iñigo Lekue.Foto: Juan Lazkano

Mikel Rico, novedad en la convocatoria, en un entrenamiento junto a Unai Núñez e Iñigo Lekue.Foto: Juan Lazkano

Galería Noticia

Mikel Rico, novedad en la convocatoria, en un entrenamiento junto a Unai Núñez e Iñigo Lekue.Foto: Juan Lazkano

bilbao- Proclamó el sábado José Ángel Ziganda que el duelo de esta noche en el Estadio de la Cerámica (la nueva denominación de El Madrigal) suponía “la última bala” para el Athletic. El técnico y el vestuario ejercen de auténticos defensores de las matemáticas. Los números son los que son y, evidentemente, estos no descartan al conjunto rojiblanco en la pugna por una plaza europea, sita a diez puntos. Otra cosa bien distinta son las sensaciones, que no se contabilizan en cifras. Y estas indican que este Athletic no ofrece excesivas garantías en los ocho encuentros de liga que restan para bajar la persiana a un curso decepcionante, salvo que se produzca una especie de milagro que le meta en la próxima edición de la Europa League, una probabilidad que solo manejan los más optimistas de la causa.

Ziganda y sus jugadores están obligados a tirar de las posibilidades, por muy mínimas que sean. Quizá ese deseo se convierta en una feliz realidad allá el tercer domingo de mayo, cuando la competición expira su recorrido. Para ello, el Athletic necesita hacer prácticamente un pleno para coger a tiempo la séptima plaza, la de la repesca en caso de que el Barça conquiste el título de Copa en la finalísima frente al Sevilla, curiosamente el propietario a día de hoy de esa posición. De ahí el término al que recurrió el de Larraintzar en su comparecencia del sábado, que dice resistirse a bajar la guardia en lo que queda de camino, consciente de que previsiblemente consuma sus últimos ocho partidos al frente del primer equipo a tenor de las declaraciones del presidente de la entidad el pasado viernes.

La visita al Villarreal resulta históricamente incómoda para el Athletic. No gana en feudo castellonense en liga desde la campaña 2003-04 y ha llovido mucho desde entonces, aunque sí lo ha hecho recientemente en Copa, cuando superó al submarino amarillo en los dos capítulos de la eliminatoria de octavos dos temporadas atrás. Es un estadio maldito, por tanto. Una dinámica negativa que se suma a la actual de los leones lejos de San Mamés, donde no han ganado en sus cinco desplazamientos en esta segunda vuelta, con un bagaje auténticamente desolador. Los rojiblancos solo han sido capaces de sumar un punto, el que arrancaron en el Coliseum, mientras que encadenan cuatro derrotas consecutivas, todas ellas con el mismo marcador como factor común, 2-0, que desvela también sus penurias ofensivas, al acumular 400 minutos sin ver puerta como visitantes.

regreso de ricoUna sequía que retrata también el momento de Aritz Aduriz, el faro de este equipo y que no luce de inspiración en los tiempos actuales, lo que sí acusa el colectivo, por mucho que en clave interna se evite incidir en las individualidades. Son siete jornadas ligueras las que engarza sin marcar el pichichi rojiblanco, lo que daña su autoestima, si bien también lo explica su suplencia en cuatro duelos de esta tacada, tres de ellos fuera de Bilbao y en los que Ziganda le reclutó en busca de un efecto reparador con el marcador en contra que no tuvo recompensa alguna. Quizá el técnico rojiblanco repita hoy en el Estadio de la Cerámica la misma fórmula, por lo que Aduriz comparecería de inicio en la banqueta y situaría a Iñaki Williams, que ya sabe lo que es marcar en este terreno, como la referencia ofensiva.

Por lo demás, Ziganda (que ha dejado fuera de la lista por motivos técnicos a Saborit, Sola, Sabin Merino y Vesga, en tanto que Yeray no ha llegado a tiempo de recuperarse totalmente de su lesión muscular) también podría retocar la medular con el regreso de Mikel Rico, que se lesionó en el partido de vuelta de la eliminatoria europea frente al Olympique de Marsella, aunque los indicios apuntan a no arriesgar de salida pese a que se conoce la genética del de Arrigorriaga, todo un estajonovista. Si el navarro no apuesta por este último, Iturraspe y San José asoman como la pareja en la parcela ancha, con Susaeta, Raúl García y Córdoba por delante. Enfrente, emerge un Villarreal que se fía a la inspiración de sus hombres con marcador matiz atacante.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120