ezkerraldea

Vecinos de Barakaldo colorean el escenario de su memoria histórica

El mural de la Herriko Plaza fabril estará terminado en mayo

Miguel A. Pardo - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Iñaki Martínez Coco reflejó su talento en el gigantesco mural.

Iñaki Martínez Coco reflejó su talento en el gigantesco mural.

Galería Noticia

Iñaki Martínez Coco reflejó su talento en el gigantesco mural.

Barakaldo- La historia se puede contar, escribir y también pintar. De esta última manera, Barakaldo está recuperando su memoria, remarcando su identidad mediante un mural que va tomando cuerpo en la pared del escenario de la céntrica plaza fabril. Los colores, los trazos de brocha y pincel están dando vida a una gran obra de arte hecha por y para el pueblo. Se espera que para principios de mayo esta composición esté finalizada y luzca con todo su esplendor en la Herriko Plaza.

Esta iniciativa impulsada por el Consistorio fabril y apoyada por el Gobierno vasco y Bakeola ha tomado el nombre de Barakaldo Memoriart. En el marco de este programa se desarrollaron diversas sesiones en las que se trabajó en el boceto del mural que, en breve, presidirá la Herriko Plaza. De dichos encuentros en los que tomaron parte vecinos, artistas y asociaciones entre otros colectivos, surgió el boceto final. Gracias a sus aportaciones, en la obra que está en pleno proceso de creación aparecen unas maletas que simbolizan la llegada de aquellas personas que, desde diferentes puntos del Estado recalaron en la localidad fabril, tres obreros que muestran el carácter trabajador del municipio, unas dantzaris que ilustran el peso de la cultura vasca... Toda esa labor está siendo coordinada por Verónica Wercksmeister, quien, entre su currículum cuenta con haber creado los murales que dan vida al casco viejo de Gasteiz. “Hemos buscado que sea un proyecto colaborativo, que la propia ciudadanía participe en una obra que trata de una cuestión tan sensible como es la memoria histórica y que se va a ver en el centro de la ciudad”, explicó Wercksmeister. Esa colaboración de la ciudadanía no solo ha cristalizado en el diseño del mural, sino también en su ornamentación, para lo que se han organizado jornadas de puertas abiertas que ofrecen a los barakaldarras que así lo deseen la ocasión de involucrarse en la creación de la obra.

Una de esas jornadas tuvo lugar en la jornada de ayer y, en la misma, un buen número de personas se fue acercando hasta la Herriko Plaza para seguir dando forma a este proyecto que ya se ha convertido en emblema local. Uno de los participantes fue José Antonio Pérez, un lucense de 61 años que reside en Barakaldo desde hace 45 años. “Me enteré leyendo un cartel y no dudé en apuntarme. Me encanta la historia, desde pequeño me ha gustado. En Friol, donde nací, mi tío me contaba historias de la Guerra Civil y me ha dejado huella”, señaló este jubilado que, al mirar el mural siente que recoge parte de su historia. Y es que la composición recoge símbolos como esas maletas que José Antonio tuvo que hacer hace 45 años para establecer su proyecto de vida en la localidad fabril. “Recuerdo que vine solo, tenía 16 años y me siento un barakaldarra más. Además, la gente me hizo sentirme así. Jamás, vinieses de donde vinieses, los vecinos te planteaban ningún problema. El sentimiento era el mismo, era que gallegos, andaluces, castellanos... Nos trasladamos aquí a trabajar y Barakaldo era nuestro punto de encuentro por así decirlo”, indicó José Antonio, quien no dudó en asegurar que repetiría en una iniciativa como este mural comunitario.

CéntricoA escasos metros de José Antonio, pintaba Iñaki Martínez Coco, un artista de Barakaldo que también ha puesto su granito de arena en este mural. Asimismo, Iñaki tomó parte en las primeras reuniones para dar forma al boceto de esta idea. “Al principio me surgieron dudas, porque no se concretó la ubicación exacta del mural, pero no encuentro un mejor sitio para que el que se ha elegido. Está en pleno centro de la localidad”, argumentó Iñaki. Y es que, el escenario de la Herriko Plaza es un punto que reúne las miradas de muchas de las miles de personas que, a diario, pasan por este lugar. “He de reconocer que me daba un poco de miedo cómo iba a quedar porque está muy a la vista, pero, de momento, el resultado está siendo magnífico”, reconoció este artista que también ha participado en otras obras similares como, por ejemplo, el mural que decora el C. P. Rontegi. Así, trazo a trazo, el mural de la Herriko Plaza va creciendo, va contando con mayor detalle la historia de Barakaldo, un legado que habla desde las paredes y del que no se puede perder ni un detalle.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120