El callejón de las botxerías

Seis cuerdas para hacerle feliz

Por Jon Mujika - Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Jorge Mambrillas, Carmen Vaquerizas, Miguel Ángel Matía y David Matía acudieron al concierto celebrado en el Palacio Euskalduna. Fotos: Pablo Viñas

Jorge Mambrillas, Carmen Vaquerizas, Miguel Ángel Matía y David Matía acudieron al concierto celebrado en el Palacio Euskalduna. Fotos: Pablo Viñas

Galería Noticia

Jorge Mambrillas, Carmen Vaquerizas, Miguel Ángel Matía y David Matía acudieron al concierto celebrado en el Palacio Euskalduna. Fotos: Pablo Viñas

El guitarrista Rolando Saad lleva hasta el Palacio Euskalduna el "Concierto de Aranjuez" del maestro Joaquín Rodrigo

BASTA con verle en escena para intuir que apenas son necesarias seis cuerdas para hacerle feliz. Seis que suben y bajan por el mástil de su guitarra mientras que por ella fluye una descarga eléctrica, la alta tensión de las pasiones. No por nada, el guitarrista argentino (de Córdoba, para más señas...) Rolando Saad, expresa su alegría en los escenarios de medio mundo. Sobre todo, cuando interpreta (decir que ejecutala obra suena raro, a fusilamiento...) el Concierto de Aranjuez del maestro Joaquín Rodrigo, su obra fetiche que ha interpretado para más de dos millones de espectadores y en más de 900 ocasiones por las principales salas de Europa y con prestigiosas orquestas, entre ellas la Royal Philharmonic Orchestra de Londres.

Digamos que su presencia en Bilbao era esperada. Con su instrumento evoca, ya digo, los días felices por los parques de Aranjuez. Y se diría que al hacerlo el corazón le boxea dentro del pecho. Para redondear el concierto de ayer en el Palacio Euskalduna, el intérprete añadió a la carta de delicatessensdos gollerías: la suite de El Amor Brujode Falla y la suite de Carmen de Bizet, para guitarra y orquesta. El programa de mano del certamen lo anunciaba también con apasionamiento: Gran noche de la guitarra española. Andalucía a través de las cuerdas. A Rolando le acompañó la Gran Orquesta Sinfónica y en el concierto se produjo ese extraño fenómeno que acompaña a la pieza del maestro Rodrigo: la orquestación es única, si se considera que rara vez el sonido de la guitarra se confronta a toda una orquesta. Sin embargo, la guitarra nunca queda diluida, sino que el solo del instrumento destaca en todo momento. El estreno mundial se produjo el 9 de noviembre de 1940. Casi ochenta años después, su armonía sigue vigente.

Como si la música fuese algo líquido, el concierto de Rolando empapó a la audiencia. Entre los mojados y mojadas de interior(momentos antes de que comenzase el concierto descargaba, en exteriores, un tormentón de aupa...) se encontraba Carmen Eizagirre, Oltaz Salcedo, Idoia Markaida, María Jesús García, José Manuel Rojo,junto a su hija Eva Rojo, la norteamericana Lisa Lastony María Francisca de Rojo;el joven Antonio Heredia,admirador confeso de la guitarra española a la que araña“hasta que le salgan sangre a los dedos”;Gontzal Iriondo, Mikel Odriozola, Alazne Marín, José Antonio Zarate;el presidente de la Asociación de Euskadi de Sumilleres, Iñaki Suárez,acompañado para la cita por Ana Mezo, Aitor Madariaga, Mari Carmen Olabarria, María Jesús Hernández, Nicolás Aguirre, Ainhoa Zudaire, Miguel Ángel Gondra, Matxalen Gonzálezy un buen número de seguidores del compositor de Sagunto y el intérprete de Córdoba.

Pese a la avanzada edad de la pieza, fue llamativa la afluencia de la juventud. Sonó a la constatación de que las obras maestras son inmortales. A la cita no faltaron Jorge Mambrillas, Carmen Vaquerizas, Miguel Ángel Matía, David Matía, Aingeru Mendiguren, Leire Beaskoetxeay Alberto Estalayo,junto a las pequeñas Aroae Irati Estalayo, Xabier Aguirre, Irati Aguirre, Zuriodei Barruetabeña y Ane Diéguezentre otra gente entregada a un espectáculo soberbio.

“Hay que llenar el planeta de violines y guitarras en lugar de tanta metralla”, cantó con su voz rasgada Chavela Vargasy viendo cómo vibraba ayer el auditorium del Palacio Euskalduna no cabe sino darle la razón. Si se lo preguntásemos a Ander de Prado, Tania Rubio, Aitziber Mugica, Idoia Barandiaran, Izaskun García, Andoni Zubizarreta, Nagore Bengoetxeay una buena tropa de asistentes que, emocionados por lo vivido y lo sentido en el Palacio Euskadulna si no se levantaron en pie para amotinarse, como en Aranjuez, fue por no montar un escándalo y por respeto al gran Rolando.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120