durangladea

Paki, la amama de Durangaldea

La palentina Francisca Barcenilla, vecina más longeva de la comarca, lleva 46 años en Durango

Sale todas las mañana a pasear con su hija Tere y disfruta haciendo sopas de letras con su tableta

Kevin Doyle - Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Francisca Barcenilla, Paki, que acaba de cumplir 105 años, posa con su hija Tere Encinas y un cuadro de la familia.

Francisca Barcenilla, Paki, que acaba de cumplir 105 años, posa con su hija Tere Encinas y un cuadro de la familia. (K.Doyle)

Galería Noticia

Francisca Barcenilla, Paki, que acaba de cumplir 105 años, posa con su hija Tere Encinas y un cuadro de la familia.

Durango- Francisca Barcenilla Román, más conocida como Paki, es la vecina más longeva de la comarca. Natural del municipio palentino de Antigüedad, se trasladó a Durango hace 46 años y el pasado 24 de marzo cumplió 105 años. Nacida en 1913, se encuentra muy bien, tanto física como mentalmente, y tiene claro que el secreto de su vitalidad es “estar muy arropada de cariño, vivir tranquila y contenta con lo que tengo”.

Fue en 1972 con la pérdida de su marido, Agustín Encinas, cuando Paki se trasladó a Durango a vivir con su hija. Reconociendo que “he sufrido mucho con la pérdida de gente querida”, la centenaria, madre de cincos hijos de los que hoy viven dos (Tere y Ángel), reconoció que “el tiempo mitiga las heridas pero no se olvidan”, añadiendo agradecida que “tengo unos hijos que me adoran y me miman mucho;me tienen en palmitas”.

Tras toda una vida dedicada a las tareas del hogar y a sacar adelante a su familia, Paki desprende ganas de vivir y fuerza cada vez que se expresa. Con tres nietos que superan los treinta (Ohiana, Fernando y Lourdes) y dos biznietos, Lide de cuatro años y Paul de 7, Paki siente debilidad por los más pequeños. “Una casa sin niños es como un tiesto sin flores;los niños son la alegría de la vida”, asegura cariñosamente, mientras muestra una foto familiar.

A sus 105 años, Paki rompe con el tópico de que las nuevas tecnologías son solo para la juventud. Muestra de ello, disfruta realizando sopas de letras en su tableta. “Me acaban de regalar una nueva y aunque con la anterior me arreglaba bastante mejor, ya le estoy pillando”, puntualiza como si de una quinceañera se tratase.

En lo que al día a día se refiere, Paki se levanta sobre las 9.00 horas para desayunar y vuelve a acostarse hasta las once. Es entonces cuando se viste y sale todas las mañanas a la calle en compañía de su hija. “Llueva o no llueva bajamos todos los días porque tenemos un barrio privilegiado con muchos soportales”, puntualiza su hija Tere, que le anima a pasear a diario.

Asegurando que “sin apetito pero como de todo”, Paki sigue disfrutando con la lectura, viendo concursos en la televisión como Pasapalabra y sobre todo, “la siesta en la cama con los calentadores en los pies es sagrada”, reconoce entre risas, añadiendo que “antes veía las noticias en la tele pero para ver tantas desgracias, mejor quitarla”.

Viajar también ha sido otro de los grandes entretenimientos de Paki y hasta hace bien poco. Muestra de ello, con 96 años conoció las ciudades de Roma y Florencia en compañía de sus nietas e hija y al año siguiente tocó Túnez. “Pensaba que no podría volver a hacer un viaje así y les acompañé a todas partes”, explicó orgullosa con la experiencia vivida.

Con unas ganas de vivir que deberían valer de ejemplo a muchas personas, Paki apenas acude al médico ya que cuenta con gran vitalidad y “toma alguna pastilla no por enfermedad, sino por el desgaste propio de la edad”, reconoce su hija de 69 años.

Además de la última foto familiar que hicieron en navidades, la instantánea de las cuatro generaciones de mujeres se muestra con orgullo en el domicilio de Tere. Emocionada por el cariño que recibe de su gente, Paki insiste en que “antes se me murieron seres queridos que me dejaron mella y ahora soy feliz porque todos los que tengo están bien y viven la vida”, se despide con ganas de seguir sintiendo el cariño de los suyos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Durangaldea

ir a Durangaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120