Colaboración

¿Podemos reducir la huella ambiental?

Por Jorge Magaña - Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

ELcambio climático y la contaminación ambiental han pasado a primer plano desde que las consecuencias son realmente notables en todo el mundo. La movilidad urbana es una de las grandes preocupaciones de las ciudades. Los desplazamientos en coche en Madrid ya superan los 2,5 millones diarios, con una ocupación media de 1,35 personas por vehículo, según datos recopilados por la Empresa Municipal de Transportes (EMT), lo que significa que el nivel de tráfico, ruido y atascos está por encima de los niveles recomendados.

En Madrid, se realizan 8,4 millones de desplazamientos, tanto de carácter público como privado, de los 1,72 millones de vehículos que tiene la urbe. La limitación de circulación y aparcamiento de determinados vehículos en el centro de las ciudades cada vez es mayor, lo que debe hacer que nos replanteemos si el modelo de transporte que utilizamos es el adecuado o debemos evolucionar y adaptarnos a nuevos modelos de movilidad como la movilidad eléctrica y compartida. Por ello, gestos simbólicos como la Hora del Planeta sirven para llamar la atención sobre el problema del cambio climático. Apagar las luces de hogares, edificios y monumentos emblemáticos durante una hora es una acción sencilla que despierta la sensibilidad y eleva la conciencia de la gente a nivel mundial.

La contaminación atmosférica que existe actualmente en las ciudades y contribuye a la formación de ozono procede mayoritariamente de las fuentes móviles, es decir, los vehículos. Su incremento en número y potencia han contrarrestado las importantes mejoras tecnológicas aplicadas en los combustibles y en la eficiencia de los motores durante la última década. El incremento de automóviles diésel frente a los de gasolina también ha contribuido al aumento de óxidos de nitrógeno, ya que los diésel emiten una proporción mucho mayor de estos contaminantes.

El automóvil privado (con un consumo más de cuatro veces superior al del autobús por cada pasajero según el informe La contaminación por ozono en el Estado español durante 2017) es el principal agente emisor en áreas urbanas no industriales. Los medios de transporte electricos, además de consumir mucha menos energía por pasajero, no suelen provocar emisiones contaminantes directamente sobre la ciudad.

El Estado español sigue siendo uno de los que menos vehículos eléctricos tiene de toda la UE, con un total de 11.000 de los 22 millones del parque automovilístico

Los trayectos cortos también contribuyen al aumento de la contaminación ya que no permiten la entrada en funcionamiento de los sistemas de reducción de emisiones de los automóviles. En este sentido, la mejora tecnológica desarrollada en motores y combustibles ha permitido un incremento de la eficiencia energética y una reducción en la emisión de contaminantes por unidad de energía consumida. Sin embargo, estas mejoras han sido contrarrestadas por el incremento progresivo del transporte por carretera.

En el informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) La calidad del aire en Europa, los datos revelan que esta en Europa mejora poco a poco. Sin embargo, las altas tasas de contaminantes atmosféricos afectan a la salud de la población, provocando enfermedades respiratorias y dermatológicas a causa del dióxido de nitrógeno (NO2) y el ozono troposférico (O3), entre otros. Para reducir la contaminación en las ciudades, habría que adoptar medidas de origen: reduciendo el tráfico motorizado en las ciudades, potenciando el trasporte eléctrico y compartido e, incluso, favoreciendo el uso de medios no motorizados como la bicicleta o el tránsito peatonal. Además de establecer otro tipo de medidas como la generación de energía eléctrica renovable y la puesta en marcha de mejoras en el sector industrial que reduzcan las emisiones.

A pesar del esfuerzo de algunas empresas y de iniciativas públicas, el Estado español sigue siendo uno de los países con menos vehículos eléctricos de toda la Unión Europea, con un total de 11.000 de los 22 millones de vehículos que conforman el parque automovilístico, según cifras de 2017.

Iniciativas como la movilidad eléctrica son de gran ayuda para reducir la huella ambiental y, por ello, debemos tratar de incorporar a nuestra rutina y mentalidad una gestión inteligente de los desplazamientos y trayectos a realizar.

Promoviendo estilos de vida sostenible, fomentando el desarrollo renovable y conservando los recursos naturales podremos conseguir un planeta mejor.

etiquetas: tribuna abierta

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120