Un rayo de sol

Decenas de seguidores se congregan en Almike para ver a un pelotón que sufrió la lluvia justo cuando subía el exigente ascenso a Sollube

Nagore Marcos. Bermeo - Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

CUADRILLA DE GERNIKA. “Deberían de repetir esta subida en otra edición, a nosotros nos ha costado hasta subirla andando”. Foto: Juan LazkanoVER GALERÍA

CUADRILLA DE GERNIKA. “Deberían de repetir esta subida en otra edición, a nosotros nos ha costado hasta subirla andando”. Foto: Juan Lazkano

Galería Noticia

CUADRILLA DE GERNIKA. “Deberían de repetir esta subida en otra edición, a nosotros nos ha costado hasta subirla andando”. Foto: Juan Lazkano

Galería[Fotos:] Decenas de seguidores en el Ascenso al Almike

  • NAROA, IRATI, IZARO Y LEIRE. “La Itzulia nos ha hecho pasar una tarde diferente, aunque a Almike hay que subir con calma”. Foto: Juan Lazkano
  • IMANOL, ARANTXA E IMANOL. “El repecho desde la Ermita del Ángel es complicado, todo Bermeo estaba deseando ver el espectáculo”. Foto: Juan Lazkano
  • JOSERRA Y JOSÉ LUIS. “Esta subida es dura no, durísima;pero es muy bonita, sobre todo para los espectadores”. Foto: Juan Lazkano
  • CUADRILLA DE GERNIKA. “Deberían de repetir esta subida en otra edición, a nosotros nos ha costado hasta subirla andando”. Foto: Juan Lazkano
  • La playa de Zarautz fue el escenario de la salida de la segunda etapa de la Itzulia. Foto: Javier Colmenero
  • La hinchada vasca arenga a los escapados en una de las exigentes subidas que ofrece la Itzulia. Foto: Photogomezsport/Luis Ángel Gómez
  • La hinchada vasca arenga a los escapados en una de las exigentes subidas que ofrece la Itzulia. Foto: Photogomezsport/Luis Ángel Gómez
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PUEDE que la subida a San Pelayo, frente al acantilado de San Juan de Gaztelugatxe, dinamitara la carrera. Y también puede que se le hubiera dado demasiado bombo a la subida por Almike, para la escasa repercusión que finalmente tuvo en el pelotón. Pero fue este barrio bermeotarra, que luce el ascenso más duro a Sollube, el lugar escogido por los aficionados para ver la entrada de la Itzulia a Bizkaia. El sol de primavera hizo acto de presencia durante la mañana y animó a los seguidores a dejar los coches aparcados al raso y echar piernas cuesta arriba. Almike era una de las grandes novedades de esta edición. Una encerrona para los novatos y despistados, que, además, ofrecía una espectacular panorámica de Bermeo y su puerto. Así que nadie se lo quiso perder. Decenas de personas iniciaron la peregrinación para asentarse en lo más alto y preparar el bocadillo. Porque la espera con comida siempre es más amena. Sin embargo, no hubo expedición que consiguiera subir este puerto de primera categoría sin escalas. Sin parar a coger un poco de oxígeno. La rampa al 9,3% dejó sus primeras víctimas entre los aficionados. Los peatones, inclinados por el esfuerzo y la inercia, miraban con envidia a las bicicletas que les adelantaban sin miramientos y por la derecha;y los ciclistas amateur se agarraban a las motos para ahorrarse un par de tortuosas pedaladas. Pero todos, antes o después, acabaron en el mismo sitio: el punto más alto de Almike.

Allí se hizo base. Se sacaron los almuerzos y las toallas y se esperó a la escapada. Descansando en el suelo, eso sí. Sin embargo, antes que los profesionales llegaron los primeros nubarrones. El cielo oscureció la montaña, la temperatura descendió y los maillots fueron cubiertos por sudaderas. Apareció la lluvia, brusca e imprevista. Nadie llevaba paraguas, pero tampoco nadie se movió. El aguacero se convirtió en diluvio, que brillaba peligrosamente sobre el asfalto. Sin embargo, poco importaba porque, entonces, aparecieron los fugados. Al principio eran tan solo un mancha en el horizonte, todavía en llano, pero los aficionados ya empezaron a levantarse. Coger buen sitio era imprescindible. El murmullo, casi inaudible, de los seguidores se convirtió en estruendo con el ascenso de los kilómetros. Los músculos de los ciclistas ardían por el esfuerzo y la hinchada se lo recompensó con gritos de ánimo. Mikel Landa (Movistar), que recuperó ayer la sonrisa -y su mejor versión- tras una pésima primera etapa, y Omar Fraile (Astana), el rey de la montaña vasca, fueron los más buscados bajo la lluvia. Aunque el Euskadi-Murias y el Caja Rural también demostraron tener un hueco en el corazón de los parroquianos. Y así como llegaron, los corredores se fueron.

Para la sorpresa de los presentes, aficionados que horas antes habían sufrido su cuesta en sus piernas. Almike no dejó rehenes. Ni hirió de muerte a nadie. El pelotón sorteó sus trampas y siguió, vivo, su camino hacia Larrauri. La subida más dura hacia Sollube no dejó huella en la general, pero sí fotografías de “uno de los ascensos más bonitos de Bizkaia”, tal y como señalaban los seguidores que comenzaban el desfile ladera abajo. Fue entonces cuando el camino del ciclismo se bifurcó: los profesionales hacia la cima y la hinchada hacia el pueblo, para después volver a reencontrarse frente al podio, con el francés Julian Alaphilippe (Quick Step) recibiendo, por segunda vez en esta Itzulia, los aplausos de ambos.

Así, Almike no finalizó la segunda etapa como juez, ni dictó sentencia. Sin embargo, el ascenso se convirtió en el campamento de decenas de seguidores que no quisieron perderse el paso del pelotón por Bizkaia. Ahora, con Bermeo de resaca, llega la tercera jornada, la más larga con 184,8 kilómetros para aterrizar en Araba. Porque a esta Itzulia todavía le queda mucha carretera y muchos más arcenes desde los que disfrutarla.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120