La lección sobre Atapuerca se convierte en una sala de escape

El alumnado de Maristak aprendió historia con un novedoso juego de ingenio y retos

Alain Salterain - Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El alumnado durangarra volvió a trabajar en la solución de un reto.Foto: DEIA

El alumnado durangarra volvió a trabajar en la solución de un reto.Foto: DEIA

Galería Noticia

El alumnado durangarra volvió a trabajar en la solución de un reto.Foto: DEIA

Durango- “Miguelón ha aparecido en Durango mediante un agujero de gusano y tenemos que ayudarle a conseguir volver a casa, la llave para volver a casa está en una caja protegida por cuatro candados codificados”. De esta forma incentivó el profesorado de Maristak en Durango al alumnado de Bachillerato a aprender la lección sobre la era de Atapuerca. Una manera que consideran más dinámica de estudiar historia, basada en los retos que marcan las salas de escape, una forma de ocio muy de moda en la actualidad. “Todo el profesorado de Bachillerato nos hemos implicado con ilusión en el diseño y preparación de uno de los retos propuestos durante el curso. Es importante que el alumno saque su máximo potencial, adaptarnos a la demanda del mercado y para ello tenemos que romper con toda nuestra estructura educativa fomentando el aprendizaje, la creatividad, innovación, ilusión y el trabajo en equipo de una manera dinámica y activa”, añadieron.

Una vez presentado el tema y contextualizarlo con un vídeo, los alumnos tuvieron casi cuatro horas para resolver diferentes pruebas planteadas desde las asignaturas de filosofía, euskara, inglés, historia, educación física, matemáticas y tics -tecnologías de la información y la comunicación-. Pruebas que les proporcionaron códigos con los que tenían que comprobar en una escape room digital.

“Es una actividad que combina la diversión, tensión y trabajo en equipo. Han tenido que poner a prueba todo lo aprendido durante el curso: cómo trabajar juntos, con funciones diferentes, bajo presión y consiguiendo entre todos un objetivo común con los puntos fuertes, debilidades, conocimientos y aptitudes de cada uno. Ha sido muy divertido, y necesitabas haber estudiado, pero lo que está claro es que sin un entendimiento en el equipo no se avanzaba y eso ha sido lo que más ha costado”, explicaron al término de la prueba los profesores del centro de Maristak.

Al finalizar, entre todas las clases tuvieron que consiguieron abrir los cuatro candados con códigos de la caja, para encontrarse con una sorpresa y premio para todos. Dentro se encontraron los permisos para poder realizar un viaje cultural a Atapuerca. “Nos habían dicho que no habían conseguido los permisos y no nos lo esperábamos, es genial”, apunta la misma fuente.

La actividad

etiquetas: durangaldea

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Durangaldea

ir a Durangaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120