En la Franja de Gaza

Netanyahu suspende el acuerdo con el Acnur para no deportar refugiados

Presiones de la derecha fuerzan al Gobierno israelí en solo siete horas a poner fin al pacto con Naciones Unidas

Saud Abu Ramadán - Martes, 3 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Migrantes africanos en busca de asilo político, que entraron ilegalmente en Israel a través de Egipto, se apoyan en la valla del centro de detención de Holot, en Israel.Foto: Afp

Migrantes africanos en busca de asilo político, que entraron ilegalmente en Israel a través de Egipto, se apoyan en la valla del centro de detención de Holot, en Israel.Foto: Afp

Galería Noticia

Migrantes africanos en busca de asilo político, que entraron ilegalmente en Israel a través de Egipto, se apoyan en la valla del centro de detención de Holot, en Israel.Foto: Afp

Jerusalén/Gaza- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció anoche la suspensión del acuerdo con el Acnur alcanzado para frenar la deportación de decenas de miles de inmigrantes africanos, que había presentado en rueda de prensa horas antes, tras recibir presiones de la derecha.

“Mañana por la mañana me reuniré con el ministro de Interior, Aryeh Deri, y con representantes de los residentes (del sur de Tel Aviv, que acoge a miles de inmigrantes). Mientras tanto, suspendo la implementación del acuerdo y después de encontrarme con los residentes lo reconsideraré”, aseguró en su cuenta de Facebook.

El mensaje, que comenzaba con la frase “Queridos amigos, estoy más atento a vosotros que nunca”, tiene lugar siete horas después de anunciar en una rueda de prensa el acuerdo con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) por el cual 16.250 inmigrantes serían trasladados a países occidentales e Israel absorbería a otros 16.000.

“En los últimos dos años he tratado con Ruanda para que fuese un tercer país que reciba a los infiltrados, la única forma legal que tenemos de sacarlos sin su consentimiento, después de que el resto de planes fuesen descalificados. Ruanda accedió a ello y empezamos el plan de deportación”, explica Netanyahu en Facebook.

Sin embargo, en las ultimas semanas, añade, una presión tremenda sobre el gobierno de Kigali, entre otros de Europa, Ruanda se echó atrás. “En esta situación, decidí lograr un nuevo acuerdo”, explica, pero asegura haber cambiado de opinión porque “escucha” a la gente, especialmente a la del sur de Tel Aviv.

La población de estos barrios ha protestado con dureza de la presencia de miles de inmigrantes desde hace años.

En enero, Israel anunció el plan de deportación masiva que se aplicaría a 32.000 de los 38.000 inmigrantes africanos que se calcula que hay, la mayoría eritreos y sudaneses, excluyendo a 6.000 menores y a progenitores con hijos a su cargo.

En febrero se empezó a entregar las órdenes de deportación. El plan fue objeto de rechazo social, con manifestaciones multitudinarias en contra, pilotos de aerolíneas que se negaron a conducir los aviones con los deportados y supervivientes del Holocausto, rabinos, académicos, escritores y médicos que escribieron cartas solidarizándose con los inmigrantes.

El anuncio del compromiso con Acnur de ayer tarde incluía la promesa de un “plan de rehabilitación” para el sur de Tel Aviv y de “una distribución geográfica más equilibrada de las poblaciones que permanecerán en Israel”.

Pero tras este empezaron a llegar críticas de los partidos de derechas, incluido el de Netanyahu, el Likud.

“Dar estatus a 16.000 infiltrados en Israel convertirá al país en el paraíso para los infiltrados y constituye una rendición”, dijo el ministro de Educación y socio principal de la coalición de gobierno, Naftali Benet, que reclamó que se implemente el plan original y que “los refugiados de lugares peligrosos, que sean absorbidos por Israel, los infiltrados para trabajar, que sean devueltos”.

Para Benet, el acuerdo con Acnur “envía un mensaje peligroso a todo el mundo: quien se infiltre con éxito en Israel, gana como premio la residencia aquí o en un estado occidental”.

Tras la suspensión del acuerdo Benet felicitó a Netayahu y le instó a cancelarlo definitivamente: “Retrasar el plan no es suficiente. Debemos avanzar hacia uno nuevo que aleje a los infiltrados de Israel. Israel no es la oficina de empleo del mundo”.

Las horas previasEl Gobierno de Israel y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) habían llegado a un acuerdo para que más de 16.000 inmigrantes de origen africano fueran reubicados en países occidentales, después de cancelar el polémico plan inicial para expulsarlos a África.

Las autoridades israelíes anunciaron a principios de año un plan para pagar 3.500 dólares (unos 2.900 euros) y un billete de avión a miles de inmigrantes a cambio de que abandonasen el país, amenazándoles incluso con encarcelarlos si no acataban la orden antes de finales de marzo de este año. La medida afectaba principalmente a varones eritreos y sudaneses sobre los que pesaba una posible deportación a un tercer país, supuestamente Ruanda o Uganda.

El plan quedó invalidado finalmente por decisión de la Justicia de Israel. Y ahora, la presión de la derecha israelí ha dado un vuelco a la situación dejando la imagen política de Netanyahu aún más tocada.

La Gran Marcha de RetornoEntretanto, Israel afronta desde el viernes movilizaciones de protestas en Gaza que durarán semanas, y los analistas alertan ya de que su militarización arruinaría el mensaje pacífico que acordaron las facciones palestinas.

Aunque el movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, ha abanderado mediáticamente la convocatoria, la idea de la Gran Marcha del Retorno fue urdida durante semanas por varios partidos políticos, incluido el nacionalista Al Fatah del presidente Mahmud Abás, y por organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil que plantearon un nuevo estilo de protesta de larga duración.

Pero la muerte el viernes de 18 palestinos y más de 1.400 heridos, -800 de bala por disparos del Ejército israelí-, hacen temer una militarización de las manifestaciones. “Lo que ocurrió el viernes, sábado y domingo se contradice con lo que acordamos todas las facciones, los poderes y otros participantes”, critica el diputado de Al Fatah Ahsraf Jomaa. “Desafortunadamente Israel usa este hecho para derribar los objetivos pacíficos de la marcha”, asegura.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120