Rojo sobre blanco

Héroe frustrado

Por José L. Artetxe - Lunes, 2 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

borrar

Galería Noticia

borrar

LA valoración precisa sobre el rendimiento del futbolista en noventa minutos es un ejercicio resbaladizo. No solo intervienen los ojos que escrutan aquello que ofrece o no, también cuenta lo que se espera del examinado. Es decir, si es capaz de satisfacer la expectativa que su presencia genera o por el contrario aporta menos de lo que se supone que debería. Hay por lo tanto un prejuicio, una opinión formada que antecede a la actuación, una dosis de subjetividad que se suma a la que conlleva la impresión que se extrae mientras ese jugador está expuesto al juicio público.

El número de intervenciones del futbolista en un partido es tan alto como efímero, pues en general son instantes que apenas duran un puñado de segundos como mucho;normalmente hablamos de décimas de segundo, lo que se tarda en ejecutar un pase, realizar un control o participar en una disputa donde quizás ni llegue a haber contacto con la pelota y sin que ello rebaje su eficacia. Aciertos y errores se van apilando en el casillero del protagonista a medida que el cronómetro avanza sin que necesariamente sean responsabilidad suya ni los unos ni los otros. Un pase, por ejemplo, puede ir bien dirigido y fracasar por omisión del receptor;cabe que se produzca un desvío ajeno que mejore o empeore la intención del pasador;y hasta hay pases inoportunos aunque el destinatario final sea un compañero.

En fin, que es prácticamente imposible inventariar todo lo que hace el futbolista y más difícil aún analizarlo con equidad para calificarle, de ahí que el observador termine seleccionando determinadas cosas por ser las más relevantes, ya sea para bien o para mal.

Williams ni marcó ni intervino en el gol, pero se erigió en el hombre más incisivo

Antes de la visita del Celta, en estas páginas se publicó una reflexión en torno a Iñaki Williams. Decía que no está siendo un buen año para él porque, al margen de que goce de la confianza del entrenador y sea uno de los más utilizados de la plantilla, da la sensación de que no ha evolucionado en su capacidad resolutiva y su influencia en el juego ha sido pobre en muchas tardes. El sábado volvió a ser titular y se le asignó la posición más avanzada por el carril central, aunque en los últimos minutos fue desplazado a la banda derecha.

No marcó y tampoco intervino en el único gol del equipo. Sin embargo se erigió en el hombre más incisivo, de hecho tomó parte en casi todas las jugadas de ataque. En este sentido, el encuentro sirvió para reforzar el criterio de quien piensa que es una alternativa válida para ser el delantero del Athletic, aunque los que no lo ven así se reafirmarán apelando a que se fue de vacío porque no estuvo fino a la hora de servir el último pase o en el remate.

Tocó mal hacia atrás para que Raúl García empalmase fuera con el portero superado, pudo abrir su cuenta con un cabezazo a centro de Balenziaga, con un taconazo dejó solo a Raúl García en el área, no supo conectar de zurda un magnífico pase de Córdoba y varios balones que levantó sobrevolaron el área sin posibilidad de ser aprovechados. Su catálogo de decisiones imprecisas fue prolijo, pero no es menos cierto que la opción de adquirir ventaja casi siempre estuvo conectada a las apariciones de Williams.

En definitiva, el balance de su labor lo mismo da para alabarle que para criticarle, por lo que a la hora de ponerle nota se antoja adecuado plantarse en un punto intermedio. Ahora bien, si el seguimiento se hubiese completado con uno o con los dos penaltis de que fue víctima, entonces seguro que Williams hubiese sido designado el héroe del partido. Por aclamación. Sobre todo si gracias a esos penaltis se hubiese logrado el triunfo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120