La otra mirada

Más cerca de “1984”

Por Nekane Lauzirika - Lunes, 2 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Nekane Lauzirika

Galería Noticia

Columnista Nekane Lauzirika

EL Gobierno de Israel, gánster matón y estado terrorista contra palestinos, iraníes y árabes en general, es sin embargo una democracia homologable para sus ciudadanos “sionistas”. En este segundo papel “de bueno” ha aprobado un Plan Nacional de Salud que pretende dirigirse más a la medicina preventiva que a la curativa “porque los costes actuales de nuestro sistema sanitario son insostenibles”, proponiendo crear una base de datos digitales genéticos, fisiológicos y clínicos con la información médica de todos los israelíes, para ponerlos a disposición de investigadores, seguros médicos, farmacéuticas… En principio la participación será voluntaria, el participante decidirá a quién ceder sus datos y en aras a garantizar la total privacidad se requerirá su aprobación explícita para el uso de la información personal. A finales de año Israel podrá poner en marcha este Gran Hermano preventivo sanitario, porque desde hace veinte años ya cuenta con los datos médicos del 98% de su población. Seguramente harán como con su actual pasaporte digital biométrico, inicialmente voluntario y hoy obligatorio. Big-data controlador sanitario. Dirán que Israel no es nuestro ámbito sociocultural, pero recuerdo que, por ejemplo, ellos idearon el regadío por goteo que hoy utiliza todo el mundo. 


Hace unas semanas husmeaba-buscaba en Internet alojamiento para las vacaciones;desde entonces todas mis ventanas digitales están repletas con información precisa de casas en la zona, características y precios que yo indiqué. Big-data turístico inmobiliario.


Recientemente rastreé información en internet sobre isoflavonas para un artículo acerca de la menopausia. Mi correo electrónico y ventanas digitales rebosan de comercializados con flavonoides. Big-data sanitario.


Desde que pago con tarjeta recibo en mi día habitual de compras la información precisa de precios, del pescado y carne que me gustan, de mi helado preferido… saben hasta cuántos somos en casa;como si llevara un geo-localizador incorporado. Big-data alimentario.


Si voy a la peluquería, tienda de ropa o de calzado… cada vez que busco información o pulso un “me gusta”. Me he convertido en una emisora de datos de información sobre mí misma que alguien (máquina me imagino) analiza, acumula, integra y rebota en forma de ofertas publicitarias, comerciales, ideológicas, políticas, de salud… Siempre saben todo ( o casi) de mí y me ofrecen anticipadamente lo que saben me interesa. 


Tengo una vecina muy dada a las devoluciones tras su arrepentimiento por compras algo compulsivas. Está localizada como cliente potencialmente problemática y en una conocida tienda de ropa interior femenina le denegaron la devolución de sus adquisiciones, no en Bilbao, sino en París. Big-data comercial.


Parecería inocuo y todo bajo control, pero el reciente fallo de seguridad de Facebook ha dejado con el culo al aire la intimidad de 50 millones de usuarios, que al parecer protegemos poco nuestros datos personales. Como dice Yuval Harari, el cotilleo y mutuo intercambio de información entre humanos impulsó que el homo erectus se transformara en homo sapiens hacia el homo deus;pero bien pudiera ser que en este caminar, junto a las grandes oportunidades de avance científico-tecnológicos nos quedemos sin intimidad ni libertad, viajeros confiados montados en el Big-data hacia el orwelliano “1984”. 

nlauzirika@deia.com @nekanelauzirika

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120