Bilbao derrocha cultura

Fervor museístico

Bilbao derrocha cultura por los cuatro costados. El Bellas Artes y el Guggenheim atraen a miles de turistas y locales

Un reportaje de Maite Redondo Fotografías de J. M. Martínez - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Aunque el acceso fue fluido, numerosas personas eligieron el sábado para visitar el Guggenheim.

Aunque el acceso fue fluido, numerosas personas eligieron el sábado para visitar el Guggenheim. (J.M Martínez)

Galería Noticia

Aunque el acceso fue fluido, numerosas personas eligieron el sábado para visitar el Guggenheim.

BASQUE Fest, el festival organizado por el Ayuntamiento, con la colaboración de la Diputación y el Gobierno vasco, convierte a la capital vizcaina durante esta Semana Santa en epicentro de la cultura vasca. Más de 200 propuestas gratuitas para disfrutar de gastronomía, música danza, teatro, herri kirolak, pasacalles, bertsolarismo... que representan unos de los activos decisivos para posicionar a Bilbao como un destino turístico de referencia durante la Semana Santa. Al festival Basque Fest, se unen las propuestas artísticas del Guggenheim Bilbao y el Bellas Artes, que como cada año por estas fechas atraen a miles de locales y turistas tanto estatales como internacionales.

Ayer fue sábado de pasión por el arte. El tiempo inestable atrajo a numerosos visitantes hasta el edificio de Frank Gehry. Para amantes del arte contemporáneo un plan estrella fue visitar exposiciones que acoge el museo como la videoinstalación Circuito cerrado, de Michael Snow, en la que se proyectan imágenes de lo que ocurre en el exterior. Quienes prefirieron las artes plásticas, se decantaron por la muestra Henri Michaux: el otro lado, compuesta por óleos, acuarelas y témperas sobre fondo negro que crean un mapa infinito a los ojos del visitante;por las obras de la creadora Esther Ferrer o por conocer las obras maestras de la colección del museo.

Aunque el acceso fue fluido, se produjeron colas a la entrada a lo largo de todo el día. “Hasta ahora, está siendo el día que más visitantes está registrando el museo. El Jueves y el Viernes Santo acudieron también muchas personas, pero hoy (por ayer) con la lluvia muchos se han decantado por una mañana o por una tarde en el museo”, explicaban en el Guggenheim.

En el atrio del edificio de Gehry se oía hablar en euskera, castellano, inglés, francés, alemán, italiano, chino... Todavía es pronto para realizar un balance, pero todo parece indicar que el Guggenheim Bilbao sigue sin perder su tirón en el extranjero. Una de las familias que ayer lo visitó fue la de los británicos Timothy y Parsons, que acudieron con sus dos hijos, Lisa y Nathaniel de 11 y 8 años. Para estos londinenses, era su primera vez en Bilbao. “Tenemos dos semanas de vacaciones y estamos haciendo un recorrido por todo el norte;en Bilbao estaremos cinco días. ¿Qué vamos a hacer? Visitaremos ahora el Guggenheim, que nos parece muy sorprendente. Queremos ir luego con los niños al Marítimo, nos han dicho que pueden pasarlo muy bien allí.. Además, queremos pasear por la ciudad, y comer... Nos encanta la cocina vasca”, explican pocos minutos antes de entrar al Museo, en medio de la lluvia. “A nosotros no nos asusta... Venimos de Londres”, bromean.

En la cola también se encontraban Cristina y Marc, junto Julia y Jean, de Banyoles (Girona), que acudieron acompañados de sus amigos Paki y Joseba, que viven en Aretxabaleta. “La visita es obligada, nosotros hemos venido muchas veces, pero queríamos que ellos lo conocieran. Ayer les llevamos a Donostia y hoy tocaba Bilbao. Así que aquí estamos”, explica Paki, natural de Oñati.

Para Marc no era la primera vez que visitaba el Guggenheim. Él es arquitecto y un gran admirador de Frank Gehry, el artífice del Guggenheim. “Estuve cuando se inauguró el Museo, pero me encanta volver. Creo además que esta es la mejor obra de Gehry”, explica.


colas en el bellas artesA pocos metros del Guggenheim, en el Bellas Artes se repetía ayer la misma escena. Decenas y decenas de personas se arremolinaban en la entrada para acceder a la pinacoteca, que ha decidido abrir todos los días para satisfacer la demanda de los visitantes. “Ayer tocaba el Guggenheim y hoy Bellas Artes”, explicaron Mónica y Javier, dos asturianos que están estos días de vacaciones con su hijo Pelayo en Bilbao. “Me ha encantado la exposición de Eduardo Arroyo”, confesaba Pelayo, de 12 años, que tenía muchas ganas de conocer el museo bilbaino. Su profesora de Plásticas de Primero de la ESO es de Bilbao y le había aconsejado que no se perdiera la visita.

En el Bellas Artes, la presencia de extranjeros también fue notable. Algunos venían directamente desde el Guggenheim. Peter, de Brighton, confesaba que es un gran admirador de la pintura clásica. “Me ha encantado la exposición de Goya, he visto muchas de sus obras en el Prado, pero esta muestra del Bellas Artes me ha aportado muchas cosas que desconocía”. El museo ha mantenido la entrada gratuita todos los días de 18.00 a 20.00 horas para ver la colección permanente, La Obra Invitada, en esta caso, Muchacha en la ventana, de Rembrandt, y para la exposición de Arroyo. En ese mismo horario, también hay entrada reducida para Goya y la corte ilustrada.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120