g.p. iNDURAIN

Valverde, de homenaje

EL MURCIANO | SE EXHIBE por enésima ocasión Y GOBIERNA EL g.p. iNDURAIN A SU ANTOJO PARA CELEBRAR SU 117ª VICTORIA

César Ortuzar - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Alejandro Valverde celebra el triunfo.

Alejandro Valverde celebra el triunfo.

Galería Noticia

Alejandro Valverde celebra el triunfo.

BILBAO- No por menos anunciado, incluso podría recogerlo el bando municipal del ayuntamiento de Lizarra, el triunfo de Alejandro Valverde (Movistar) en el G. P. Miguel Indurain alimentó los elementos que estructuran las grandes historias, tal vez más bellas cuando las cuentan que cuando se observan. En la victoria de Valverde latía el homenaje a José Miguel Echávarri, alma materde lo que ahora es Movistar y antes fue Banesto o Reynolds, el saludo y la charla breve con Miguel Indurain tras levantar los brazos en la nueva meta de la clásica, -una vez abandonada el Puy-, y las cosas propias de los genios despistados. Le preguntaron a Valverde por el Mitchelton, el equipo que más le exigió y no supo qué decir porque parecía que no le sonaba el nombre de la formación australiana, que ha sido el Orica durante varios años. A Valverde solo le puede parar Valverde. No atiende al retrovisor el murciano. Únicamente Carlos Verona (Mitchelton) le retó de cerca en el desenlace, pujante hasta que el murciano quiso. Porque Valverde, acorazado por el Movistar, el equipo que dominó la carrera de punta a punta, manejó la clásica a su antojo, como quien juega con los hilos de una marioneta. “Estoy muy contento por ganar esta edición por el homenaje a José Miguel. Va por él, por todo lo que hizo por mí”, afirmó.

Se liberó Valverde cuando quiso del arrojo de Verona y se escapó con ese arranque única, chisposo ver a un Valverde victorioso es pura costumbre o rutina. Valverde tiene el vicio de ganar. Siempre hambriento, su estómago demanda bocados de gloria. El murciano acumula 118 triunfos en su extensa y prolija biografía. Es una victoria andante Valverde. Un hombre al festejo pegado. Tanto gana que parece que hasta lo hace sin querer. A menos de un mes de cumplir 38 años, Valverde vive una primavera floreciente. Ni el destrozo de su rodilla izquierda durante el pasado Tour le ha provocado indigestión al murciano que volvió de la dolencia con un perfil mejorado y los un puñado de tornillos enroscados a su esqueleto. Valverde habla de que le pusieron tornillos atómicos.

Recuperado de aquellas dolencias, Valverde irrumpió a borbotones después de que la escapada del día, que nació en el amanecer de la clásica, fue neutralizada. Jon Ander Insausti (Fundación Euskadi) y Óscar Rodríguez (Euskadi Murias) fueron parte de un grupo de ocho del que se destacó Jack Haigh (Mitchelton). Más tarde lo buscó su compañero Power. Movistar, muy superior, rastreó todos los movimientos hasta que tras varias escaramuzas, Valverde metió el turbo en Eraul. Verona estiró el cuello y se agarró a un sueño. Compartió plano con Valverde hasta que el murciano se le esfumó en un repecho. Valverde, solo, recorrió el paisaje y accedió a la nueva meta -aunque para él todas son iguales- saludando al paisanaje. Después charló con Indurain, un mito, el día del homenaje a José Miguel Echávarri, que desencadenó a Valverde, que se dio otro homenaje.

G.P. Miguel Indurain

1. Alejandro Valverde (Movistar) 4h41:18

2. Carlos Verona (Mitchelton) a 20’’

3. Nick Schultz (Caja Rural) a 1:04

4. Eduard Prades (Euskadi-Murias) a 1:16

5. Carlos Betancur (Movistar) m.t.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120