la semana santa en bizkaia

Vía Crucis con sabor a sentimiento

Los cambios en el recorrido acercan a más espectadores el realismo de la Pasión Viviente de Balmaseda

Un reportaje de Elixane Castresana - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El juicio ante Pilato en el Campo de las Monjas aportó grandes dosis de realismo.VER GALERÍA

El juicio ante Pilato en el Campo de las Monjas aportó grandes dosis de realismo. (Fotos: José Mari Martínez)

Galería Noticia

El juicio ante Pilato en el Campo de las Monjas aportó grandes dosis de realismo.

GaleríaGalería: Pasión Viviente de Balmaseda

  • Balmaseda ha celebrado hoy su tradicional representación de la Pasión Viviente.
  • Balmaseda ha celebrado hoy su tradicional representación de la Pasión Viviente.
  • Balmaseda ha celebrado hoy su tradicional representación de la Pasión Viviente.
  • Balmaseda ha celebrado hoy su tradicional representación de la Pasión Viviente.
  • Balmaseda ha celebrado hoy su tradicional representación de la Pasión Viviente.
  • Balmaseda ha celebrado hoy su tradicional representación de la Pasión Viviente.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ESTABA tomando una caña”, se excusó Iñigo Ramos entre risas cuando el director artístico de la Pasión Viviente, José Ángel Ramón, Zarra, le reclamó al concluir la representación. Aderezó con humor la costumbre de que el Jesucristo recién bajado de la cruz se camufle al entrar en el frontón entre las cerca de 400 personas que recorren el casco histórico de Balmaseda y emerja para recibir una marea de cariño y aplausos. Lo hizo sonriente porque “me siento exactamente como pensaba que me iba a sentir”, pero también comprobó en carne propia lo que le habían advertido sus predecesores, entre ellos su hermano: se subiría a una montaña rusa de sensaciones con un desgaste físico real.

Entre felicitaciones y fotografías efectivos de la DYA le aplicaron pomada en un brazo afectado durante las caídas por los más de setenta kilos que pesa la cruz. “Muy orgulloso de ser de Balmaseda”, Iñigo deseó que la seña de identidad de la villa continúe. La recreación de los hechos que condujeron a la muerte de Jesús de Nazaret arrancó por todo lo alto el Jueves Santo por la noche con el concilio de los Sacerdotes, la Última Cena, la oración en el huerto de los olivos, el prendimiento y la comparecencia de Jesucristo ante el Sanedrín. En una plaza de San Severino repleta, “disfruté muchísimo de cara al público” al culminar el trabajo perfeccionado durante más de seis meses.

Con las emociones a flor de piel, “solo he dormido cuatro horas” antes de enfrentarse al Vía Crucis propiamente dicho. Si alguien lo sufrió tanto o más que él fue su hermano, que encarnó a Jesucristo en 2011. “Se te pasan mil cosas por la cabeza y te fijas en detalles en los que no habías reparado cuando tú te encontrabas en esa misma situación. Todo cambia, aunque a priori parezca que la representación siempre es igual”, señaló Asier Ramos.

No perdió de vista a Iñigo por el Campo de las Monjas, la plaza de los Fueros, las calles Correría y Martín Mendia y el Puente Viejo de camino al frontón. Entre la segunda caída, en la plaza de San Severino y la tercera, en la plaza de San Juan, le ayudó a llevar el madero. Este año Jesucristo se desplomó por primera vez justo en este último lugar escogido con toda la intención, donde “las escaleras se asemejan a un graderío” que contagió a más espectadores el realismo de la Pasión Viviente, “y ha resultado un éxito”, según destacó Pedro Salinas, presidente de la Asociación del Vía Crucis Viviente. Y es que “nos habíamos centrado en una zona y creíamos que había que diversificar;ahora habrá que realizar algunos ajustes, pero la impresión es muy buena”, indicó el director artístico de la Pasión, José Ángel Ramón, Zarra.

Desde la plaza de San Juan contemplaron el paso del cortejo Ana Ucha y su familia. Naturales de Jerez de la Frontera, su relación con el Vía Crucis podría definirse como amor a primera vista porque “en 2017 nos impresionó tanto que hemos vuelto”. El periodista catalán Manolo Garrido acudió a Balmaseda pensando en unos días de asueto y regresa “con grabaciones para un reportaje”, sobrecogido por “la escenografía como salida de Juego de tronos,los ropajes tan cuidados y, sobre todo, la credibilidad y naturalidad de los vecinos que denotan una enorme preparación pese a no tratarse de actores profesionales”. La impresión de estar ante los hechos relatados en la Biblia se acentuó cuando “en el instante en el que Jesús muere en la una nube ha tapado el sol” casi en señal de duelo.

Contempló la escena en un segundo plano Raúl Ramos, el padre de Iñigo, otra vez con el corazón en un puño siete años después de que ver en el mismo sitio a su hijo Asier, aunque “la escenificación evoluciona a mejor”. Seis balmasedanos que se metieron en la piel de Cristo en ediciones anteriores y los mejores amigos de Iñigo le bajaron cuidadosamente para depositarle en el regazo de la Virgen María, a quien interpretó su tía Karmentxu Ramos. “Con el miedo que tenía y ha resultado aún más intenso. Ha merecido la pena”, compartió. También para una Sheila Maiz tan compungida en el rol de María Magdalena que “apenas podía mirarle a la cara”. Ambas reaparecieron en la procesión de pasos del Entierro. Su indumentaria lució impoluta pocas horas más tarde gracias a “las mujeres que desempeñan una labor invisible y dura, a la vez que indispensable”, poniendo a punto el vestuario para cientos de personas. A ellas dedicó Iñigo Ramos esta mención especial en el capítulo de agradecimientos.

Con la túnica de Jesucristo a buen recaudo, el cocinero de 27 años desveló que ese mismo día su familia se reuniría en una comida con más de 80 comensales. No era su intención meterse entre fogones en esa ocasión, cansado por el esfuerzo, sin embargo de hacerlo “diría que me apetece preparar cordero”. De la vigilia de Semana Santa ni hablar. Además, ya no tiene que predicar con el ejemplo porque la cuenta atrás se ha desencadenado para otro Jesucristo. Se llama Gonzalo Menéndez y al dar vida a San Andrés ha empezado a probar el menú a base de implicación y sentimientos en equipo que probará en el primer plano de la próxima Pasión Viviente.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120