ezkerraldea

La ermita de la saga Castaños

La edificación fue recuperada gracias al trabajo de la asociación amertxa, la diócesis de Bilbao, la diputación de Bizkaia y con aportaciones de agentes sociales

Un reportaje de E. Z. - Viernes, 30 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El retablo, de 1691, tenía ocultas catorce láminas de los pasos del Vía Crucis.

El retablo, de 1691, tenía ocultas catorce láminas de los pasos del Vía Crucis. (C.F.S.)

Galería Noticia

El retablo, de 1691, tenía ocultas catorce láminas de los pasos del Vía Crucis.

Apesar de sus reducidas dimensiones, la ermita de Nuestra Señora de Txabarri, enclavada en este pequeño paraje de Galdames, es un pequeño tesoro artístico y patrimonial gracias sobre todo a un espectacular y desconocido retablo del barroco vizcaino que los Amigos y amigas de la Ermita de Nuestra Señora de Txabarri, Amertxa, con Javier Unzueta a la cabeza, han recuperado con ayuda de la Diócesis de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia y el apoyo de empresas y particulares. “Mi abuelo fue durante muchos años el sacristán de la ermita. Él la abría y cerraba y, algo que me fascinaba era que él era el encargado de tocar la campana. Para mí, mi abuelo debía ser alguien muy importante, teniendo como tenía autoridad para romper el silencio del valle tocando aquella campana”, relata Javier Unzueta, profesor de Mecanizado Industrial en el Centro de Formación Somorrostro quien azuzado por la nostalgia de los años de infancia en Txabarri y en la ermita empezó una cruzada para el mantenimiento de la edificación -afectada por termitas- y la posterior recuperación del retablo.

Un trabajo que obtuvo el apoyo en 2017 de la Diputación Foral de Bizkaia que ha permitido culminar la restauración de este retablo formado por nueve piezas -tres columnas con tres niveles cada una- en la que se alojan las figuras de la Asunción -con una vidriera a su espalda-, Santa Ana, y San Pantaleón y se remata con la figura de Cristo crucificado.

Castaños Paralelamente a la restauración, Amertxa llevó a cabo una aproximación a la historia de la propia ermita y de su retablo. “Todos los datos nos indican que la ermita estuvo muy vinculada a la familia Castaños y el retablo es reflejo del poder que esta familia tuvo en la época en la que construyó”, apunta Unzueta quien no dudó en proponer a los alumnos de su centro educativo la propuesta para indagar más sobre este patrimonio artístico.

Según la información que maneja Amertxa en el antiguo caserío cercano a la ermita habría nacido en 1666 el abuelo de Francisco Javier Castaños Aragorri, más conocido como general Castaños. El general Castaños fue capitán general del ejército de Andalucía en la Guerra de Independencia, vencedor de la Batalla de Bailén frente a las tropas de Napoleón y presidente del Consejo de Regencia entre el 1 de febrero de 1810 y el 29 de mayo de 1810”, recuerda este profesor que anima a los a todos a conocer este pequeño tesoro encartado. “Os costará encontrar otro lugar tan propicio para el recogimiento y para encontrarse a uno mismo”, sostiene.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120