consejero de economía

Azpiazu urge a aprovechar el ciclo positivo para subir sueldos y reforzar presupuestos

El consejero se cita con Confebask para acercar posturas sobre el margen que hay en Euskadi para recuperar los salarios

Adrián Legasa - Jueves, 29 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El consejero vasco de Hacienda, Pedro Azpiazu, ayer junto al viceconsejero Alberto Alberdi.

El consejero vasco de Hacienda, Pedro Azpiazu, ayer junto al viceconsejero Alberto Alberdi. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

El consejero vasco de Hacienda, Pedro Azpiazu, ayer junto al viceconsejero Alberto Alberdi.

bilbao- La economía vasca seguirá empujada por un contexto internacional “excepcional” al menos hasta finales del año que viene. A partir de 2020, en cambio, pueden surgir complicaciones debido a “factores desestabilizadores” como el frenazo previsto en EE.UU. o China. Por ello el Gobierno vasco quiere aprovechar este buen momento para consolidar la estabilidad presupuestaria. Sacar nota en estos dos ejercicios para afrontar un posible periodo de inestabilidad con margen para gastar. Con ese objetivo de seguir fortaleciendo la actividad económica y los ingresos fiscales, el Departamento de Hacienda está preparando un documento que trasladará a la patronal vasca para intentar llegar a un acuerdo sobre el recorrido que tienen las empresas para subir los salarios.

Los encuentros entre el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, y la dirección de Confebask se producirán previsiblemente antes del verano y en ellos las dos partes intercambiarán sus datos sobre la evolución de los salarios. Hasta ahora los empresarios vascos han mostrado abiertamente su malestar ante los reiterados llamamientos de la administración a abordar la recuperación salarial. Uno de los mandatarios públicos más insistentes en este sentido ha sido el consejero de Hacienda, a quien la patronal responde que aun hay muchas empresas que no pueden afrontar un mayor coste laboral.

Azpiazu no quiso ayer alimentar la polémica pero sí explicó que su departamento está trabajando en un informe sobre la situación de los salarios que servirá para confrontar planteamientos con Confebask. Desde el Ejecutivo se remarca que la intención no es inmiscuirse en el papel que corresponde a los agentes sociales en la negociación colectiva, aunque sí se pretende obtener un “diagnóstico compartido” con la patronal sobre las posibilidades que tienen las empresas de mejorar los salarios.

De rebote, por tanto, sí podría producirse una cierta revitalización de la negociación de los convenios si a partir de los contactos con el Gobierno la patronal mejora en las mesas sus propuestas relativas a la recuperación salarial, uno de los principales puntos de fricción con los sindicatos en estos momentos. Y es que el bloqueo de la mayoría de los convenios vascos, que se traduce en la congelación de los sueldos de miles de trabajadores, es uno de los ejes del problema. La cuestión se convierte en un campo de minas en el caso de convenios que llevan años sin renovar, como ocurre en el metal vizcaino, en el que hay que abordar cómo compensar todos los años sin subidas.

Una de las claves en este punto es cómo resolver la brecha salarial que se ha abierto entre sectores, con incrementos medios del 2,7% en un ámbito fuertemente sindicalizado como es la industria y progresivos descensos en servicios y construcción. De media, y aunque el incremento pactado en convenio fue superior, la subida producida el año pasado en las nóminas de Euskadi fue de solo el 0,25%.

“Vamos a vernos con Confebask y vamos a debatir esta cuestión con toda normalidad”, explicó ayer el consejero Azpiazu, que tiene previsto juntarse con el presidente de la patronal, Roberto Larrañaga, antes del verano. Y es que el tiempo apremia, como dejó claro ayer Azpiazu, que urge a no dejar pasar el buen momento que vive la economía vasca para reforzar la estabilidad presupuestaria y el gasto social.

mejora de las previsionesEuskadi ha encadenado cuatro años de crecimiento del PIB con avances sostenidos del entorno del 3% en los últimos trimestres. La previsión es que 2018 mantenga el buen tono y ayer Azpiazu anunció que el PIB crecerá el 2,6% este año, una décima más de lo previsto. Para el año que viene también se espera un buen avance, del 2,2%, aunque se empezarán a sentir síntomas de una cierta ralentización.

En principio, y a falta de conocer aun el alcance de las políticas proteccionistas anunciadas por Donald Trump, las amenazas a corto plazo están controladas. Pero a partir de 2020 la situación ya no está tan clara. Existen factores externos que pueden perjudicar la buena marcha de la economía vasca, como el agotamiento del ciclo positivo en EE.UU. o una nueva ralentización del crecimiento de China, explicó el viceconsejero Alberto Alberdi.

Por ello, los responsables del área de Hacienda hicieron un llamamiento a “aprovechar esta ola de crecimiento” que se prolongará en 2018 y 2019 para lograr una mejoría generalizada de las rentas de los trabajadores que permita asentar el equilibrio fiscal de las cuentas públicas y, a la vez, reforzar el gasto social.

La evolución del mercado laboral seguirá acompañando con 17.000 nuevos puestos de trabajo este año, 1.500 más de los previstos, y otros 13.000 en 2019. Esta dinámica, explicó el consejero, servirá para que Euskadi alcance a finales del año que viene el nivel de ocupación de 2008, aunque aun restarían 30.000 empleos para volver al máximo de 2006. El paro podría bajar del 10% en el verano del año que viene.

previsiones

10,5%

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120