Confianza, consideración y respeto

Por Carmen Vide - Miércoles, 28 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

LA enfermería desarrolla su actividad en un clima de trabajo en el que predominan los valores de confianza, consideración y respeto en la relación con el o la paciente, ya sea durante su estancia en el hospital, centro de salud, domicilio o en cualquiera de los otros ámbitos donde ofrecen sus cuidados.

La ciudadanía puede conocer mejor o peor la labor enfermera, pero confían y valoran su buen hacer, tal y como constatan las sucesivas encuestas ciudadanas. Lamentablemente, este clima de consideración y respeto se quiebra cuando se producen episodios de violencia hacia la enfermera o enfermero por parte del paciente o familiar.

Las enfermeras y enfermeros son los primeros que pueden entender su nerviosismo por las largas esperas, un diagnóstico no previsto, una demanda de un fármaco… Sin embargo, de ningún modo pueden entender que su frustración se traduzca en amenazas, coacciones e insultos, o incluso en empujones, puñetazos u otro tipo de agresión física.

Estas situaciones se vienen produciendo desde siempre, pero se han incrementado en los últimos años como consecuencia de un mayor clima de insatisfacción por los recortes. De hecho, en los últimos diez años, se han producido en Osakidetza más de 4.000 agresiones a profesionales sanitarios y la enfermería ha padecido el 46% de las mismas.

Hablamos de un problema de primera magnitud, frente al que no se ha hecho todo lo que se debería. En concreto, para Osakidetza, sigue siendo una gran asignatura pendiente y así lo demuestra la falta de operatividad del Observatorio sobre Agresiones del ente público. A día de hoy, este organismo no ha puesto encima de la mesa ningún avance, ni propuesta concreta en esta materia. Desde Satse, llevamos muchos años realizando sucesivas campañas de información y sensibilización. Lo volvemos a hacer ahora con la campaña #Stop agresiones. Nada justifica una agresión, con la que queremos poner el foco de atención en un problema que afecta especialmente a la enfermería por su cercanía al paciente.

Acciones preventivasQueremos instar a administraciones públicas y empresas sanitarias privadas, a que acometan nuevas acciones preventivas. Es cierto que se han adoptado algunas medidas, pero en modo alguno son suficientes. Los hechos, lamentablemente, así lo constatan.

A la ciudadanía le pediremos que recuerde, en todo momento, que las enfermeras y enfermeros son siempre sus aliados, nunca sus enemigos, y que sufren también las carencias existentes. Los y las profesionales hacen todo lo que está en su mano para ofrecerles la mejor atención posible.

Y, por último, insistiremos a nuestros compañeros para que mantengan una tolerancia cero ante cualquier agresión.

Es imprescindible que se denuncie ya que es la única manera de evitar la impunidad.

En definitiva, hablamos de un problema que requiere la respuesta conjunta de ciudadanía, administración, empresas y profesionales, para que no se cronifique y siga corroyendo los cimientos de nuestro sistema sanitario.

Es responsabilidad de todos y todas, es tarea de todos y todas.

etiquetas: tribuna abierta

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120