recaudación fiscal

Euskadi ahorra 400 millones en deuda por la recaudación y el acuerdo del Cupo

Azpiazu aclara que el “superávit real” de Euskadi es del 0,4% frente al 1,5% que le imputa España en términos contables

Asier Diez Mon - Miércoles, 28 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu.

El consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu. (EFE)

Galería Noticia

El consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu.

BILBAO- Los buenos datos de recaudación fiscal y el acuerdo con el Estado para la actualización del Cupo permitieron al Gobierno vasco reducir en 396 millones de euros la deuda prevista el año pasado. Gracias a ese ahorro se consigue mantener a raya el saldo de endeudamiento vivo, que se sitúa ligeramente por encima de los 9.000 millones. Euskadi frena así el crecimiento del dinero que habrá que devolver los próximos años y mira al futuro con algo más de holgura en el gasto.

El consejero vasco de Hacienda y Finanzas, Pedro Azpiazu, explicó ayer al término del consejo de Gobierno las claves del ejercicio que se acaba de cerrar. Si se analiza 2017 desde un punto de vista estrictamente contable, siguiendo las normas que dicta Europa, el Gobierno vasco bajó la persiana presupuestaria con un superávit de 1.074 millones, un 1,5% de su PIB. Sin embargo, en ese balance está incluido todo el montante del acuerdo para la actualización del Cupo, cuando los ingresos y gastos derivados del mismo se reparten en varios ejercicios.

De modo que si se distribuye el impacto del acuerdo en función del periodo real en el que se liquida, el balance se desinfla y el “superávit real” rondaría los 295 millones, un 0,41% del Producto Interior Bruto.

Al margen de esa maraña contable, Azpiazu calificó de “extraordinario” y “fuera de lo normal” el ejercicio presupuestario de 2017. El Gobierno vasco contó el año pasado con una capacidad de gasto de 11.513 millones, 453 millones más de lo inicialmente previsto gracias a que las diputaciones forales recaudaron más y a que se zanjó el desacuerdo que mantenía desde 2007 el Gobierno vasco con el español en torno al dinero que tiene que aportar Euskadi al Estado.

Con esa energía adicional, el tren del presupuesto vasco llegó a su destino con un grado de ejecución del 97% del gasto actualizado. Y ese desfase testimonial está motivado por las obras de la Y ferroviaria vasca -condicionadas por retrasos y suspensiones de algunos tramos- y las amortizaciones de deuda -que fueron menores por la novación de un crédito ya concedido-.

protección socialEl porcentaje de ejecución alcanzó el 100% en Sanidad, Educación y ayudas sociales y para el empleo. De forma que, según afirmó el consejero de Hacienda, se han mantenido “en su totalidad” los programas en los que se basa “el modelo vasco de protección social y de desarrollo económico”. Todo ello reduciendo al mismo tiempo el lastre a futuro del endeudamiento público y eliminando tensiones en los próximos Presupuestos. Una cuestión clave porque, según las previsiones que maneja Pedro Azpiazu, las Cuentas Públicas del próximo año tendrán mayor margen de inversión si la economía vasca sigue creciendo por encima del 2% y la recaudación fiscal se mueve en sintonía.

En ese caso, Euskadi podría empezar ya a reducir el saldo vivo de su deuda y al mismo tiempo mantener la tensión del gasto social. El ahorro de deuda logrado el año pasado facilita el tránsito a ese escenario.

Según los cálculos iniciales el endeudamiento neto iba a aumentar en 583 millones el año pasado, pero se paró el reloj en 321 millones, la cifra más baja desde el inicio del rallye de deuda en 2009.

Antes del estallido de la crisis, el Gobierno vasco debía 300 millones de euros y ahora tiene un pasivo finnanciero de 9.086 millones, lo que supone que se ha multiplicado por 30 la deuda pública vasca. Ese incremento da medida de la importancia de haber logrado frenar el avance del endeudamiento de cara a dar más aire a las políticas de gasto en el futuro. Y es destacable haberlo hecho además cumpliendo los objetivos de estabilidad presupuestaria.

La previsión para este año es emitir deuda por más de 1.540 millones, el volumen más alto desde 2010 debido a que están previstas amortizaciones por valor de casi de 1.114 millones. Sobre el papel el endeudamiento vivo crecería en 429 millones, pero todo apunta a que gracias al ahorro del año pasado el incremento será menor.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120