Mundial de China

Olga Artiñano, una tiradora de sokatira de oro

Olga Artiñano milita en las filas del Gaztedi femenino que logró dos oros en el Mundial de China

Sus próximos objetivos son el Mundial de Sudáfrica en septiembre y el que acogerá Getxo en 2020

Susana Martín - Miércoles, 28 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Olga Artiñano posa luciendo las medallas de oro durante el reconocimiento ofrecido por el Ayuntamiento de Laudio.Foto: S. Martín

Olga Artiñano posa luciendo las medallas de oro durante el reconocimiento ofrecido por el Ayuntamiento de Laudio.Foto: S. Martín

Galería Noticia

Olga Artiñano posa luciendo las medallas de oro durante el reconocimiento ofrecido por el Ayuntamiento de Laudio.Foto: S. Martín

Laudio- Junto a sus compañeras del club Gaztedi de Laukiz, la laudioarra Olga Artiñano se ha colgado dos medallas de oro en el pasado Campeonato Mundial de Sokatira sobre goma de China, en las categorías de 500 y 540 kilos. Sin embargo, sus inicios deportivos nada tuvieron que ver con esta disciplina. “He hecho atletismo, balonmano y, durante una larga etapa, baloncesto”, precisa. De hecho, en las filas del Laudio B.C. vivió una de las épocas doradas del basket femenino y la figura de Olga destacaba por su garra y su carácter sobre la cancha. “Tengo recuerdos muy bonitos y, a día de hoy, muchas de mis mejores amigas formaban parte de esos equipos”, asegura.

Fue en 1986 cuando se animó, casi por casualidad, a probar también con la sokatira. “El club Arriskuzubi de Laudio estaba formado por muchos chicos del barrio de Landaluce y Larrazabal donde yo vivía. Nos enteramos de que iban a hacer una sección femenina y unas cuantas chicas de mi cuadrilla de amigas, entre ellas una de mis hermanas, decidimos apuntarnos”, explica. Al echar la vista atrás, la primera imagen que le viene a la cabeza es que “¡por entonces tirábamos con abarcas!” y, sobre todo, que “éramos una piña y lo pasábamos muy bien”.

Tres décadas después y tras unirse a las filas del club Gaztedi de Laukiz en 2003, resulta complicado resumir el extenso palmarés de victorias y medallas de Olga Artiñano. Los estudios, primero, y el trabajo, después, estuvieron a punto de poner punto y final a la trayectoria deportiva de la laudioarra pero “Unai Aresti, primer entrenador del Gaztedi y al que ya conocía, me animó a integrarme en el club de Laukiz”. A pesar de que se trataba de una oferta ilusionante, había un gran inconveniente: los 40 kilómetros que separan Laudio de esta localidad vizcaina. “Aún así probé. Conecté muy bien con la gente del club y retomé la sokatira con muchas ganas e ilusión”.

Y también con mucho sacrificio. Madre de dos hijos (de 16 y 11 años), enfermera de profesión (de la unidad de neonatos un tiempo y ahora en la UVI Móvil de Emergencias de Osakidetza), Olga se desplaza a Laukiz a entrenar entre cuatro y seis días por semana, según lo requiera la competición para la que se esté preparando el equipo. Son 80 kilómetros -ida y vuelta- “y suelo regresar a casa rozando las doce de la noche”. A esto hay que sumar la preparación no presencial que realiza por su cuenta. “Tengo que salir a correr para tener un buen fondo físico y cuidar mucho la alimentación para controlar el peso”, subraya.

Para Olga, continuar con la sokatira sería imposible “sin el apoyo de mi marido, mis hijos, ya que el mayor se ocupa mucho de su hermano, o de mi madre y mis hermanas”. Tampoco se olvida de sus compañeros de trabajo que “me cambian turnos para poder entrenar e ir a competiciones”. La laudioarra tiene claro que “gracias a todos ellos puedo estar donde estoy y conseguir muchas cosas” y por ello “siempre les dedico mis logros y triunfos”.

Reconocimiento en LaudioEl pasado Viernes de Dolores, Olga Artiñano vivió un momento muy especial y emotivo durante el sencillo reconocimiento que le ofreció el Ayuntamiento por los dos oros logrados en China y toda su trayectoria. Recibió de manos del alcalde, Natxo Urkixo, una makila y un pañuelo morado bordado con su nombre y un eguzkilore y la concejala de Deportes, Amets Meatza, le dedicó unos bertsos. “Fue muy bonito. En ese momento no me di cuenta de todos los detalles y ya en casa, con más tranquilidad, me emocioné”, reconoce alguien que se siente “laudioarra con mucho orgullo”.

Están siendo semanas muy intensas para Olga y sus compañeras del Gaztedi pero ya se tienen que centrar, de nuevo, en “trabajar y trabajar porque en septiembre tenemos el Mundial de tierra en Sudáfrica”. Y respecto a su retirada... la laudioarra la tiene en mente aunque nunca antes de dos años “porque en 2020 el Mundial de Sokatira sobre tierra es en Getxo y quiero estar ahí”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Laudio-Nerbioi

ir a Laudio-Nerbioi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120