DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Balenziaga es uno de los fijos, a escena

Mikel Balenziaga reaparecerá el sábado frente al Celta con el objetivo de cerrar su etapa más complicada del último lustro, con lesiones que le han supuesto perderse 19 partidos

José L. Artetxe - Miércoles, 28 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Balenziaga, en Lezama.Foto: Juan Lazkano

Balenziaga, en Lezama.Foto: Juan Lazkano

Galería Noticia

Balenziaga, en Lezama.Foto: Juan Lazkano

Bilbao- Si todo transcurre con normalidad, Mikel Balenziaga se convertirá en uno de los refuerzos en las alineaciones de José Ángel Ziganda para el tramo final de la liga. Está listo para reaparecer y dejar atrás el período más accidentado que ha conocido a causa de las lesiones en las últimas cinco temporadas, período en que ha sido fijo en el lateral izquierdo con Ernesto Valverde y con el actual técnico. Los problemas que le han mantenido en la enfermería parecen olvidados, por lo que se espera su presencia en el once el sábado en San Mamés.

En principio, no hay motivos para retrasar su vuelta toda vez que ha dispuesto de un tiempo extra para adquirir confianza y mejorar su estado de forma. Hay que recordar que Balenziaga ya jugó veinte días atrás en el Vélodrome de Marsella, pero al parecer acusó el esfuerzo y fue relevado. Aunque no hubo recaída, según explicó Ziganda, se estimó oportuno que no participase en los siguientes tres compromisos y ahora, cerrado el paréntesis de quince días en la competición, lo normal es que recupere su sitio en el equipo.

En total son 19 las citas que se ha perdido Balenziaga desde el verano por culpa de los contratiempos físicos. Una cifra muy alta para un jugador modélico en términos de disponibilidad. En octubre sufrió un esguince de tobillo y estuvo de baja en tres partidos. En el derbi con la Real del 16 de diciembre, pidió el cambio mermado por una lesión muscular. Se pensó en que tardaría unas tres semanas en obtener el alta, pero se detectó alguna complicación que le obligó a perderse hasta trece partidos consecutivos. Luego, se produjo el fallido retorno ya mencionado contra el Olympique.

Se tiende a citar a Aduriz, Laporte u otros cuando se trata de escoger nombres con los que identificar al Athletic de la década vigente, pero Balenziaga merece una consideración similar gracias a las estadísticas que ha ido acumulando. Sin bombo, silenciosamente, representa al típico jugador que nunca falla, una bicoca para el entrenador, máxime en un grupo donde escasean los zurdos, así como los laterales específicos del ala izquierda.

Desde 2013, Balenziaga ha encadenado 191 encuentros oficiales. En tres de las cuatro campañas anteriores, Balenziaga fue el tercero de la plantilla contabilizados los minutos repartidos en las diversas competiciones. Y en la restante, se encaramó a la cuarta posición de dicho ranking. Son datos elocuentes que le avalan como un valor muy sólido, tanto que resulta difícil cantar la alineación rojiblanca sin incluirle. La mayoría de las veces en que ha faltado ha sido por precaución, porque la densidad del calendario provocada por los torneos continentales aconsejaba darle algún respiro puntual, no por cuestiones técnicas.

Su espectacular media de participación (por encima de los cuarenta partidos anuales) se ha resentido por las lesiones comentadas, que le van a impedir acercarse a los registros que acostumbra. No obstante, todavía está a tiempo de acariciar la treintena de partidos en el supuesto de que Ziganda insista en alinearle de aquí a mayo. De momento, ha tomado parte en 22.

POR SABORITDe confirmarse, la inmediata incorporación del defensa guipuzcoano iría en detrimento de Enric Saborit, que ha ejercido de recambio en la mayoría de los encuentros. En concreto, Saborit ha ocupado la plaza vacante dejada por Balenziaga en catorce ocasiones, mientras que Lekue lo hizo en cuatro oportunidades y Andoni López, en una, la celebrada en el campo del Girona.

Una prolongada ausencia que ha permitido a Saborit gozar de la continuidad que nunca había tenido y mostrar sus cualidades. Desde que fuera promocionado del filial, el lateral de origen catalán ha vivido a la sombra de Balenziaga y lo cierto es que había logrado cierto nivel en estos meses, sobre todo en tareas de contención, que no son su fuerte sobre el papel. Sin embargo, es improbable que el avance experimentado por Saborit posea la entidad suficiente como para seguir aspirando a sumar minutos una vez el entrenador pueda contar con su primera opción.

Resulta complicado que un futbolista se asiente sin actuar con asiduidad y tampoco ayuda que el equipo ande de capa caída, como es el caso. Saborit está en condiciones de atestiguarlo. A pesar de los pesares, la ausencia de su compañero le había despejado el camino que previamente tuvo cerrado y en bastantes de los partidos recientes fue de los más entonados dentro del tono discreto que ha caracterizado al conjunto. Tampoco es probable que esta contribución se traduzca en una oferta del club para extender su contrato, que concluye el próximo 30 de junio.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120