De cómo nos engañan

Gerardo Hernández Gertxo - Martes, 27 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El tema de las pensiones es uno más. El Gobierno no atiende otra cosa que lo que interesa a un “amo” que no está localizable aquí, ni allí, sino oculto, en la sombra. Por otra parte, nos equivocamos cuando decimos que tenemos una democracia, porque en realidad es una mera sufragio-cracia. La democracia real implica escuchar a la “oposición”, ponernos en su pellejo y discurrir entre ambos la mejor solución a las cosas. Nada más lejos de lo actual.

Por otra parte, solucionar las cosas a base de tecnología y de controles, controles y más controles es una entelequia, algo que no se sostiene, pues hace tiempo que hemos superado el estado óptimo que nos reporta el uso de las máquinas. Tras el cual, claro, comienza un decrecimiento progresivo en eficacia. Pero no lo queremos ver, tampoco. Es una falacia afirmar que los trabajadores habrán de realizar en el futuro aquellas funciones que la robótica no alcance, y que será un trabajo básicamente “intelectual”. Vamos, una especie de eugenesia social dónde los menos capacitados mentalmente quedarán excluidos. Compuestos sí, pero sin novia.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120