Francisco es diplomado en Química de los Alimentos

Francisco, cocinero antes que Papa

Uno de los biógrafos del pontífice relata en un libro sus habilidades en los fogones y sus platos preferidos

Un reportaje de Paco Niebla - Martes, 27 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Como buen argentino, el Papa Francisco tiene entre sus especialidades los asados.Foto: Afp

Galería Noticia

Como buen argentino, el Papa Francisco tiene entre sus especialidades los asados.Foto: Afp

El Papa Francisco, que es diplomado en Química de los Alimentos, cocina con pericia, le gusta comer sano y sencillo, con austeridad y un poco de vino, y, como buen argentino, toma mate porque dice que es más digestivo que el té o el café.

Pero las comidas del Papa Francisco van más allá de la degustación exquisita y placentera y a menudo se invita a sí mismo a almorzar en el comedor de los empleados del Vaticano, porque para él el momento de la comida es compartir, según desvela Roberto Alborghetti, uno de los biógrafos del Papa, que acaba de publicar En la mesa con Francisco(Editorial Larousse). El libro es una original biografía del pontífice cocinada a través de 36 recetas culinarias que le han acompañado en su vida y condimentada con los episodios en los que el Papa ha utilizado los alimentos para transmitir valores, expresar su preocupación por las hambrunas o exigir un reparto justo de los recursos alimentarios. Recuerda Alborghetti que Jorge Mario Bergoglio proviene de una modesta familia italo-argentina “de largas mesas dominicales” y que defiende que “compartir la comida es un momento para el prójimo. Es fuente de relación. Es hospitalidad. Y es escuchar a los que te rodean”.

El autor destaca los repetidos llamamientos del Papa contra el desperdicio de alimentos porque “con la comida no se bromea” y porque “de niño, en casa, cuando se nos caía el pan, nos enseñaban a recogerlo y besarlo: nunca se tiraba el pan”.

Como las galletas de la abuela fue el título de una homilía que pronunció Francisco en una misa, en la que reveló que cuando era niño su abuela le hacía galletas “con una masa muy liviana”, que ponía en aceite para calentarla “y se inflaba, y se inflaba y cuando la comíamos estaba hueca”. Según le explicó su abuela, “son como las mentiras: parecen grandes, pero no tienen nada dentro, no hay nada verdadero allí”.

Los abuelosEl libro, salpimentado con fotografías familiares del Papa y traducido al castellano por Jordi Trilla, relata que los antepasados de Bergoglio fueron dueños del café-restaurante Nocciola (avellana) en la localidad italiana de Montechiaro. Según Alborghetti, sus abuelos le enseñaron a preparar la bagna cauda, el plato emblemático del Piamonte, y el delicioso bunet,un dulce típico que debe degustarse con un dolcetto, el vino de las uvas cultivadas en terrazas. El biógrafo recoge cómo la hermana de Jorge Bergoglio, María Elena, explica que su familia era pobre y su madre se inventaba platos con las sobras, como los espaguetis con albóndigas. De ahí, que el Papa insista en que la comida no se desperdicia y que una vez, en una de sus visitas a las cocineras de la Casa de Santa Marta, donde vive y come, les dijo: “Por favor, no tiren el agua de la cocción de la achicoria. Me la tomo con gusto. Es buena y hace bien”.

La hermana del Papa también revela que el pontífice “cocina muy bien, le salen riquísimos los calamares rellenos y le encanta el risotto”. Como buen argentino, dicen que el Papa sabe hacer el asado como nadie, que aprendió de su abuela a elegir el corte adecuado de la carne, y que lo marina muy bien con hierbas aromáticas y los demás ingredientes del chimichurri.

El libro desgrana los platos que más le gustan al Papa, como las sopas o el lechón relleno, que él también cocinaba, y que una vez riñó a un zapatero que le invitó a comer porque se había gastado mucho dinero para ofrecerle salmón.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120