bILBAO BASKET

Miribilla dictará sentencia

Ante su inoperancia a domicilio en los últimos cinco meses, el Bilbao Basket deberá exprimirse en casa

Jon Larrauri - Martes, 27 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El base mexicano del Bilbao Basket Paul Stoll bota el balón ante la oposición del base serbio del Zaragoza Nikola Rebic (2d) durante el partido de la vigésimo cuarta jornada de Liga ACB disputado esta mañana en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza

El base mexicano del Bilbao Basket Paul Stoll bota el balón ante la oposición del base serbio del Zaragoza Nikola Rebic (2d) durante el partido de la vigésimo cuarta jornada de Liga ACB disputado esta mañana en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza (efe)

Galería Noticia

El base mexicano del Bilbao Basket Paul Stoll bota el balón ante la oposición del base serbio del Zaragoza Nikola Rebic (2d) durante el partido de la vigésimo cuarta jornada de Liga ACB disputado esta mañana en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza

Bilbao- “La idea era dejar al Zaragoza por debajo de los 75 puntos porque últimamente había metido muchos puntos”, apuntó el domingo Veljko Mrsic minutos después de que su Bilbao Basket cosechara una inapelable derrota en el Príncipe Felipe maño. No fue solo que el conjunto vizcaino no consiguiera el reto que planteó el técnico croata -el Tecnyconta se fue a los 81 puntos levantando el pie del acelerador en los compases finales-, sino que de haberlo logrado, habiendo reducido por ejemplo el caudal ofensivo del rival a 72 o 73 puntos, los hombres de negro hubiesen perdido también por una diferencia de dobles dígitos. Y este es el panorama del Bilbao Basket, un conjunto que el pasado domingo afrontaba un partido vital ante un rival de su misma entidad, un encuentro que le podría haber disparado hacia una zona muchísimo más tranquila, y que respondió al envite con una de sus actuaciones más pobres del curso, con unos pírricos 61 puntos en su casillero que le impidieron tener la más mínima opción de competir el duelo.

El conjunto maño llevó la iniciativa de principio a fin tanto en la cancha como en la pizarra ante un cuadro vizcaino errático, siempre un paso por detrás de su rival. Los de Mrsic parecían más preocupados de defenderse de las acometidas del rival que de atacar sus puntos débiles. Asumieron el encuentro desde una posición de inferioridad y así se comportaron hasta el final, como un equipo menor, desperdiciando la oportunidad de dar continuidad a la victoria cosechada siete días atrás ante el Betis Energía Plus y de poner fin a su nefasta racha lejos de Miribilla.

El Bilbao Basket no gana a domicilio desde hace cinco meses, desde aquel lejano 29 de octubre en el que, con Carles Duran sentado en su banquillo, se impuso por 87-91 al Delteco GBC. Desde entonces, ocho derrotas en otros tantos encuentros. De hecho, también quedan lejos en el calendario -diciembre y enero, respectivamente- aquellos duelos en los que el conjunto vizcaino estuvo al menos en disposición de dar la campanada en las pistas del Morabanc Andorra y el Herbalife Gran Canaria, pero desde entonces no ha hecho más que recibir sopapo tras sopapo. Puede ser entendible que ocurra ante el Real Madrid (-30), el Barcelona (-32), o el Valencia Basket (-20), pero el 81-61 en Zaragoza supuso un golpe muy complicado de digerir.

El impulso del Bilbao Arena Atendiendo a este ecosistema, teniendo en cuenta además que no ha superado los 67 puntos en sus últimas cuatro citas como visitante, hay dos cosas que parecen claras: el Bilbao Basket estará obligado a jugar finales para evitar el descenso prácticamente hasta la última jornada -el triunfo del Betis ante Unicaja apretó aún más la zona baja- y sus opciones de salvación pasarán por aprovechar en casa el impulso de la marea negra. Entre la imagen ofrecida ante béticos y maños en sus dos últimos partidos va un mundo, mucho mayor que la diferencia de potencial entre ambos rivales, por lo que habrá que ampararse en el factor Miribilla para evitar la hecatombe deportiva. El problema es que la entidad de los rivales que aún deben pasar por el Bilbao Arena impone respeto, empezando por un Iberostar Tenerife que se encuentra en plena lucha por entrar en posiciones de play-off. Pero es que posteriormente llegarán Gran Canaria (5º), Andorra (9º), Baskonia (2º) y Murcia (10º). Tampoco es que el rendimiento de los hombres de negro en casa sea como para lanzar cohetes (las recientes derrotas ante Obradoiro, Fuenlabrada y Delteco GBC pueden acabar pesando como una losa), pero de algún lado tendrán que sacar victorias para que las tres últimas visitas al Monbus Obradoiro, Divina Seguros Joventut y San Pablo Burgos no lleguen con una carga de agonía extrema, algo muy poco deseable para un grupo humano que no tiene precisamente en la dureza mental una de sus principales virtudes.

El apunte

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120