DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Puigdemont es detenido en Alemania bajo la amenaza de ser extraditado a España

El president cesado, que baraja pedir asilo, comparecerá hoy ante un tribunal que decidirá si se le aplica la euroorden reactivada el viernes por el juez Llarena

Carlos C. Borra - Lunes, 26 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Torrent llama a hacer un frente común contra la "represión"VER VÍDEOReproducir img

(EP-YOUTUBE)

Galería Noticia

Torrent llama a hacer un frente común contra la "represión"ReproducirLa policía alemana detiene a Puigdemont cuando entraba desde DinamarcaReproducirMiles de personas se manifestaron ayer en Catalunya contra las detenciones. En las protestas hubo momentos de tensión, con cerca de 100 heridos y nueve detenidos. Foto: AFPFotografía de archivo (Helsinki, 23/03/2018), del expresidente catalán Carles Puigdemont antes de pronunciar una conferencia en la Universidad de Helsinki. La policía alemana ha retenido al expresidente catalán Carles Puigdemont cuando cruzaba la frontera
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Bilbao- El exilio en Europa, con epicentro en Bélgica, que el president catalán cesado Carles Puigdemont emprendió el pasado 30 de octubre, tras la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) que aprobó el Parlament y antes de la citación judicial que tenía fijada para el 2 de noviembre, llegó ayer a su fin con su detención por la Policía alemana cuando acababa de cruzar en coche la frontera de este país procedente de Dinamarca y con destino a su residencia fijada en Waterloo. Acostumbrado a moverse como pez en el agua en diversos países del continente durante este periodo, en el que pudo presentarse a las elecciones catalanas del 21 de diciembre y fue candidato fallido a president de la Generalitat, al final Puigdemont se ha visto sorprendido por los rápidos movimientos del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

El pasado viernes, además de decretar prisión para cinco destacados dirigentes soberanistas -incluido el último aspirante a presidir la Generalitat, Jordi Turull-, el magistrado reactivó la orden internacional de detención contra Puigdemont, los cuatro exconsellers que le acompañaron en su huida a Bélgica -procesados por rebelión y malversación- y la secretaria general de ERC Marta Rovira, que emprendió el mismo camino el pasado viernes, en su caso con destino a Suiza. Esta decisión pilló a Puigdemont en Finlandia, país menos propicio a sus intereses en materia legal y donde había acudido invitado para ofrecer unas conferencias. Esa misma noche adelantó su salida del mismo -tenía unos billetes de avión comprados para volar hacia Bruselas durante el fin de semana-, pero el servicio de inteligencia español ya le tenía localizado: mientras las autoridades finlandesas y belgas afirmaron el sábado que desconocían su paradero, los servicios secretos españoles alertaron a la Policía alemana de que el expresident podría estar en su territorio. La Policía Nacional, la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania y el CNI coordinaron su detención, en virtud de la euroorden emitida por Llarena, a las 11.19 hora local en una estación de servicio de la autopista A7, a la altura del municipio de Schuby, poco después de entrar a bordo de un vehículo en territorio alemán. El Gobierno español recibió de inmediato la confirmación oficial del arresto.

La maquinaria germana empezó a girar y el detenido fue trasladado al centro penitenciario de Neumünster, el más grande del estado federado de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, donde permaneció bajo custodia policial “por razones de seguridad”, afirmó el vicefiscal general Ralph Döpper. Hoy mismo está previsto que declare ante un juez local, comparecencia que servirá para verificar su identidad. La Fiscalía de Schleswig-Holstein, a cargo del caso, determinará si mantiene a Puigdemont en custodia policial hasta que se resuelva su entrega a España, un paso que podría demorarse entre diez y 60 días. Un rotativo de Kiel informó de que estaría barajando pedir asilo en Alemania. El mismo medio agregó que las posibilidades de que prospere son escasas, ya que la orden de detención europea tiene prioridad sobre un procedimiento de asilo.

Un proceso largoTras producirse la detención de Puigdemont, la Fiscalía española se embarcó en “intensas gestiones” con el Ministerio Fiscal de Alemania y Eurojust -organismo dedicado a la coordinación entre los estados miembros de la Unión Europea en la lucha contra las formas graves de delincuencia transfronteriza- con el fin de poner a su disposición toda la documentación y material preciso para hacer efectiva la euroorden contra el president cesado.

El abogado de Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, auguró que la euroorden contra su cliente no se resolverá en unos pocos días, sino que “deberá ser un juez quien resuelva, también con posibilidad de recursos”. En declaraciones a TV3 efectuadas en el Aeropuerto de Barcelona justo antes de volar a Bruselas, el letrado opinó que el procedimiento de esta euroorden será similar al de la que se dio anteriormente en Bélgica. Así, primero habrá un trámite por el que se dictarán medidas cautelares: si queda bajo custodia policial o en libertad bajo obligación de presentarse cada cierto tiempo en un juzgado.

Después empezará un procedimiento judicial en el que deberá analizarse si el código penal alemán considera delito los hechos que relata la euroorden. También habrá que ver “si hay garantías de un juicio justo”. A la pregunta de si la legalidad alemana no le favorecerá tanto como la belga, dijo que dentro de la UE se aplica la misma directiva, aunque “sí es cierto que después cada país debe aplicar su normativa material y procesal”. Cuevillas tiene previsto reunirse hoy con los abogados que trabajaron con la primera euroorden en Bélgica, tras lo que irá a Hamburgo para celebrar un encuentro con abogados alemanes, con los que ya ha contactado.

El abogado belga de Carles Puigdemont, Paul Bekaert, explicó que el líder de JxCat le llamó para informarle de que había sido arrestado en Alemania tras cruzar la frontera danesa: “Está muy tranquilo, siempre”, aseveró. Expresó además su confianza en que las autoridades alemanas no extraditen a España a su defendido argumentando que existen “numerosos argumentos” a favor de que Berlín rechace la entrega. Bekaert agregó que España está “abusando” de la euroorden “con fines políticos y para encarcelar a opositores políticos”.

En declaraciones a la televisión flamenca VRT, denunció que España “está aparentemente derivando en una dictadura”, puesto que “no hay separación de poderes o democracia parlamentaria porque los elegidos por la gente están en la cárcel”. Paul Bekaert explicó que en Finlandia le llegó a Puigdemont el “rumor” de que la euroorden de detención había sido reactivada, por lo que decidió volver a Bélgica en coche y no en avión, como tenía previsto de forma inicial.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120