La normativa local aboca al cierre a 250 viviendas turísticas

Según el registro de Lakua, solo 160 pisos cumplen la regulación que limita los alojamientos a la primera planta

El Consistorio bilbaino ha emitido 326 informes desfavorables desde 2016

Ane Araluzea - Lunes, 26 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Txema Diz en el salón de la vivienda que alquila, a través de plataformas de Internet como Airbnb, a turistas. Fotos: Oskar González

Txema Diz en el salón de la vivienda que alquila, a través de plataformas de Internet como Airbnb, a turistas. Fotos: Oskar González

Galería Noticia

Txema Diz en el salón de la vivienda que alquila, a través de plataformas de Internet como Airbnb, a turistas. Fotos: Oskar González

Bilbao- Las consecuencias de la limitación impuesta por el Ayuntamiento de Bilbao a la proliferación de pisos turísticos está comenzando a manifestarse en cifras. El censo del Gobierno vasco contabiliza actualmente 160 viviendas para uso turístico en Bilbao, una cifra que se ha reducido considerablemente después de que se hayan dado de baja 250 viviendas desde que se puso en marcha el protocolo de actuación para compartir datos entre ambas instituciones. Aunque son cifras que fluctúan constantemente, es destacable que solo en dos meses, de enero a marzo, se han excluido del censo 80 alojamientos de este tipo en la villa.

El Consistorio bilbaino aprobó en enero la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para impedir que los pisos turísticos se sitúen por encima de una primera planta y, en el caso del Casco Viejo, solo pueda ubicarse una por comunidad. Ello ha provocado que la mayoría de viviendas de este tipo que estaban operativas en la ciudad queden al margen de la ley. De hecho, la mayoría de ceses y bajas tramitadas por Lakua -a quien compete registrar estos alojamientos desde que puso en marcha la Ley de Turismo en 2016- se ha producido a raíz de los informes desfavorables de los ayuntamientos. Quebrantar la regulación local, además, ha supuesto la apertura de expedientes sancionadores, aunque el Gobierno vasco no ha detallado cuántos ni la sanción que conllevan.

Si bien en un principio se daba luz verde a todas aquellas solicitudes de inscripción que permitían a estas viviendas salir de la clandestinidad, el protocolo para cotejar los datos ha mudado considerablemente el mapa de viviendas turísticas en Bilbao debido a su modificación urbanística. Se trata de una circunstancia que apenas ha tenido reflejo en el resto de municipios del territorio, donde según fuentes de Lakua solo se ha ordenado el cese de 10 pisos turísticos. De esa forma, actualmente hay 270 viviendas registradas en otras localidades de Bizkaia.

Según fuentes del Ayuntamiento de Bilbao, desde que entró en vigor la Ley de Turismo del departamento dirigido por Alfredo Retortillo, se han emitido 705 informes al Gobierno vasco, de los cuales la mayoría (447) se tramitaron el año pasado. Entre esos informes, 324 han sido desfavorables para viviendas turísticas. Se trata de un dato que no concuerda con los 250 pisos dados de baja por Lakua, aunque desde el Consistorio apuntan que puede ser debido a diferentes circunstancias, como que aún estén en fase de alegaciones. Paralelamente, el Consistorio bilbaino solo ha emitido dos informes desfavorables de habitaciones turísticas, una modalidad que queda al margen de su modificación urbanística.

Una de las principales motivaciones para coartar el crecimiento de esta actividad se centraba en los problemas de convivencia que pudiera generar en las comunidades de vecinos. Aunque no es la única. En ciudades como Donostia o Barcelona, relacionan el aumento del precio de los alquileres con esta actividad económica, algo que ya están empezando a denunciar en el Casco Viejo bilbaino. En ese sentido, desde el Ayuntamiento detallan que se han registrado 19 quejas vecinales en relación a estas viviendas desde que entró en vigor la Ley de Turismo;cinco de ellas a lo largo de este 2018.

Mientras tanto, esta restricción del ordenamiento ha indignado al colectivo de propietarios de pisos turísticos, muchos de los cuales se han visto obligados a cesar su actividad. Por ese motivo, la Asociación de Viviendas Turísticas de Bizkaia (Asovitur) ha recurrido al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para impugnar la modificación del PGOU. También se ha manifestado al respecto la Autoridad Vasca de la Competencia, que tras apelar a la necesidad de abordar esta cuestión desde el punto de vista de la promoción de la competencia, está elaborando un estudio jurídico-económico que analice el alcance del sector de las viviendas turísticas en las tres capitales vascas. El objetivo es dirimir si las normativas municipales como la de Bilbao incluyen algún tipo de “barrera de entrada no necesaria ni proporcional”. Además, están trabajando para adecuar la regulación en el próximo PGOU, cuya tramitación está prevista a partir de 2019.

El Ejecutivo vasco, por su parte, presentó en diciembre el proyecto de decreto que desarrollará la Ley de Turismo en lo que a pisos turísticos se refiere. Según explicaron desde Lakua, actualmente están analizando las alegaciones recibidas. Se prevé que el decreto regule las garantías para promotores, vecinos y usuarios, además de fijar más condicionantes.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120