Jesús de Pedro Fotógrafo

“Empecé en la fotografía hace 50 años, con una Werlisa y siendo autodidacta”

Jesús de Pedro, fotógrafo de Amorebieta, es uno de los diez finalistas de los premios World Photography Cup en la categoría de Naturaleza, que anuncia hoy sus medallistas

Una entrevista de Araitz Garmendia Fotografía Jesús de Pedro - Domingo, 25 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Jesús de Pedro y su hijo Álex, con quien trabaja, junto a la imagen seleccionada.VER GALERÍA

Jesús de Pedro y su hijo Álex, con quien trabaja, junto a la imagen seleccionada.

Galería Noticia

Jesús de Pedro y su hijo Álex, con quien trabaja, junto a la imagen seleccionada.

GaleríaAlgunos de los finalistas World Photographic Cup 2018

  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Finalistas World Photographic Cup 2018
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Una imagen en la que unos buitres se disputan un trozo de carne ha alzado a Jesús de Pedro como uno de los diez mejores fotógrafos del mundo en categoría de Naturaleza en la World Photography Cup. Se trata de un concurso creado por la Federación Europea de Fotógrafos (FEP) junto con la Asociación Fotógrafos Profesionales de América (PPA) hace cinco años considerado la copa mundial de la fotografía. De Pedro, que trabaja junto a su hijo Álex en su estudio de Amorebieta, lleva décadas dedicándose a este oficio, que se ha convertido también en su principal pasión.


¿Cómo ha recibido su selección como uno de los mejores fotógrafos del mundo?

-Una noticia de este tipo, siendo un concurso a nivel mundial, no sabes cómo encajarla cuando te la dicen. En un primer momento no te haces idea de la repercusión que tiene esto, pero a medida que va saliendo en los medios de comunicación y te van conociendo, te vas dando cuenta. Te hace llegar a un mundo que no es el tuyo, por lo que es difícil colocarse al principio.

Junto a su hijo Álex, también artista, ya había ganado otros reconocimientos, como el premio Luces de Granada, o nominaciones internacionales como el Premio Comunidad Valenciana, Quijotes de Oro, Premios Principado de Asturias, o Premios Afian.

-Sí, pero este es especial, quizá por la repercusión que tiene, porque estamos en la copa del mundo de fotografía. Que te estén comparando con los mejores y que te seleccionen como uno de los finalistas es increíble. Estar en este eslabón es algo que no ocurre todos los días.

Ha quedado seleccionado con una imagen en la que unos buitres se disputan un trozo de carne. ¿Cómo y cuándo tomó esa fotografía?

-La tomé hace un año, en una de las salidas que suelo hacer a Burgos. Este tipo de imágenes, con aves al aire libre, se toman escondiéndote, desde un sitio en el que ellas no se percaten de tu presencia. Los buitres no dejan que te aproximes, por lo que debes aguardar a que suceda alguna acción como la que capté. En este caso, los buitres se reunieron a comer, son aves carroñeras y su naturaleza es alimentarse de esta forma. Quise capturar ese instante, y logré que los buitres parecieran estar colocados, de modo que todos se viesen bien, con el punto de impacto en el centro.

Aguardó para captar la imagen pero, ¿qué le parecen los montajes gracias a las nuevas tecnologías?

-No me gustan, aunque considero que es un apartado dentro de la fotografía. El formato digital ofrece más opciones para manipular una imagen. Sin embargo, para mí la fotografía es una instantánea, un momento detenido a través del punto de vista de un artista, una toma en la cual se detiene una imagen para disfrutar de ella. En cambio, cuando se trata de montajes estás alterando ese momento, ya no es una toma. Eso no quita que pueda ser igual de bonita, igual de buena, e incluso puede que ni percibas que no es real, pero creo que se aleja del arte de captar un instante. Cada fotógrafo ve las cosas de una forma y cada uno tiene su propio talento. Por eso, a la hora de hacer fotos, habrá a quien le guste hacer montajes, y a quien le guste retocarlas. Creo que todo es arte, solo que es como comparar a un Murillo con un Dalí, que son diferentes y no tienen nada que ver.

Se dedica al Retrato Social, ¿qué le acercó al género de la Naturaleza?

-Sí, me dedico junto a mi mujer y mi hijo Álex al Reportaje Social. Lo que ocurre es que en nuestro día a día trabajamos para clientes y nos adaptamos a lo que ellos nos solicitan. Con esto quiero decir que no haces la foto que harías para divertirte, ni con la que más satisfecho te quedarías. En cambio, para mí la naturaleza es una terapia, porque comencé en ella a raíz de una depresión que tuve. En ella fui encontrando mis pequeños espacios de libertad. Luego me fui enganchando, porque cuando estás pegado a algo 24 horas necesitas espacio libre, romper esa monotonía y respirar.

Lleva décadas en este oficio, ¿cómo fueron sus primeros pasos?

-Siempre he tenido una manera muy personal de ver las cosas. Cada persona tenemos en nuestro trabajo una parte de creatividad. A mí me gustaban mucho las cámaras, así que comencé a formarme. Recogía información, estudiaba y experimentaba. Recuerdo que comencé con una cámara hace casi 50 años, con una Werlisa de aquellos tiempos. Poco a poco fui conociendo más material y avanzando en este mundo.

Dijo que la fotografía es una profesión que le exige estar formándose continuamente.

-Sí, y en eso tengo suerte porque trabajo con mi hijo Álex, que ha nacido en esta era. Me voy formando y es sencillo al tenerle a él como ayuda, estamos los dos juntos todo el día. Mano a mano hacemos las fotos y después comenzamos el trabajo posterior. Me cuesta un poco pero, si tengo alguna duda, le tengo a él, que tiene mucha más agilidad.

¿Cómo es trabajar en familia?

-Es una experiencia bonita, pero también tiene sus inconvenientes. La convivencia siempre es difícil aunque sea tu mejor amigo. Hay que repartir el trabajo y a veces es complicado, es mucho tiempo juntos y todos tenemos nuestros malos días, porque somos humanos. Sin embargo, también tiene una parte tremendamente positiva, y es la confianza. Creo que lo mejor que te puede pasar es tener personas de confianza a tu lado porque sabes que siempre van a dar el 200% de lo que se pueda dar. En mi caso, si nos tenemos que ayudar, siempre estaremos dispuestos a ello, y eso es muy bonito.

Pertenece a la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Bizkaia.

-Estar en ella me ha aportado muchas cosas. Si tuviera que hacer un balance de mi experiencia en ella, sería completamente positivo. En la Asociación podemos juntarnos, estar unidos, contarnos problemas, participar en jornadas formativas y también nos permite conocer a otros fotógrafos. El trabajo que se hace en ella es realmente muy bueno, a pesar de la crisis que estamos viviendo y que no siempre estamos con el mejor ánimo.

¿Cree que esta selección puede repercutir de manera positiva a su trabajo diario?

-No sé hasta qué punto lo hará, pero estoy muy contento con la selección. Me han colocado entre uno de los mejores fotógrafos del mundo y la verdad es que no sé cómo voy a llevar esa mochila si me eligen medallista. Estoy con los pies en el suelo y no voy a ser diferente, me gusta hacer fotos y estaré tan ilusionado como siempre trabajando junto a mi hijo.

“Creo que lo mejor que te puede pasar es tener trabajando a tu lado a gente de confianza”

“Tras la selección sigo con los pies en el suelo y seguiré trabajando con la misma ilusión junto a mi hijo Álex”

“Para mí la fotografía es un momento detenido a través del punto de vista de un artista para disfrutar de él”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120