Con una excedencia debajo del brazo

Buena acogida social a la propuesta de pagar permisos de doce semanas por paternidad

La propuesta del Gobierno vasco de pagar permisos de doce semanas por paternidad recibe una muy buena acogida social

Un reportaje de Marta Martínez - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Un padre pasea con su bebé

Un padre pasea con su bebé

Galería Noticia

Un padre pasea con su bebé

PERMISOS de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, ese es el objetivo en el horizonte. Hace un mes, el portavoz del Gobierno vasco y consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, anunciaba la equiparación en la Administración pública de los permisos entre los miembros que integren la pareja, remunerados al 100% e intransferibles. La medida será incluida en la futura Ley de Empleo Público Vasco y es pionera en el Estado al recoger por primera vez esta equiparación en un texto normativo.

Esta semana, el Gobierno vasco ha dado un paso más al proponer una prestación económica que cubra excedencias laborales por paternidad durante doce semanas que podrán cogerse en los doce meses posteriores al nacimiento de los hijos. Esta excedencia no debe coincidir con el tiempo de permiso materno y tendría una cuantía equivalente “al 100% de la base de cotización”. La medida no tiene forma todavía, ya que se trata de una idea que se está trabajando para el IV Plan de Apoyo a la Infancia y a las Familias, en el que se recogerán detalles más concretos y que será presentado en próximas semanas.

Por el momento, desde el Gobierno vasco aclaran que se trata de una medida, no de un permiso parental, ya que esto es competencia del Estado, que se impondrá de forma progresiva como alternativa y hasta que el Gobierno español regule los permisos parentales. Asimismo, insistieron en que se trata de una ayuda a la excedencia, por lo que no conlleva cotización a la seguridad social;de hecho, ninguna excedencia la lleva.

En principio, el anuncio ha sido bien recibido por asociaciones y sociedad civil. “Hace un mes, cuando el Gobierno vasco anunció su intención de equiparar para los funcionarios públicos los permisos de paternidad-maternidad, aplaudimos la medida y la consideramos muy adecuada para avanzar en la conciliación y corresponsabilidad, pero señalamos que podría ser discriminatoria respecto a los empleados del sector privado”, explica Natalia Díez-Caballero, directora de la Federación de Asociaciones de Familias Numerosas de Euskadi (Hirukide).

Es por ello que valora positivamente este anuncio. “Nos parece muy bien que desde el Gobierno vasco se haya buscado la fórmula para completar esta cobertura a los empleados del sector privado sin esperar a que se haga desde Gobierno estatal, ya que parece que para este año no podemos esperar ninguna novedad en este sentido”, destaca. En cuanto a la medida, la presidenta de Hirukide señala que “nos parece muy acertada, ya que, si la ayuda es tal y como nos la han anunciado, creemos que los hombres sí tenderán a acogerse a ella”.

“Por un lado se conseguiría una corresponsabilidad en el cuidado de los hijos e hijas y las tareas del hogar en un momento crucial como padre;por otro lado está la transmisión de valores, apego y afectividad en los primeros meses de vida del bebé, que no vuelven;y, por último, pero no menos importante, la conciliación y un cambio de la cultura empresarial de ver en positivo la ausencia no solo de la madre, sino la del hombre en su puesto de trabajo en un momento importante para él y su familia”, analiza Díez-Caballero.

Justicia socialOtro colectivo que ha mostrado su respaldo a la iniciativa es el grupo de hombres por la igualdad Piper Txuriak. Su presidente, Juan Manuel Feito Guerrero, considera que “es una respuesta a algo que está ocurriendo en la sociedad y que tiene su proyección también en las instituciones, por ejemplo, con esta iniciativa”. “Es una contribución positiva más, que tendrá un efecto no por sí misma, sino por el contexto general que empuja hacia la justicia hacia las mujeres y que nos lleva a cuestionarnos y transformar la masculinidad tradicional que hemos conocido hasta ahora”, sostiene.

“Esta iniciativa ayuda a crear las condiciones para que la igualdad real se materialice en hechos concretos, por ejemplo, en que los hombres tengan la posibilidad y la motivación de hacerse responsables de la crianza y de otros cuidados a personas”, asegura el presidente de Piper Txuriak, quien será padre próximamente. Feito Guerrero lo tiene claro: “Por supuesto que me cogería la excedencia”. Y esgrime dos razones: “Porque el sistema laboral agota nuestra mente y nuestro cuerpo, y en estas condiciones es enormemente difícil ser el padre que nos gustaría ser;y porque es justo y correcto tanto para los hombres como para las mujeres”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120