DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
la dirigente de ERC Marta Rovira huye a Ginebra

El independentismo, descabezado

El Supremo, siguiendo el criterio de la Fiscalía, envía a prisión sin fianza por riesgo de fuga al aspirante a president Turull, así como a Rull, Romeva, Forcadell y Bassa

Igor Santamaría - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El magistrado Llarena atribuye a los encarcelados ayer los delitos de rebelión y malversación, excepto para Forcadell, a la que solo acusa de rebelión.

El magistrado Llarena atribuye a los encarcelados ayer los delitos de rebelión y malversación, excepto para Forcadell, a la que solo acusa de rebelión.

Galería Noticia

El magistrado Llarena atribuye a los encarcelados ayer los delitos de rebelión y malversación, excepto para Forcadell, a la que solo acusa de rebelión.Forcadell, Bassa y Romeva, antes de acceder al Supremo.

BILBAO- La Justicia española descabezó al independentismo catalán a golpe de procesamiento y entrada en la cárcel. Siguiendo el criterio de la Fiscalía General del Estado, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ordenó el ingreso en prisión provisional sin fianza, por riesgo de fuga y reiteración delictiva, del candidato a la presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, los exconsellers Josep Rull, Raül Romeva y Dolors Bassa, y de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, por un delito de rebelión y otro de malversación de caudales públicos por participar en el “diseño criminal” para lograr la independencia de Catalunya, presuntamente, fuera de las vías legales y que conlleva penas conjuntas de hasta treinta años de prisión. Poco antes, el magistrado había procesado a trece líderes soberanistas de los investigados en el procés y organización del 1-O.

La postura de Marta Rovira de exiliarse ayer en Suiza y no acudir a la citación agravó, según Llarena, el escenario de los encarcelados. “Se configura un grave riesgo de fuga en los encausados”, indica el juez en su auto, y hace hincapié “en la concurrencia con otra pluralidad de factores” como “el claro desprecio de los procesados al acatamiento de las decisiones de la autoridad judicial, las cuales se han desatendido de manera contumaz y sistemática durante los últimos años”, apuntaba ya Llarena en el procesamiento. El magistrado ve acreditada la “pertenencia” de los procesados en “un amplio colectivo que se solidarizaron con la causa”. Un grupo “que cuenta con estructuras asociativas organizadas, asesoramiento legal especializado, relevantes recursos económicos derivados de las aportaciones de sus asociados, así como armazones internacionales desarrollados en los últimos años para la defensa de sus planteamientos”.

La ley marca tres causas tasadas para acordar el ingreso de los procesados en prisión provisional: el riesgo de reiteración del delito, de fuga y de destrucción de pruebas. El magistrado apreció la existencia de las dos primeras en este caso, lo que llevará a los afectados de nuevo a la cárcel, donde ya estuvieron en noviembre. El juez acusa a Turull, Romeva, Rull y Forcadell del presunto delito de rebelión. Los tres primeros y Bassa están procesados también por malversación de caudales públicos. El de rebelión puede comportar penas de quince a 25 años de prisión para “los jefes” de esta o de cinco a diez años para los meros participantes, e inhabilitación absoluta por tiempo de seis a doce años. La malversación está castigada con hasta ocho años de prisión e inhabilitación absoluta por un periodo de diez a veinte años.

Horas antes, Llarena había dividido la causa en varios grupos de responsabilidad. Por un lado, el colectivo con mayor grado, por delito de rebelión y malversación: el expresident Carles Puigdemont, exiliado en Bélgica;el exvicepresident Oriol Junqueras;y siete exconsellers: Joaquim Forn, Jordi Turull, Raül Romeva, Clara Ponsatí, Josep Rull, Antoni Comin y Dolors Bassa. Por delito de rebelión, Carme Forcadell;la número 2 de ERC, Marta Rovira, cuyo exilio le libró de la prisión;y los expresidentes de la ANC y Ómnium Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. En un segundo grupo, por los delitos de desobediencia y malversación de caudales, los exconsellers Meritxell Borràs, Lluis Puig, Carles Mundó, Santi Vila y Meritxell Serret. Y como tercer grupo y solo por desobediencia están los cinco exmiembros de la Mesa del Parlament, Lluìs Maria Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet, así como la expresidenta de la CUP, Mireia Boya, y su exjefa de filas, Anna Gabriel, exiliada igualmente en tierras helvéticas.

rull, muy duro con el juezEn la vistilla en el Supremo, el más contundente en sus reproches fue el exconseller Rull, que afeó al juez que adelante sus resoluciones a los medios y que tiene la sensación de que ya todo está escrito previamente. Llarena le replicó que bajo ningún concepto existe ningún relato predeterminado y que jamás anuncia sus resoluciones a la prensa. Turull, Forcadell, Romeva y Bassa también reprocharon que se les criminaliza por su actividad e ideas políticas, y todos insistieron en que apuestan por la negociación. La jornada acabó con Rull, Turull y Romeva, de nuevo en la cárcel de Estremera, y con Forcadell y Bassa de vuelta a Alcala-Mecó. Y la solución en Catalunya, mucho más lejos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120