Rojo sobre blanco

Ilusión razonable

Por José Luis Artetxe - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Muniain y Etxeita, durante un entrenamiento.

Muniain y Etxeita, durante un entrenamiento. (BORJA GUERRERO)

Galería Noticia

Muniain y Etxeita, durante un entrenamiento.

ES tal la necesidad de estímulos positivos que ahora la atención se centra en la probable disponibilidad de Balenziaga y Yeray. En condiciones normales son titulares, lo cual es por sí mismo un argumento para desear su regreso, pero tampoco cabe afirmar que las deficiencias del Athletic obedezcan al comportamiento de quienes les suelen suplir. Saborit y Núñez o Etxeita, han cumplido como para no meterles en el saco de los jugadores que están defraudando. De ninguno de los cinco citados, todos defensas, se espera una influencia decisiva en la mejoría pendiente del equipo. Estén más o menos acertados, donde realmente peor se han hecho las cosas hasta la fecha sería en la creación, la circulación, el despliegue, la generación de situaciones de peligro y el remate.

Casi de reojo, en un segundo plano cabría decir porque así lo exige la prudencia, se mira asimismo a la evolución de Iker Muniain. Se van a cumplir seis meses de la lesión de rodilla que tuvo en San Mamés, frente al Zorya. Según marcan los criterios médicos, medio año es el plazo mínimo a partir del cual se contempla la posibilidad de que un futbolista en su circunstancia se asome a la competición. Ahora bien, cada caso es único y también es cierto que se recomienda un período más amplio, porque ha de contemplarse la puesta a punto para empezar a barajar la reaparición en partido oficial.

Quienes tienen la oportunidad de verle en acción a diario, aseguran que Muniain ya se entrena al nivel del grupo o incluso mejor. Seguramente, sus irrefrenables ganas de jugar se suman al concienzudo trabajo que ha desarrollado en todo este tiempo para que los compañeros estén pensando en que su vuelta está al caer. A Ziganda ya se le ha escuchado alguna reflexión sobre ello, no descarta que intervenga en las últimas jornadas de Liga. Dependerá básicamente de las sensaciones del interesado: si él se siente seguro y con ánimo, tendrá minutos antes de fin de curso.

Acaso en el arranque de la temporada se produjo el nacimiento de un Iker Muniain consciente de quién puede ser

La presencia de Muniain en el equipo sería el broche ideal a un proceso muy complejo y en absoluto novedoso para él. En su anterior rotura de ligamentos de rodilla (abril de 2015) tuvo que aguardar ocho meses para reaparecer y ya se habían consumido diez el día en que disputó su primer partido completo.

Dejando a un lado la problemática física, que es la prioritaria, detrás de la expectativa de ver a Muniain en acción descansa la esperanza de que sirva para despertar al equipo. No se olvida que sus actuaciones son de lo poco rescatable de este año. En la docena de partidos que tuvo antes de que sobreviniera la desgracia fue el único futbolista que respondió. En realidad, destacó poderosamente. Mientras el tono general oscilaba entre discreto e insuficiente, él brillaba porque iba a una velocidad superior y asumió más responsabilidades que nadie, excesivas por momentos.

Su baja generó un vacío del que el Athletic no se ha repuesto. Muniain había estado insuflando al equipo energía para su funcionamiento como colectivo. Antes y son muchos años, no supo erigirse en una pieza con capacidad de arrastre. Podía estar más o menos inspirado y a veces resultar determinante, pero no hasta el punto de que su aportación fuese lo imprescindible que ahora se antoja. No ya porque los demás anden de capa caída, sino porque acaso en el arranque del curso se produjo el nacimiento de un Muniain consciente de quién puede ser.

Acumula nueve temporadas en el Athletic y aún no ha soplado 26 velas. Solo el tiempo dirá si Muniain ha alcanzado la madurez futbolística y dejado atrás una etapa donde la irregularidad le impidió ser el líder que se auguraba cuando dio el salto siendo un mocoso. De momento, la impresión que causó en agosto y septiembre activa una ilusión razonable.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120