El país galo cuenta 201 muertos en trece atentados islamistas

La mayor masacre ocurrió en noviembre de 2015 en el Bataclan, con 89 fallecidos

Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Forenses de la Policía, junto al cuerpo de Amedy Coulibaly.

Forenses de la Policía, junto al cuerpo de Amedy Coulibaly. (Foto: Afp)

Galería Noticia

Forenses de la Policía, junto al cuerpo de Amedy Coulibaly.Acto conmemorativo por las víctimas de la sala Bataclan.

París- La toma de rehenes en un supermercado francés en Trèbes, en el sur de Francia, que acabó ayer con la vida de tres personas y con el autor abatido, supone el primer atentado de cariz yihadista que vive Francia desde el asesinato de dos jóvenes en la estación de trenes de Marsella el 1 de octubre pasado y el decimotercero con víctimas mortales desde el cometido contra el semanario satírico Charlie Hebdo el 7 de enero de 2015.

En todos ellos, 201 personas han perdido la vida, lo que sitúa a Francia como uno de los principales blancos del Estado Islámico.

El atentado de ayer supone también la cuarta vez que el terrorismo yihadista recurre, concretamente, a este tipo de métodos en el país desde 2015.

El 7 de enero de 2015, al menos dos de los tres atacantes entraron a tiros a media mañana en la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo matando a doce personas, incluido el director de la revista, Stéphane Charbonnier.

Dos días más tarde, el 9 de enero, Amedy Coulibaly -un delincuente radicalizado en prisión- irrumpió con dos fusiles y varios artefactos explosivos en una tienda de alimentos judíos -el Hyper Cacher del este de París- en la Avenida Vincensnes. Coulibaly secuestró a más de una decena de personas y mató a otras cuatro antes de ser neutralizado por las fuerzas del orden. Ese mismo día, los hermanos Said y Cherif Kouachi, culpables del asalto y los asesinatos en la sede de Charlie Hebdo, y en contacto con Coulibaly, se pertrecharon en una imprenta en su huida de esa matanza con al menos un rehén, que consiguió ser liberado.

El 19 de abril de 2015 las autoridades francesas detuvieron a un estudiante de Informática, Sid Ahmed Ghlam, que guardaba tres Kalahsnikov en su habitación. El presunto autor del asesinato de una mujer en la localidad de Villejuif preparaba un inminente atentado contra “una o dos iglesias” de París.

La mayor toma de rehenes llegó en la oleada de atentados de noviembre de 2015, cuando tres asaltantes irrumpieron en la sala de conciertos parisina Bataclan durante una actuación de la banda Eagles of Death Metal. En esa sala de fiestas murieron 89 de las 130 personas cuya vida se vio segada en esa noche de ataques que comenzaron en el Estadio de Francia, a las afueras de París, y que continuó en varios bares de la capital.

Dos de los terroristas se pertrecharon en el piso de arriba de la discoteca con una docena de espectadores después de que el tercer asaltante muriera y las fuerzas del orden consiguieron sacar con vida al grupo y matar a ambos. Y es que, como declaró ayer el ministro del Interior, Gérard Collomb, tras la toma de rehenes en Trèbes, “la amenaza está en todas partes”. - Efe

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120