Principales accionistas de la compañía

Iberdrola y Siemens escenifican su enfrentamiento abierto en Gamesa

La eléctrica propuso afianzar la gestión y el centro de decisión en el País Vasco, pero la eólica lo rechazó por innecesario

Xabier Aja - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Junta de Accionistas de Siemens Gamesa celebrada ayer.

Última Junta de Accionistas de Siemens Gamesa

Galería Noticia

Junta de Accionistas de Siemens Gamesa celebrada ayer.

ZAMUDIO- La junta de accionistas de Siemens Gamesa escenificó ayer el enfrentamiento frontal entre los dos principales accionistas de la compañía, Siemens AG e Iberdrola, sobre la gestión puesta en marcha desde la fusión por el accionista mayoritario alemán, ampliamente cuestionada por la empresa vasca. En el primer año, Siemens Gamesa ha acumulado, entre otros capítulos, una notable caída en Bolsa, la entrada en pérdidas, la realización de un ajuste laboral, la salida de gran parte del anterior equipo directivo de Gamesa, etc.

Por ello, Iberdrola introdujo dos puntos en el orden del día de ayer para pedir a Siemens-Gamesa que ratificase que mantendrá la sede social y el centro de decisión en Euskadi como hasta ahora y que introdujese alguna medida de arbitraje para evitar que en operaciones vinculadas se anteponga el interés de la matriz germana Siemens AG a las de la empresa eólica. No hay que olvidar que, por ejemplo, Siemens AG habría facturado servicios a distintas filiales de Siemens Gamesa por importe de 675 millones de euros en 2017, según el informe sobre gobierno corporativo.

Al final el accionista mayoritario, Siemens, hizo valer el 59% de su peso accionarial, para liderar el rechazo de las propuestas de la compañía eléctrica Iberdrola. La empresa presidida por Ignacio Galán, dueña del 8% del capital, había incluido dos puntos complementarios en el orden del día. Uno, proponiendo afianzar el mantenimiento de la sede social y de decisión de Siemens Gamesa en España, dando a entender que pese a los acuerdos de fusión que contemplaban esa realidad, ello podía estar en riesgo, y otro, sobre un mayor control de las operaciones dirigidas por los alemanes de Siemens. Así, los puntos diez y once del orden del día fueron rechazados aunque Iberdrola logró aunar hasta casi un 23% del capital, el 93% de los minoritarios votó a favor del punto sobre el reforzamiento del gobierno corporativo de la sociedad, y hasta el 13% en lo referente a reforzar el anclaje de la sede. El enfrentamiento en la Junta llegó a tal punto que representantes de los dos mayores accionistas, Siemens AG e Iberdrola, tomaron la palabra para exponer sus tesis.

Iñigo Elorriaga, de Iberdrola, defendió con su propuesta que la eléctrica sea el “contrapeso” a la mayoría accionarial del grupo alemán. Según Elorriaga, al actual consejo de Siemens Gamesa le faltan “herramientas” de gestión “adicionales” para realizar correctamente sus actividades y toma de decisiones. Iberdrola, según Elorriaga, quiere preservar los principios que permitieron la fusión, para generar “un proyecto industrial fuerte y en España”. Los dos puntos propuestos por Iberdrola y rechazados por la Junta son importantes porque “fueron uno de los principios que permitieron a Siemens alcanzar una posición mayoritaria en Gamesa sin tener que formular una OPA”.

Según el acuerdo pactado, la sede social y la operativa del negocio onshore estará en España. La presidenta de Siemens Gamesa, Rosa García y el consejero delegado, Markus Tacke, hicieron hincapié en recordar que la compañía no solo tiene la sede en el País Vasco sino que no contempla cambiarla.

El otro punto propuesto por Iberdrola hacía referencia a “la mejora de los mecanismos de gobierno corporativo con el objeto de aumentar las garantías en la aprobación de operaciones vinculadas, evitando así potenciales situaciones de administración de hecho por parte de Siemens”. En realidad se refería a la política de compras que teme se adopte en beneficio del mayor accionista si no se introduce algún modo de arbitraje adicional. Obviamente, la compañía negó la mayor o sea que se esté incumpliendo los pactos de la fusión para no dar pié a que Iberdrola pueda exigir a Siemens que le compre el 8% del capital a 22 euros por acción, ayer cerró a 13,2 euros, o al precio del día de la notificación más una prima del 30%.

Fernando Ortega, de Siemens, argumentó que es “innecesario y carece de fundamento” que se tengan que adoptar medidas adicionales como pedía Iberdrola y criticó que la eléctrica llevase a la junta temas que tendría que haber propuesto en el consejo “¿Qué aporta Iberdrola al consejo de Siemens Gamesa?” llegó a afirmar.

Siemens Gamesa

Bolsa

-2,3

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120