De paseo con... Aitor Miñambres

“Areneburu se salvó de ser dinamitado”

Una entrevista de Carlos Zárate Fotografía de Borja Guerrero - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Aitor Miñambres

Aitor Miñambres

Galería Noticia

Aitor Miñambres

Berango- Si alguien conoce a la perfección las peculiaridades del Cinturón de Hierro ese es Aitor Miñambres (Bilbao, 1969). Responsable del museo berangotarra destinado a poner en valor esta línea defensiva, en los límites entre Sopela y Berango se encuentra el nido de ametralladoras de Areneburu, uno de los pocos vestigios que se conservan de este entramado de fortificaciones que protegió Bilbao.

Areneburu es una joya patrimonial.

-Es uno de los pocos que se conservan completos del Cinturón. En los años 40 se salvó de ser dinamitado para extraer el hierro de su armazón. También de obras posteriores que afectaron a otros del entorno. Mantiene sus paredes de mampostería y su cubierta de hormigón armado. La puerta es posterior. La pusimos para mantener el interior a salvo del vandalismo, pero ahora está abierta.

¿Cómo era por dentro?

-La ametralladora situada en su interior disparaba a través de una amplia rendija o tronera, en varias direcciones. Además, había un habitáculo para guardar munición. La cubierta, de cincuenta centímetros de grosor, estaba diseñada para soportar el impacto de proyectiles y bombas.

¿Por qué este emplazamiento?

-Era un punto estratégico desde donde se controlaban perfectamente las vías de acceso a Bilbao por la costa: la carretera que comunica Plentzia con Getxo y la vía del tren que actualmente forma parte de la red del metro.

¿Qué otras defensas había?

-Había ocho nidos de ametralladora de los que, desafortunadamente, tres han desaparecido y cuatro fueron demolidos durante la posguerra.

¿Desaparecido?

-Tres nidos de ametralladora, también situados en Areneburu, desaparecieron con ocasión de la obra de la autovía. Uno de ellos era una construcción doble, con sendas troneras, lo que le permitía apuntar en dos direcciones diferentes.

¿Qué otras fortificaciones hay?

-El llamado búnker de Munarrikolanda, en el límite entre Berango y Sopela, es un observatorio de las baterías de costa construidas a principios de los 40 por el régimen de Franco y no guarda relación con el Cinturón de Hierro, aunque quede dentro de la misma zona.

Sobre el papel, casi inexpugnable.

-La densidad de fortificaciones imponía respeto a los atacantes a la hora de intentar un avance por esa zona.

Sin embargo, contra la traición no hay defensa posible...

-Las Brigadas de Navarra del ejército de Franco rompieron el Cinturón de Hierro en un punto alejado de Berango, entre los montes Gaztelumendi y Urrusti, el 12 de junio de 1937. Era el punto débil y los franquistas conocían su existencia por la información facilitada por el capitán de Ingenieros Alejandro Goicoechea. Este militar era la persona encargada de la obra y se pasó al enemigo meses antes. Inmediatamente informó de cómo estaba construido y declaró haber saboteado la obra, dejando puntos débiles a propósito.

¿Areneburu llegó a cumplir alguna función militar?

-Las fuerzas de la 5ª División vasca en retirada, con riesgo de ser rodeadas, no defendieron estas posiciones, pero las ocuparon algunas horas.

En los últimos años se ha llevado a cabo una labor de restauración.

-En Berango, la actuación para su puesta en valor se realizó en 2012, consistiendo en limpieza y restauración. Se retiraron basuras y sedimentos del interior, borrando pintadas y saneando suelos. En el exterior se retiró la maleza existente, sembrando césped. En lo referente a la trinchera anexa, se saneó la zanja, limpiándola de sedimentos. Como ambientación se colocaron sacos terreros del mismo material y tamaño que los empleados en 1937. Todas estas actuaciones fueron realizadas por la brigada de obras del Ayuntamiento de Berango.

¿La gente es respetuosa?

-La mayoría de excursionistas sí, visitan el nido y aprovechan para disfrutar de las vistas de Larrabasterra y el mar. Desgraciadamente, una minoría de incívicos lo arruina muchas veces.

Desde el Museo llevan a cabo una gran labor divulgadora.

-Es un espacio para la memoria con una vocación historiográfica. A través de la memoria las generaciones más recientes pueden mantener su vínculo con el pasado de sus familiares que vivieron la Guerra Civil, sin correr el riesgo de que los hechos pasen a la historia de una manera fría.

responsable del museo memorial del cinturón de hierro de Berango

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120