Jai Alai

Socio equivocado

Por Iñaki González - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

LA relevancia otorgada en el pasado a una pequeña formación como la CUP no deja de girar facturas al soberanismo catalán. Ayer hizo imposible la elección de Jordi Turull como president del Govern como en el pasado marcó los pasos de la agenda de Puigdemont y este le cedió un protagonismo que ni su peso electoral de entonces ni el mermado ahora parecen rubricar. Sus éxitos: liquidar a Artur Mas, empujar a Puigdemont hasta el exilio y horadar en el proceso la consistencia del nacionalismo histórico catalán. De su mano, esta Catalunya intervenida está más lejos de su soberanía.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120