DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
TRES MESES DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

El adiós de Sànchez acerca a Turull a presidir el Govern

Sería investido siempre que Comín y Puigdemont renuncien a sus escaños si la CUP se enroca en su abstención

Artadi le sucedería a finales de año una vez el exconseller sea inhabilitado

Igor Santamaría - Miércoles, 21 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Jordi Turull, que fue conseller de Presidencia y portavoz del Govern, se apresta a tomar la palabra en un mitin de Junts per Catalunya.

Jordi Turull, que fue conseller de Presidencia y portavoz del Govern, se apresta a tomar la palabra en un mitin de Junts per Catalunya.

Galería Noticia

Jordi Turull, que fue conseller de Presidencia y portavoz del Govern, se apresta a tomar la palabra en un mitin de Junts per Catalunya.

BILBAO- Llega la hora de Jordi Turull. Tres meses después de la mayoría absoluta independentista en las elecciones del pasado 21-D, la investidura del próximo president de la Generalitat cobra realismo después de que el plan trazado por Junts per Catalunya tenga muchos visos de cumplirse. Desestimada la candidatura de Carles Puigdemont y después de que ayer Jordi Sànchez, la figura que estaba destinada al cargo, se adelantara a la decisión del Tribunal Supremo (TS) y anunciara que próximamente dejará su escaño y la vida política;quien fuera conseller de Presidencia y portavoz hasta la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno español será designado jefe del Govern al carecer, a diferencia de sus predecesores, de limitaciones judiciales para ello. Otra historia será los meses que pueda ejercer como máxima autoridad de Catalunya.

En libertad bajo fianza desde el 4 de diciembre, será hoy mismo (12.00 horas) cuando el presidente del Parlament, Roger Torrent, comparezca para explicar que empieza una nueva ronda de contactos que acabará con el cambio de aspirante al sillón de la Generalitat y la convocatoria de un debate de investidura para la semana próxima. Turull podrá asistir físicamente al pleno y defender su programa de gobierno, y lo hará después de que JxCat haya podido evidenciar los vetos judiciales a Puigdemont y Sànchez, que servirán para denunciar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos la vulneración de los derechos políticos de los candidatos independentistas. Ahora bien, Turull no será el último nombre de la presente legislatura vinculado a un proceso de investidura en tanto que, investigado por rebelión por el TS, el exconseller quedaría inhabilitado a finales de año o principios de 2019. Es más, las formaciones secesionistas tienen asumido que, al menos, será condenado por desobediencia, un delito que conlleva la citada inhabilitación.

Será entonces cuando llegue el turno de la figura emergente en la marca que lideró Puigdemont, Elsa Artadi, a quien la Guardia Civil investiga pero que no se halla imputada ni por el Supremo, ni por la Audiencia Nacional, ni por el juzgado número 13 de Barcelona, los tres tribunales que se dividen la causa contra el independentismo. La inhabilitación a Turull le afectaría en función de dos escenarios: bien cuando la sentencia fuese firme, bien si el magistrado instructor dicta auto de prisión cuando decrete el procesamiento (apertura del juicio oral). La ley de enjuiciamiento criminal prevé que se suspenda un cargo público “una vez sea firme el auto de procesamiento y decretada la prisión provisional por un delito cometido por un individuo terrorista o rebelde”. En libertad condicional, este artículo de la ley, el 384 bis, se podría aplicar a Turull. Llarena le advirtió el pasado diciembre de que si mentía en sus propósitos de respetar la ley, y de guiarse por vías constitucionales y reincidía en el delito, volvería a la cárcel.

VOTO DELEGADO O RENUNCIAEl pasado 30 de enero Torrent aplazó el pleno que debía investir a Puigdemont, y las medidas cautelares impuestas por el Constitucional hicieron que descartara sacar adelante la sesión bajo el riesgo de caer en la desobediencia. Hubo que aguardar al 1 de marzo para que el expresident exiliado en Bruselas se apartara a un lado y designara él mismo a Sànchez como sucesor, sabedor de que el exmandatario de la ANC solamente podía serlo durante semanas. En realidad, el único candidato efectivo era Turull. En este escenario, el último escollo para convertirlo en jefe del Govern es lograr la mayoría necesaria en el Parlament. JxCat y ERC suman 66 diputados, pero solo pueden disponer de 64 votos, ya que Puigdemont y Antoni Comín, afincados en Bélgica, no pueden delegar su sufragio. Para más inri, la CUP anunció ayer que se abstendrá porque, a su juicio, el problema trasciende de los nombres y reside en el programa del nuevo Ejecutivo porque su hoja de ruta no es aún suficientemente la de un nuevo estado republicano. Aunque se replantearía su posición si es aceptado el voto delegado. En la otra bancada del hemiciclo, el constitucionalismo aunará 65 votos. Y si los anticapitalistas no dan su brazo a torcer, todo pasaría por las renuncias de Puigdemont y Comín a sus escaños. En ese caso, Turull no podrá ser investido en primera votación, donde se necesita mayoría absoluta, pero sí en una segunda vuelta.

Desde JxCat optaron ayer por la cautela después de que, a primera hora de la mañana, la exconseller de Agricultura Meritxell Serret (ERC) deslizara el nombre de Turull. “Ha sido una confusión mía fruto de las publicaciones en la prensa. Creía que JxCat lo había propuesto formalmente y por eso he expresado mi opinión sobre Jordi Turull”, se retractó en su cuenta de Twitter. Después, el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, señaló que “evidentemente Jordi Turull es el tercero de la lista y su nombre forma parte de esta nueva situación política, pero habrá que debatirlo, hablar y se anunciará cuando toque “.

Desde el españolismo no tardaron en replicar lo inútil de situar a Turull como president. La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, aseguró que la propuesta de Sànchez “nunca fue real”, sino que los independentistas pretendían con ella “alargar el lío”, y censuró que la alternativa “estrella” sea Turull, a su entender una persona que proviene de la “vieja CDC, la del 3 %”. El PSC también reclamó una persona “operativa que pueda ejercer con plenitud de funciones”, mientras que el PPC pidió alguien “libre y limpio de toda causa judicial”.

ante el juez Sànchez, por su parte, declaró ante el Supremo que está dispuesto a renunciar a su escaño e incluso a dejar la política para salir en libertad. Lo dijo su abogado en la vista ante el Supremo, que revisa su prisión provisional. El fiscal pidió la libertad bajo fianza para Forn y el mantenimiento de la prisión para Sànchez.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120