Jai Alai

El síndrome sueco

Por Iñaki González - Martes, 20 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

SE me congeló el aplauso por el cambio de discurso del PP en Comisión parlamentaria respecto al informe de Francisco Etxeberria sobre torturas. Cuando su parlamentaria lo calificaba de “exhaustivo”, rechazaba que tuviera sesgo alguno y reconocía que “nadie duda de su veracidad, honradez y excelencia”, casi me da un vuelco el corazón. ¡Qué cerca me sentí de Juana Bengoechea! También cuando recordó a quienes fueron torturados por ETA. Pero luego llegó su partido a desacreditar sus palabras: confundida por el prestigio del forense, dicen. ¿Un síndrome de Estocolmo de libro? Yo no lo creo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120