DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Se salva de la goleada

Indicios a que agarrarse

El Athletic se salva de encajar una goleada en un primer acto lamentable, del que Beñat sale señalado
La reanudación sirvió de referencia, con Unai Núñez y Saborit en plan reivindicativo

Pako Ruiz - Lunes, 19 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Unai Núñez, uno de los destacados del Athletic, asoma un gesto de rabia tras caer sobre el césped.VER GALERÍA

Unai Núñez, uno de los destacados del Athletic, asoma un gesto de rabia tras caer sobre el césped. (Foto: Pablo Viñas)

Galería Noticia

Unai Núñez, uno de los destacados del Athletic, asoma un gesto de rabia tras caer sobre el césped.

GaleríaGalería: Barça 2 - Athletic 0

  • San José persigue a Messi.
  • Jugadores del Athletic tras encajar el gol de Alcácer.
  • Jugadores del Barça celebran el gol de Alcácer.
  • Saborit entra a Dembelé.
  • Messi conduce ante Unai Núñez.
  • Saludo entre Ziganda y Valverde.
  • Messi celebra su gol.
  • Iñigo Martínez persigue a Messi.
  • Messi celebra su gol.
  • Jaime Latre enseña la amarilla a Lekue.
  • Raúl García presiona a Paulinho.
  • Coutinho intenta batir a Kepa.
  • Dembelé agarra a Saborit.
  • Ziganda observa el partido.
  • Unai Núñez presiona a Iniesta.
  • Rakitic presiona a Susaeta.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

BILBAO- Joaquín Caparrós acuñó hace cinco años una máxima que ya forma parte del léxico futbolístico. La dijo como entrenador del Levante y no del Athletic, con el que tiene el honor de ser el último técnico que no ha recibido gol alguno en el Camp Nou, aunque aquella gesta la firmara en un partido de Copa que, sin embargo, no sirvió para que el conjunto rojiblanco pasara de ronda. La famosa apelación a la visita al dentista estuvo cerca de causar ayer al Athletic de José Ángel Ziganda ese temido y agudo dolor a modo de goleada, que esquivó gracias a la inspiración de Kepa en el primer acto y al reajuste táctico en la segunda, acompañado por el bajón que dio el Barça, que levantó el pie del acelerador acomodado en la renta adquirida con los tantos de Paco Alcácer, que prolonga su idilio con los leones, y Leo Messi, que eleva a 24 su cuenta anotadora en sus 33 enfrentamientos ante el colectivo bilbaino.

El Athletic no tuvo opciones de sacar nada positivo en su comparecencia en el coliseo azulgrana, donde sufrió su décimo cuarta derrota consecutiva en liga y la cuarta también seguida sin batir la meta culé. No las tuvo porque se conoce que su fútbol es poco creíble y porque el plan que aplicó de inicio Ziganda hizo aguas por todos los costados, agraviado por la horrorosa imagen que dieron algunos de sus futbolistas, desconectados del partido, con una pobreza futbolística alarmante, como el caso de Beñat, que salió señalado del Camp Nou a causa de su pobrísima imagen en un partido que pedía galones y cierto músculo competitivo. Ziganda prescindió del arratiarra para el segundo periodo, donde Ander Iturraspe aportó una pizca de sentido en la manija del juego y encarnó una pequeña metamorfosis que asomó un Athletic más aseado, aunque sin argumentos reales para lastimar al Barça de Ernesto Valverde, que quizá tuvo un poco de piedad hacia sus antiguos pupilos durante las anteriores cuatro temporadas.

El nuevo parón competitivo le debe venir de perlas al colectivo rojiblanco, necesitado de efectuar una profunda reflexión y obligado a resetearse de cara a las nueve jornadas de liga que restan si realmente quiere llegar a tiempo para hacer la machada de alcanzar la séptima plaza, que continúa a ocho puntos de distancia y que es propiedad a día de hoy del sorprendente Girona, si bien ve cómo el Leganés, con tantos de los exleones Bustinza y Eraso, le ha superado en la tabla, por lo que la lucha por ese último billete europeo, con el caramelo envenenado de tener que disputar tres previas, presenta una numerosa terna de aspirantes al mismo.

la camiseta de messiZiganda, consciente de que sus decisiones se cuestionan incluso sin clemencia, buscó una política de desgaste del Barça, pero el tiro le salió por la culata, porque la presión no existió y porque dio demasiadas concesiones en la medular al cuadro de Valverde, que se divirtió como un niño con su juguete preferido durante esos 45 minutos. Peor no se podía hacer, camino de un ridículo histórico, por lo que debió haber palabras mayores en el buen sentido para sacar una versión acorde al Athletic. La comparecencia de Iturraspe dio otro aire, si bien destacó la aportación de jugadores con mucho menor impacto mediático, como son Unai Núñez y Enric Saborit, que cumplieron en sus respectivos papeles. El portugalujo, incluso, se llevó como regalo la camiseta de Messi, que se sabe es probablemente la más cotizada del mundo, aunque se desconoce si lo hizo por casualidad o el argentino interiorizaba algún motivo para ello. No se la llevó Saborit, que supo cerrar a Dembélé y que se atrevió en ataque en el segundo acto, además de acentuar su buen feeling con el Camp Nou, donde ya marcó el ejercicio pasado, entonces en Copa.

El Athletic se resignó a la superioridad del Barça, pero regresó a casa con indicios a los que se tiene que agarrar en el último tramo de liga. Su segundo tiempo le debe estimular, sin obviar la necesidad de mirarse al espejo, de insistir en los defectos que no termina de solucionar. Se trata de no dejarse llevar, pero también de recuperar a futbolistas que parecen perdidos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120