Un trío para buscar la salvación

el recién llegado askia booker, blake schilb y ryan kelly suponen la mayor fuente de puntos del real betis y la preocupación para la defensa del bilbao basket

Un reportaje de Roberto Calvo - Sábado, 17 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Askia Booker es el último fichaje del Real Betis.

Askia Booker es el último fichaje del Real Betis.

Galería Noticia

Askia Booker es el último fichaje del Real Betis.

SE entienden las apelaciones al corazón por encima de la táctica cuando el Bilbao Basket se va a encontrar mañana a un rival imprevisible y, por eso mismo, peligroso en las circunstancias que vive el conjunto de Veljko Mrsic. El Real Betis se salvó del descenso en los despachos, como el club bilbaino en su día, pero no ha conseguido cambiar su trayectoria deportiva. Los andaluces tuvieron que variar su planes iniciales y armar una plantilla deprisa y corriendo para afrontar una nueva temporada en la máxima categoría. Y no les ha salido bien, hasta ahora. Desde que empezó el curso, el Real Betis también ha cambiado de entrenador (Óscar Quintana por Alejandro Martínez), ha hecho tres fichajes (Dontaye Draper, Rade Zagorac y Askia Booker), ha dado cuatro bajas (el propio Draper, Donnie McGrath, Saúl Blanco y Nobel Boungou-Colo), pero sigue metido en los puestos de descenso, donde ha estado toda la temporada después de arrancar con diez derrotas consecutivas.

Los sevillanos renuncian a un juego elaborado y de mucha circulación de balón, y se mueven con verticalidad y a rachas, a partir de la calidad en el uno contra uno de varios de sus jugadores, que pueden tranquilamente anotar más de veinte puntos en un día inspirado. El último en llegar al Real Betis ha sido Askia Booker, base estadounidense que anota más que dirige y que promedia más de 20 puntos en dos partidos, con un 71% en tiros de dos y solo un 13% en triples.

El trío de estadounidenses asume tres cuartas partes de los lanzamientos del equipo sevillano en un estilo vertical y poco elaborado

Pero su misión está clara: ha lanzado 16 tiros por partido y casi todos son sin contestación posible de la defensa porque nacen desde el bote. Impedir que el californiano reciba el balón será una de las obligaciones de la defensa del Bilbao Basket ya que mandarle ayudas puede liberar a otros jugadores con muchos puntos en las manos. “Puede dar más, lo que pasa es que sus puntos nos han deslumbrado, tiene mucho potencial y ha llegado en una situación tensa. Está respondiendo y sumando, pero le exigimos porque puede dar más cosas”, comentó ayer Quintana sobre el recién llegado. El alero Blake Schilb, veterano de mil batallas en Europa y que se ha enfrentado antes al Bilbao Basket en la Eurocup, y el ala-pívot Ryan Kelly, que se formó en la cultura ganadora de Duke y acumuló 156 partidos con Los Angeles Lakers y Atlanta Hawks, completan el trío con el que el Real Betis se va a jugar la permanencia.

tiros y versatilidad Booker, Schilb y Kelly suman 56 puntos de media en los dos últimos partidos, un tercio de los lanzamientos y mucha presencia en cancha. Todo el equipo se mueve al son que ellos dictan y genera su juego para explotar su capacidad de tiro y su versatilidad. Booker alterna los puestos de base y escolta, Schilb puede jugar de espaldas y de cara y anuncia una bonita pelea con Mumbrú en el poste bajo, mientras que Kelly, un cuatro moderno, abre mucho el campo ya que lanza algo más de tres triples por partido y aprovecha a partir de ello su movilidad para acabar cerca del aro.

Con estos ingredientes, el Real Betis busca esa reacción que no llega, pero su entrenador considera que su equipo tiene “muchas opciones de salvarse. Dependemos de nosotros mismos”. Eso pasa por ganar en Bilbao “y hacerlo por más de ocho puntos sería un golpe psicológico”. Quintana asume que el partido de mañana será “difícil y con mucha tensión” para los dos equipos. “Habrá nerviosismo, pero tenemos que afrontarlo desde la confianza y la paciencia”, añade. El técnico cántabro también habla de los aspectos psicológicos en la situación en que se encuentran el Bilbao y el Real Betis: “Si el partido llega igualado al final sí que puede jugarte una mala pasada, el aliento ayuda al que juega en casa, pero si llegas al final igualado sí que puede presionarte y hacerte cometer errores”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120