Sin suelo para enterrar a más refugiados sirios en Líbano

La falta de espacio en los cementerios y la carestía hace que sepultar a los desplazados se convierta en una cara odisea

Viernes, 16 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La masificación de los cementerios impide los pasillos.

La masificación de los cementerios impide los pasillos. (Foto: Efe)

Galería Noticia

La masificación de los cementerios impide los pasillos.

Beirut- Siete años después del inicio de la guerra en Siria, ni siquiera queda sitio en los cementerios para los refugiados sirios en el Líbano, donde la falta de espacio y la carestía hacen que sea una odisea para los desplazados enterrar a sus seres queridos.

Ayub Yumaa se encontró con este problema cuando su hijo adolescente Mohamed falleció al desmayarse y golpearse con el suelo hace dos años en su casa. “Estuvo tres días en el frigorífico (del hospital) y fue complicado hasta que al final encontramos el cementerio de Chehim”, dice Yumaa a Efe.

El camposanto para sirios de esta localidad, situada en la región montañosa de Iqlim Jarrub, es uno de los escasos cementerios legales de este tipo que hay en el Líbano y fue creado por la ONG Asociación Social.

El director ejecutivo de esa organización, Ghasan Shehade, explica que en Chehim y los pueblos de alrededor hay una población de 45.000 libaneses a los que se suman 15.000 familias sirias, con una media de cinco hijo cada una, y 150 de refugiados palestinos. “Al principio, los sirios se enterraban en el cementerio local, pero ante la enorme presión (demográfica), los alcaldes de la región decidieron en una junta prohibirlo porque se iba a quedar sin espacio para los libaneses”, detalla a Efe Chehade. En consecuencia, muchos refugiados optaban por enterrar en cualquier lugar a los suyos de forma ilegal y por la noche.

inasumibleLa situación se repite en otras partes del Líbano, que acoge a un millón de refugiados del país vecino, y donde una tumba puede costar entre 2.000 y 3.000 dólares, una cantidad vetada para muchos sirios que han llegado casi con lo puesto.

En Chehim, el enterrador del camposanto para los sirios no para de trabajar. “Hay familias que intentan trasladar a sus seres queridos para que sean inhumados en Siria, pero se tarda quince días en arreglar los papeles y cuesta 3.000 dólares, cuando “hay gente pobre que no tiene qué comer”. La incineración es “haram” (prohibida) en el islam. - Efe

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120