DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Adela Asúa magistrada emérita del tribunal constitucional

“Más allá de 20 o 25 años, la pena es inhumana;no queremos el talión”

Asúa dice que, en derecho comparado, una condena como la que prevé la prisión permanente se fija para los genocidios;y se refiere al talión, la ley del ojo por ojo

M. Vázquez - Jueves, 15 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

bilbao- ¿Está garantizado con el Código Penal actual que un preso que salga de la cárcel no reincida?

-Bueno, nunca se puede garantizar del todo el comportamiento humano. Como sociedad, sí tenemos obligación de que, en el cumplimiento de las penas de prisión, haya medios para intentar garantizar que esa persona, cuando salga, sea un ciudadano que respete la ley. No es que esté garantizado, pero la experiencia muestra que, cuando hay ofertas y proyectos que permiten a la persona tomar conciencia de lo que ha hecho y buscarse una vida rehabilitada, se consigue un amplio porcentaje de éxitos, sobre todo si se hace de manera controlada por la libertad vigilada parcial, mientras sale, etc. Luego hay problemas respecto a un grupo muy reducido de posibles reincidentes, respecto a los cuales el tratamiento debe ser diferente. Pero las penas tienen un límite por humanidad porque, si no, se convertiría la cárcel en una especie de jaula para personas sin más. Las penas largas no garantizan más reinserción que las cortas. Con la prisión permanente, lo que parece que se dice es: enciérrelo usted de por vida, olvidémonos de seguir la vida de esa persona para que pueda reincorporarse.

¿No es posible reinsertarse tras una pena tan larga como la prisión permanente, que como mínimo sería de 25 años?

-Claro que es posible, a lo mejor tiene familiares y un sueldo, pero la persona saldrá posiblemente con un trastorno y con dificultades de encontrar una forma de participar en la vida. Saldrán con problemas de desequilibrio mental en muchísimos casos, aunque hay algunos que no. Cada individuo es un mundo. La pena se impone con una duración proporcional a la gravedad del delito, pero la experiencia nos da que, más allá de veinte años, esa persona puede estar bastante fuera de la sociedad y tal vez dará otro tipo de problemas. Por eso decimos que, añadir más duración a la pena, como regla general para delitos graves, es excesivo si lo comparamos con lo que se ofrece en otros países. Más allá de 20 o 25 años, una pena es inhumana. No queremos el talión.

¿Espera un veto del Tribunal Constitucional?

-Matizará probablemente y dirá que se condiciona la pena a que existan medios adecuados para que esa persona, tras 25 años, pueda salir en condiciones de ser un ciudadano normal. Depende de lo que oferte el tratamiento penitenciario. Podría decir que 25 años es excesivo en parámetros de derecho comparado. Es lo que se impone para crímenes contra la humanidad y genocidios.

¿Existe el populismo punitivo?

-Ese concepto significa que se utiliza la reacción contra crímenes graves para, en ese momento, elevar las penas prometiendo que con más pena se reducen los delitos, y esa es una promesa falsa. Con más pena, se multiplican los problemas de tratamiento, los gastos y las necesidades de inversión.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120