El ala oeste

Dolor

Por Estíbaliz Ruiz de Azua - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Estibaliz Ruiz de Azua

Galería Noticia

Columnista Estibaliz Ruiz de Azua

no puedo ni imaginar el momento por el que están pasando. Que tu hijo desaparezca, que lo busques durante semanas, que durante ese tiempo quede la esperanza de que solo sea un mal sueño, de que todo volverá a ser como antes. Que su cuerpo sea encontrado, que esté muerto, que a quien se señala como culpable de su secuestro y de su muerte sea alguien tan conocido, tan cercano.

No podemos aferrarnos a ese primer impulso que nos pide actuar con saña, que nos grita que se pudran en prisión

No puedo ni imaginar lo que es perder a un hijo, que te arrebaten un hijo. No quiero ni imaginarlo. Ese dolor, esa impotencia, esa rabia, ese dónde estaba yo para no ver lo que ocurría, esa culpabilidad. No puedo ni imaginar lo que haría si alguien me arrebatara su vida. Probablemente a la rabia, la impotencia y el dolor añadiría la venganza. Es tan entendible, es tan humano. Es tan lógico dejar salir todos los demonios que creíamos tener encerrados y controlados. El ojo por ojo, el desquite, la revancha. Podrían hacerlo. Ellos sí;nosotros no.

Nosotros -esta sociedad que se siente vulnerable y que busca una explicación a lo ocurrido, una razón, un motivo, un por qué- no podemos aferrarnos a ese primer impulso que nos pide actuar con saña, que nos grita que se endurezcan las penas, que se pudran en prisión. Cuando el dolor es tan intenso que no nos deja razonar, cuando la herida está tan abierta, cuando somos tan frágiles no es buen momento para tomar decisiones. Hay quien lo llama legislar en caliente, hay quien habla de populismo punitivo, o lo que es lo mismo, modificar ciertas leyes que incrementen la dureza del castigo para contentar a la opinión pública. Cómo negarse ante lo heridos que hoy nos sentimos.

Si hay que cambiar algo, hablémoslo. Si hay que endurecer las leyes, pongamos las razones sobre la mesa. Leyes que nunca nos devolverán a aquel que nos fue arrebatado, normas que nunca podrán hacernos entender el momento por el que están pasando.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120