Querido José Ignacio

Por Tomás Arrieta - Miércoles, 14 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Galería Noticia

Es difícil y duro decir adiós a las personas que quieres. Son momentos en los que habitualmente se mezclan el dolor y el agradecimiento. El dolor es un sentimiento íntimo, que trataremos de vivir desde el corazón y en familia, como lo hacen -lo hacemos- todas las personas con sus seres queridos. Y el agradecimiento es la forma de decir a quienes se van que nuestra vida ha sido diferente y mejor con ellos.

“Sabemos bien que eras cercano y cariñoso porque conocías el secreto de que la vida solo tiene sentido cuando se utiliza para hacer mejor y más feliz a los demás”

Tu vida, José, podría ocupar muchas páginas, algunas de las cuales ha sido un privilegio compartir contigo, pero para todos sin excepción ha sido un regalo. Recibiste muchos talentos y jamás enterraste ninguno, los pusiste en funcionamiento sin escatimar ningún esfuerzo para hacer más fácil la existencia de los otros, y los entregas al final del camino claramente multiplicados. Tu sentido de la responsabilidad, tu enorme coraje y tu compromiso con las personas, las más cercanas y las más lejanas, están en esa bolsa de talentos que, a causa de tu faceta pública, muchos han conocido, valorado y experimentado de forma directa. Pero nosotros y nosotras, tu familia, hemos sido testigos -y hemos disfrutado- de otros talentos menos llamativos pero muy humanos. Y sabemos bien que también eras cercano, cariñoso y extremadamente delicado, que nunca te olvidabas de nada ni de nadie, que jamás volvías la cara cuando alguien te necesitaba. Quizá, simplemente, porque conocías el más sencillo y el más hondo de los secretos: que la vida solo tiene sentido cuando se utiliza para hacer mejor y más feliz la de los demás. Y en eso, como en muchas otras cosas que no caben aquí, fuiste un maestro.

Gracias por todo José, te queremos mucho.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120